La córnea inflamada es uno de los problemas más comunes relacionados con la córnea, la parte frontal del ojo. Su función es esencial para una correcta visión. Este tejido es el encargado de dejar pasar la luz, de enfocar la visión y de proteger el ojo de los agentes externos.

New Call-to-action

cornea inflamada

 

Por eso, ante cualquier síntoma relacionado con la inflación de la córnea, como la visión borrosa, el dolor de ojos o una gran sensibilidad a la luz o lagrimeo constante, es recomendable acudir al oftalmólogo, para valorar las causas del problema y seguir el tratamiento más idóneo.

Córnea inflamada. Principales causas

Son varias las enfermedades relacionadas con la córnea. Desde infecciones hasta alteraciones estructurales, como el queratocono, pasando por otros problemas originados en su superficie.

Dentro de este último grupo se encuentra la queratitis, que no es otra cosa que la inflamación de la córnea.

La córnea inflamada se  produce por diferentes causas, entre las que cabe destacar:

  • Sequedad del ojo. La falta de hidratación en el ojo es uno de los motivos por los que la córnea puede verse afectada. El ojo seco puede provocar inflamaciones en la zona externa de la córnea.
  • Golpes y lesiones. Golpes en el ojo y arañazos en la córnea son otras de las causas que provocan este tipo de inflamación. Además, hay que tener en cuenta que cuando se trata de arañazos, la probabilidad de infección aumenta.
  • Infecciones bacterianas. Las bacterias, hongos y amebas son los causantes de este tipo de infecciones, que pueden provocar graves lesiones en la córnea. Muchas veces esta infección se contrae debido a una inadecuada higiene de las lentillas.
  • Infecciones víricas. Los herpes son una de las causas más comunes de este tipo de infecciones. Hay que tener cuidado con ellas, pues pueden provocar daños importantes en la córnea que necesiten de tratamiento.
  • Otras causas. Las alergias, la exposición a la luz ultravioleta o algunos fármacos, pueden provocar también inflamaciones en la córnea.

El diagnóstico precoz es esencial para detectar a tiempo la causa que ha originado la inflamación y seguir el tratamiento adecuado. Un diagnóstico tardío podría provocar daños irreparables o que requieran de un tratamiento quirúrgico.

En este vídeo puedes encontrar más información sobre la queratitis:

 

Tratamientos a seguir para tratar la córnea inflamada

Los tratamientos a seguir para tratar la córnea inflamada dependerán de la causa que haya provocado la inflamación, ya sea una lesión, sequedad ocular o algún tipo de infección:

  • Cuando se trata de una córnea inflamada por sobreexposición, lo más común es proteger el ojo de la luz, con unas gafas o tapando el ojo afectado. El especialista puede recomendar algún tipo de pomada antibiótica para un tratamiento más eficaz.
  • Si la inflamación de la córnea se debe a la sequedad ocular, el uso de colirios podría ser la solución recomendada por el especialista.
  • Cuando la inflamación de la córnea se debe a una infección bacteriana, lo más común es que el oftalmólogo te recete algún antibiótico.
  • En los casos más graves, cuando no se ha detectado a tiempo o la inflamación ha causado otros daños, el especialista puede recomendar una cirugía o, en casos más extremos, un trasplante de córnea.

La mayoría de las veces, la inflamación de la córnea puede evitarse gracias a una adecuada protección e higiene ocular. Sin embargo, ante la aparición de cualquier síntoma relacionado con la queratitis, es recomendable acudir al especialista para que realice un diagnóstico y valore el tratamiento más oportuno.

New Call-to-action