Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Cómo solucionar un lagrimeo de ojos constante

El lagrimeo de ojos constante y excesivo es una sintomatología frecuente que se debe a un exceso de producción de lágrima por irritación de la superficie ocular o porque, por alguna razón, ésta no se evacua correctamente. El término lagrimeo se emplea para la primera circunstancia, mientras que el de epífora se reserva para nombrar al rebosamiento de lágrimas que se acumulan por dificultad en su drenaje.

A día de hoy es una de las consultas más frecuentes en atención primaria.

New Call-to-action

Conviene recordar que la glándula lagrimal principal se localiza en el reborde superior de la órbita del ojo y es ahí donde se producen las lágrimas. Estas últimas resultan básicas para proteger y mantener hidratada la superficie del globo ocular. Así, las lágrimas deben de ser drenadas por un pequeño conducto que se ubica  en la esquina del ojo.

Entre los síntomas que produce este problema, observamos los siguientes:

  • Secreciones que adquieren la forma de legañas.
  • Dolor.
  • Inflamación.
  • Ojos rojos.

Mujer morena con ojos oscuros llorando

¿Qué es lo que puede causar un lagrimeo de ojos constante?

Diversas razones pueden hallarse tras este lagrimeo de ojos constante. En concreto, podemos citar las siguientes:

  • Malposiciones de los párpados: ectropión o entropión.
  • La sequedad ocular. Se produce menos lágrima en el ojo y eso causa irritación ocular. Así, la glándula lagrimal se sobreestimula de forma refleja y se pueden dar episodios puntuales de lagrimeo ocular.
  • Infecciones oculares como la conjuntivitis o la blefaritis, entre otras.
  • Las alergias primaverales.
  • Un posible traumatismos o golpe.
  • Obstrucción del conducto nasolagrimal con un lagrimeo que cae sobre la cara o las mejillas.
  • Alteraciones en las pestañas como la triquiasis palpebral o la distiquiasis.
  • Parálisis facial.
  • Desviación de tabique nasal.

Por sí solo un lagrimeo de ojos constante no constituye una razón para acudir al oftalmólogo, pero es recomendable hacerlo cuando si cursa con inflamación o dolor.

¿Cómo se trata el lagrimeo de ojos constante?

El tratamiento dependerá de la causa que lo ha motivado puesto que –como hemos explicado– existen disparidad de razones.

En ocasiones, la solución pasa por la aplicación de un simple colirio en el caso de la conjuntivitis, mientras que en otras es preciso practicar una cirugía. Así, por ejemplo, en una obstrucción del conducto nasolagrimal que impide que las lágrimas puedan ser evacuadas y se corre el peligro de causar una infección.

Por lo tanto, el especialista puede valorar la posibilidad de llevar a cabo una dacriocistorrinostomía. Esta técnica quirúrgica implica trazar una nueva variante (ruta) de drenaje de lágrimas a través de la nariz que permitirá que las lágrimas salgan de nuevo con normalidad y no queden retenidas.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario