Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Glaucoma de ángulo estrecho: qué es, síntomas y tratamientos

Aunque todos suelen tener la característica común de un aumento de la presión intraocular (PIO) capaz de dañar el nervio óptico, no todos los glaucomas son iguales. Existen diversos tipos, aunque los principales son el glaucoma de ángulo abierto (el más común) y el glaucoma de ángulo estrecho o cerrado. En este artículo vamos a hablar de este último.

New Call-to-action

¿Qué es el glaucoma de ángulo estrecho?

El glaucoma de ángulo estrecho consiste en elevaciones súbitas y episódicas de la presión ocular provocadas por un bloqueo repentino en la salida del humor acuoso hacia la cámara anterior del ojo. Recibe también el nombre de ataque de glaucoma agudo.

Características de este tipo de tipo de glaucoma

  • Es mucho menos frecuente (aproximadamente un 5%) que el glaucoma de ángulo abierto (sobre un 90%).
  • Los ojos afectados por este tipo de glaucoma suelen presentar unas características  anatómicas que los hacen ser más propensos: se trata de ojos pequeños con una forma de la cámara anterior más estrecha de lo normal. Normalmente son también ojos afectados de hipermetropía.
  • Presenta un ángulo cerrado y estrecho entre el iris y la córnea, que es lo que impide que el humor acuoso fluya normalmente.
  • Es una patología de aparición brusca, síntomas notorios y desarrollo muy rápido.
  • Requiere atención médica inmediata para poder iniciar el tratamiento cuanto antes y evitar o minimizar daños irreversibles en el nervio óptico.

Síntomas del glaucoma de ángulo estrecho

A diferencia de otros tipos de glaucoma, que pueden no provocar ningún síntoma en sus etapas iniciales, los signos del glaucoma de ángulo estrecho son evidentes y notorios:

  • Dolor intenso y agudo en el ojo afectado que puede extenderse hacia la nuca, frente y mandíbula.
  • Frecuentemente el dolor va acompañado de vómitos y náuseas.
  • Alteraciones visuales como visión borrosa o percepción de halos de colores alrededor de las luces.

Mujer con pelo canoso y camisa durante revisión oftalmológica

¿Requiere atención médica urgente?

Sí, cualquier persona que note algunos de los síntomas anteriormente descritos debe acudir al médico de inmediato. Algunos pacientes cometen el error de no hacerlo con la premura adecuada, debido a que se pueden  percibir ciertos síntomas de forma ocasional, alternándose periodos asintomáticos. Esto es un error que puede complicar la curación del glaucoma y en ciertos casos que se produzcan daños en la vista irreversibles.

Diagnóstico, pronóstico y tratamiento

Para diagnosticar el glaucoma, el oftalmólogo, además de  comprobar la presión ocular se deben realizar otras pruebas que, en conjunto, configuran un examen ocular completo. Las pruebas más habituales de dicho examen son:

  • Medición de la presión ocular.
  • Revisión del ángulo de drenaje del ojo.
  • Examinar el nervio óptico para comprobar los daños que se hayan podido producir.
  • Prueba de visión periférica (lateral).
  • Imagen o medición por computadora del nervio óptico.
  • Medición del espesor de la córnea.

Cabe señalar que, a día de hoy, no es posible recuperar los daños del nervio óptico que se hayan podido producir antes del diagnóstico, pero sí es posible iniciar un tratamiento para, en primer lugar, disminuir la presión intraocular hasta niveles normales y, de esta forma, detener la progresión de la enfermedad.

Los tratamientos del glaucoma son básicamente de tres tipos: gotas, tratamientos con láser, como la trabeculoplastia láser de argón o la ciclofotocoagulación con láser diodo. También se utilizan otros tratamientos quirúrgicos como la trabeculectomía, la esclerectomía profunda no perforante o el implante de dispositivos de drenaje. En ocasiones, en función de la evolución del paciente, estos tratamientos pueden combinarse.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario