Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Glaucoma agudo: causas, síntomas y tratamientos

El glaucoma agudo, también conocido como como glaucoma de ángulo cerrado, tiene lugar cuando, a consecuencia del proceso de cierre total o parcial del ángulo de drenaje, el humor acuoso (líquido del interior del ojo) no puede evacuarse del ojo. La consecuencia de ello es un aumento de la presión intraocular (PIO), con el consiguiente daño del nervio óptico.

 

New Call-to-action

 

El agudo o de ángulo cerrado es un tipo de glaucoma menos frecuente pero más grave que el glaucoma de ángulo abierto, ya que en este caso el ángulo no se encuentra cerrado, por lo que el humor acuoso llega a fluir , aunque más lentamente de lo normal por no funcionar correctamente. En cualquier caso, al no estar totalmente bloqueado el paso, la PIO no aumenta tanto ni de forma tan abrupta, por lo que los daños en el nervio óptico se suelen producir a más largo plazo.

Causas del glaucoma agudo

Los siguientes factores favorecen la aparición del glaucoma agudo:

  • Tener antecedente familiares de personas con glaucoma agudo (causa hereditaria).
  • Tensión nerviosa y estrés.
  • La acción de ciertos medicamentos.
  • Tener los ojos muy pequeños, en especial la cámara anterior

Mujer haciéndose una prueba en consulta de oftalmología

¿Qué sienten las personas con glaucoma agudo? Principales síntomas

El principal síntoma son los problemas de visión: principalmente visión borrosa y la percepción de halos alrededor de las fuentes de luz.

Cuando la PIO es muy elevada, también se pueden dar síntomas como:

  • Dolor ocular intenso.
  • Dolor facial.
  • Cefaleas intensas (los pacientes refieren a menudo que comienzan en el ojo y llegan hasta la nuca).
  • Náuseas y vómitos.

Otros síntomas pueden ser:

  • Dilatación anormal de la pupilas.
  • Enrojecimiento del ojo.
  • Decoloración del iris.
  • Endurecimiento de la córnea.

Tratamiento del glaucoma agudo

Una vez se ha diagnosticado el glaucoma agudo, realizando para ello las pruebas que sean necesarias (medición de la presión del ojo mediante una tonometría, examen del interior del ojo con las pupilas dilatadas, revisión del estado del nervio óptico, etc.), el oftalmólogo estará en condiciones de prescribir y ejecutar el tratamiento más adecuado para el control del glaucoma agudo.

El tratamiento muchas veces consiste en una combinación de administración de medicamentos para reducir la presión intraocular, que servirá para que el paciente deje de tener dolores y para proteger el nervio óptico , y una intervención quirúrgica con láser.

Con la cirugía  lo que se persigue en la creación de un nuevo espacio de comunicación entre la cámaras anterior y posterior el ojo para facilitar el drenaje del humor acuoso. Es frecuente que el cirujano recomiende  realizar la misma operación en el ojo sano, puesto que es probable que, con el tiempo, este acabe presentando el mismo problema.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario