Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Ojos con lágrimas: ¿qué nos pueden indicar?

Las lágrimas cumplen una función muy importante en nuestros ojos, ya que sirven para nutrirlos y protegerlos. Pero, en ocasiones, los ojos con lágrimas pueden indicar, en el caso de que el lagrimeo sea constante o excesivo, algún tipo de anomalía o patología visual.

New Call-to-action

Me lloran muchos los ojos: ¿a qué se debe?

Existe una amplio abanico de causas que nos pueden provocar un exceso de lagrimeo, lo que se conoce como epífora. Muchas veces se debe a circunstancias leves y pasajeras que no requieren cuidados especiales, aunque también pueden ser síntoma de un trastorno más importante, que debe ser diagnosticado y tratado por el especialista.

Mujer con ojos verdes llorando y mirando hacia arriba

Este es el listado de las causas que pueden provocar  ojos llorosos o vidriosos por el exceso de lágrimas:

  • Alergias. Ya sea al polvo, al polen o a otro elemento, las alergias son una de las principales causas del lagrimeo excesivo.
  • Presencia de un cuerpo extraño en el ojo, como polvo o arena. En este caso, la producción de muchas lágrimas nos la tenemos que tomar como un mecanismo de defensa del organismo que no tiene otro fin que tratar de proteger un órgano tan sensible como los ojos del “ataque” de un elemento hostil.
  • Blefaritis. Es una inflamación o irritación de los párpados, muchas veces causada por una bacteria, entre cuyos síntomas encontramos también el excesivo lagrimeo.
  • Conjuntivitis. Ya sea de origen bacteriano, vírico o alérgico, esta condición provoca el enrojecimiento de los ojos, la formación de legañas y el exceso de lágrimas.
  • Lagrimal tapado u obstruido. En estos casos, la causa del lagrimeo es un mal funcionamiento del sistema de drenaje de las lágrimas, lo que provoca que el conducto por el que deben fluir las lágrimas se obstruya, provocando que se desborden.
  • En algunos casos, unos ojos vidriosos sin causa aparente pueden ponernos sobre aviso de un defecto refractivo que aún no ha sido diagnosticado ni corregido, algo que sucede con mayor frecuencia en los niños.
  • Ojo seco. Aunque puede sonar  paradójico, una carencia o mala calidad de las lágrimas puede hacer que el ojo las produzca en exceso.
  • Queratitis. Inflamación de la córnea, muchas veces por la acción de una bacteria o un virus.

Los tratamientos para  los ojos llorosos

Al existir múltiples causas por las que una persona puede tener, de forma más o menos esporádica o recurrente, los ojos con un exceso de lágrimas, lo primero que se tiene que hacer para corregir el problema es detectar el factor o patología que lo desencadena y, a partir de ahí, poner en marcha el tratamiento más adecuado.

Por lo tanto, si el exceso de lágrimas se convierte en persistente o muy recurrente, deberemos pedir cita con el especialista el oftalmología , para que nos prescriba el tratamiento farmacológico necesario o incluso quirúrgico en el caso de obstrucción de las vías lagrimales. Y también para que nos indique qué factores profilácticos, de higiene o de prevención podemos tomar para evitar o aliviar este problema, o bien hacerlo menos frecuente.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario