Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Falsos mitos sobre la cirugía refractiva

Poder ver bien desde cualquier distancia sin necesidad de gafas y lentillas es el deseo de muchas personas con problemas de refracción (miopía, hipermetropía y astigmatismo). Sin embargo, muchas personas no se atreven a dar el paso de someterse a una cirugía refractiva por culpa de informaciones erróneas y falsos mitos sobre la cirugía refractiva.

New Call-to-action

Las 6 principales leyendas sobre la cirugía refractiva

La cirugía refractiva es una intervención muy molesta e incluso dolorosa

Nada más lejos de la realidad.  Las operaciones de cirugía refractiva se caracterizan justamente por lo contrario: son rápidas, indoloras, prácticamente siempre se utiliza anestesia local, y no precisan ingreso hospitalario. Normalmente se realizan con láser, por lo que es una operación mínimamente invasiva que no produce prácticamente molestias y mucho menos dolor, a excepción de enrojecimiento y sensación de arenilla en algunos casos en las horas posteriores a la intervención.

El postoperatorio es largo y complicado

En la mayoría de ocasiones, el paciente está prácticamente recuperado a las 24 ó 48 horas y, poco a poco, puede ir haciendo su vida normal. Los cuidados postoperatorios, salvo que existan complicaciones muy poco frecuentes, no suelen ir más allá de unas medidas higiénicas básicas y tratamientos con colirios recetados por el especialista. También se deben evitar esfuerzos y actividades deportivas de riesgo, con el fin de evitar traumatismos oculares durante las semanas siguientes a la intervención.

mitos cirugía refractiva

La franja para poder operarse es de 25 a 50 años

La única condición para someterse a una cirugía refractiva es que el defecto se encuentre estabilizado o, dicho de otro modo, que no haya un aumento de las dioptrías. Por lo general, la miopía y el resto de defectos refractivos suelen aumentar durante la etapa de crecimiento y luego se detienen. La gran mayoría de personas crecen, como mucho, hasta los 18 años, por lo que esa suele ser la edad a partir de la cual ya es posible operarse.

Por la parte alta, las personas que pasan de los 50 también pueden operarse sin que tengan que surgir problemas, siempre que no haya otras patologías oculares como cataratas o problemas de retina. De ahí, que sea indispensable realizar un estudio previo, lo que se hace con todos los pacientes independientemente de su edad.

Es habitual que la cirugía refractiva provoque efectos secundarios

Los expertos coinciden en que una operación de cirugía realizada por un profesional experimentado y utilizando las últimas tecnologías, como la técnica LASIK,  muy rara vez provoca efectos secundarios. Eso sí, es fundamental e indispensable la realización de las pruebas previas necesarias para comprobar la idoneidad del candidato a operarse durante una primera consulta preoperatoria.

No es posible corregir el astigmatismo

Esto es completamente falso hoy en día, aunque muchas personas erróneamente lo piensen. Los láseres de última generación permiten resolver la mayor parte de los astigmatismos, eliminando las irregularidades de la córnea que provocan una mala visión desde cualquier distancia.

Es una operación cara

Pudo serlo hace tiempo, pero en la actualidad la cirugía refractiva utiliza técnicas que son asequibles para casi todos los pacientes. Además, es una inversión a largo plazo, puesto que con lo que te ahorras con los frecuentes  cambios de gafas y de cristales o de lentes de contacto en unos años acabas amortizando, de largo, el coste de una operación. Ademas, muchas clínicas ofrecen posibilidades de financiación muy interesantes y ventajosas.

New Call-to-action

Valora este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario