Los siringomas son lesiones benignas, generalmente de entre 1 y 5 milímetros de diámetro (es raro que excedan de los 3 milímetros), que se derivan de las glándulas sudoríparas (ecrinas o apocrinas). Suelen ser firmes al tacto y tener un color similar a la piel o ligeramente modificado (algo más pálido a veces, aunque en ocasiones también un poco amarillento o rosado). Pueden aparecer en un número variable y agrupadas formando una especie de placas. Es muy excepcional que evolucionen hasta convertirse en lesiones malignas.

Los siringomas en los ojos son los más habituales y aparecen en los párpados (habitualmente en el párpado inferior) o justo debajo de ellos. Suelen presentarse en ambos ojos y de forma simétrica, sobre todo en mujeres y adolescentes. Raramente pueden encontrarse en las mejillas, las axilas, el tronco, la nuca, las palmas de las manos, las plantas de los pies, el cuero cabelludo y los genitales.

Estas lesiones suelen ser asintomáticas, aunque a veces provocan ligero prurito (picor). La consecuencia más importante de los siringomas en los ojos es el disconfort estético, ya que distorsionan la mirada.

Causas de siringomas

Resulta complicado determinar las causas de los siringomas, aunque se da por hecho que algunas personas son más propensas a padecerlos. Teniendo en cuenta esta susceptibilidad, su aparición se suele asociar a:

  • Sobreproducción de las glándulas sudoríparas.
  • Adolescencia o preadolescencia. Durante esta fase de la vida se supone que las glándulas sudoríparas y hormonales son más activas que en otros grupos de edad.
  • Enfermedades subyacentes, como el Síndrome de Down, el Síndrome de Marfan, el Síndrome de Ehlers-Danlos o la Diabetes Mellitus (en este caso, aparece una forma denominada siringoma de células claras).
  • Factor hereditario, aunque esta variable puede no ser determinante.
  • Sexo femenino.
  • Orígenes asiáticos o africanos.
  • Un color de piel oscuro.

 Tratamiento de siringomas

Los siringomas pueden eliminarse o no en función de la decisión del paciente, ya que habitualmente sólo suponen un problema estético. El tratamiento suele pasar por la electrocoagulación, la dermoabrasión o la ablación con láser. También es posible su eliminación quirúrgica, aunque esta opción es poco frecuente.

Siringomas en los ojos
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)