Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Lágrimas artificiales monodosis: el formato más cómodo

Es muy común el uso de lágrimas artificiales como tratamiento del síndrome del ojo seco y de otros problemas visuales. La gran ventaja de las mismas es que son muy eficaces para mantener los ojos suficientemente humedecidos e hidratados y, además, no presentan ningún efecto secundario ni contraindicación. Dentro de los distintos formatos existentes, uno de los más usados por su comodidad y practicidad son las lágrimas artificiales monodosis.

Pero no todas las lágrimas artificiales son iguales, por ese motivo es importante elegir las más adecuadas para nuestro problema específico, siendo el oftalmólogo el profesional más adecuado a la hora de orientarnos.

New Call-to-action

¿Para qué sirven las lágrimas artificiales?

Los motivos por los que puede ser recomendable que una persona use lágrimas artificiales son los siguientes:

  • Para aliviar molestias oculares leves como el enrojecimiento o el picor de ojos, provocadas por un uso excesivo de las pantallas digitales (algo cada vez más común hoy en día).
  • Con el fin de contrarrestar ciertas condiciones ambientales adversas que pueden ser perjudiciales para nuestros ojos: polución, exceso de polvo, exposición al aire acondicionado o a la calefacción, un clima demasiado seco, etc.
  • Falta de hidratación adecuada, ya sea porque el ojo no genere una cantidad suficiente de lágrimas o bien que estas sean de baja calidad.
  • Para facilitar el postoperatorio tras una operación de cirugía refractiva, cataratas, presbicia, etc.

Las ventajas de las lágrimas artificiales monodosis

Existen diversos formatos de lágrimas artificiales, siendo las monodosis las más utilizadas actualmente por presentar las siguientes ventajas:

  • Cada botellita incluye la cantidad justa para una dosis, por lo que su aplicación resulta más cómoda y segura.
  • Garantizan una perfecta conservación, ya que al usarse la totalidad del contenido de una sola vez se evita el tener que dejar el frasco abierto.

¿Cuál es la más adecuada?

Especialmente si usamos las lágrimas artificiales para aliviar el síndrome del ojo seco, es fundamental que nos dejemos asesorar por nuestro oftalmólogo para que nos recomiende el tipo de lágrima más idónea para nuestro problema (no todas las lágrimas artificiales tienen la misma composición), así como el tiempo de tratamiento necesario.

Es importante que un oftalmólogo supervise nuestro tratamiento con lágrimas artificiales monodosis para:

  • Asegurarnos de que se van a conseguir los resultados esperados.
  • Seleccionar el tipo de lágrima monodosis con la composición y calidad más adecuada a la patología o molestia visual a tratar.
  • El especialista nos debe marcar una pauta de uso con la posología y el periodo de tiempo exacto del tratamiento.
  • De ser necesario, el especialista puede recomendar un cambio en el tipo de lágrima para ganar en eficacia.
  • En ciertos casos pude ser necesario adoptar tratamientos con lágrimas artificiales singulares, usando para ello un formato o tipo de lágrima más específico. Por ejemplo, existen lágrimas especialmente indicadas para ponérnoslas al levantarnos, en el caso de que sea en ese momento del día cuando notamos mayores molestias.

Mujer abriendo un bote de colirio

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario