Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Me llora un ojo: ¿debo preocuparme?

Me llora un ojo, o los dos. Es probable que en  alguna ocasión hayas notado que, sin razón aparente, te lloran los ojos. Cuando esto ocurre suele ser por un exceso de lágrimas, lo que se conoce como epífora.

Las lágrimas cumplen la función de lubricar, nutrir y  proteger el globo ocular. Muchas personas no generan lágrimas en la cantidad o con la calidad suficiente, produciéndose el llamado ojo seco, que puede llegar a ser bastante molesto. Otras veces, aunque no es tan frecuente, se da el caso contrario: un exceso de producción de lágrimas.

New Call-to-action

¿Por qué tengo tantas lágrimas?

En ocasiones se produce un nivel excesivo del flujo de lágrimas: es entonces cuando nos notamos los ojos llorosos. Por lo general es algo pasajero, que desaparece por sí solo y no tiene excesiva importancia. Pero también puede ser indicativo de un trastorno ocular.

En cuanto a las causas del exceso de lágrimas, estas son las principales:

  • Lagrimal tapado u obstruido. El conducto que drena las lágrimas hacia la nariz no funciona correctamente y estas se desbordan.
  • Conjuntivitis. Tanto si es vírica, bacteriana o si está provocadas por una alergia, la conjuntivitis suele provocar ojos rojos y ojos llorosos, entre otros síntomas.
  • Una miopía, hipermetropía y/o astigmatismo no detectada o mal corregida también puede provocar un exceso de lágrimas.
  • Daños en la superficie de la córnea: queratitis.
  • En ocasiones el ojo seco también puede provocar un exceso de lágrimas, ya que el ojo puede reaccionar produciéndolas en exceso al detectar una carencia de las mismas.

Si el exceso de lágrimas es puntual, lo más seguro que sea totalmente normal y hasta beneficioso, posiblemente se trate de una reacción natural del cuerpo para defenderse y proteger al ojo de algún cuerpo extraño, gérmenes o partículas de aireAnte alguna enfermedad concreta, el ojo puede reaccionar aumentando la cantidad de lágrima para defenderse. Esto es algo concreto y pasajero.

Mujer de ojos azules llorando

Tratamiento de los ojos llorosos

La solución para el tratamiento de los ojos llorosos dependerá de la causa del problema. Las más específica es la dacriocistorrinostomía, una solución quirúrgica que se lleva a cabo en caso de obstrucción de las vías lagrimales.

Si el problema es una síntoma secundario a una situación de ojo seco, queratitis, o un problema refractivo mal corregido la solución pasa por poner en marcha el tratamiento adecuado para cada uno de estos problemas: tratamiento antibiótico para la conjuntivitis si lo indica el médico, gafas o lentillas bien graduadas o una cirugía refractiva si existe un defecto de la vista mal corregido o lágrimas artificiales para el ojo seco.

Si notamos que el lagrimeo excesivo es constante o va acompañado de otros síntomas o molestias, lo más recomendable es acudir al oftalmólogo para descartar posibles  complicaciones y evitar patologías.

Los ojos y la vista en general son  muy delicados y los controles médicos y las visitas periódicas al oftalmólogo son el factor de prevención más efectivo y la mejor manera de garantizar una salud ocular en óptimas condiciones.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario