Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Ojos secos y ansiedad: relación entre ellos

El síndrome del ojo seco es uno de los problemas oculares más comunes. Este problema tiene su origen en una cantidad y/o calidad de la lágrima insuficiente, lo que produce sequedad en los ojos y la sensación de molestia que suele interpretarse como tener arena en el ojo. Sin embargo, aunque son muchas las causas que pueden producir este síndrome, lo que bastantes personas ignoran es la relación que puede haber entre ojos secos y ansiedad, algo que suele ser bastante frecuente y puede explicar episodios pasajeros de este síndrome.

New Call-to-action

Qué son los ojos secos

El síndrome del ojo seco se manifiesta cuando la calidad o la cantidad de la lágrima que segregan nuestros ojos es insuficiente. La lágrima de los ojos tiene la finalidad de lubricar y proteger la córnea, que es la capa más externa del globo ocular. Cuando esta lágrima es insuficiente respecto a su cantidad, o de mala calidad (no tiene la cantidad suficiente y equilibrada de minerales y otros elementos presentes de forma natural en la lágrima que segregamos), no cumple su función de lubricación y protección.

En consecuencia, aparecen los síntomas del síndrome de ojo seco, que suelen ser sensación de picor o escozor, molestias ante el exceso de luz, o sensación de tener algún cuerpo extraño en el interior, generalmente descrito por los pacientes como la sensación de tener arena en el ojo.

Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta es que el síndrome del ojo seco puede tener muchas causas diferentes. De hecho, de forma natural, los ojos empeoran la cantidad y calidad de su lágrima con la edad, lo que hace que sea un síndrome muy común en personas que han cumplido los 40 años, o también en personas que pasan muchas horas delante de una pantalla (por ejemplo trabajando delante de un ordenador). Por otro lado, otro de los motivos que puede desencadenar, o empeorar, los síntomas del síndrome del ojo seco es el estrés y, en estos casos, es cuando hablaríamos de una relación entre ojos secos y ansiedad.

Primer plano de un hombre echándose un colirio

Qué relación hay entre ojos secos y ansiedad

Aunque no tiene por que darse siempre, suele ser muy común que los episodios de estrés prolongados acompañados de episodios de ansiedad puedan desencadenar situaciones de ojo seco. De hecho, una de las causas que puede ser desencadenante de este problema, por irónico que pueda parecer, es llorar bastante. Podría parecer que, al llorar, la lubricación de los ojos tiene que mejorar. Sin embargo, si la calidad de esa lágrima no es la correcta, por mucha cantidad de lágrima que se produzca no será suficiente como para lubricar correctamente la superficie del ojo, por lo que se manifestarán los típicos síntomas del síndrome del ojo seco.

Por otro lado, ciertos medicamentos usados comúnmente para el tratamiento de enfermedades como la ansiedad pueden tener efectos secundarios, entre ellos, alteraciones en la normal regulación de la cantidad y calidad de la lágrima natural.

Tratamientos posibles

Hay que tener en cuenta que la relación entre ojos secos y ansiedad es bastante común y, cuando suceda, nunca se deberá dejar de seguir el tratamiento prescrito por el médico para el tratamiento de esta enfermedad que es la ansiedad. Por el contrario, lo que se deberá hacer es complementarlo mediante el uso de lágrima artificial que permita una correcta lubricación de los ojos y, de este modo, compensar el desequilibrio que pueda presentar la lágrima natural de los ojos.

Las lágrimas artificiales son similares a los colirios de aplicación oftálmica. Sin embargo, en este caso, se trata de un producto que se puede utilizar tanto como se quiera, ya que su composición está indicada para un uso continuado en el caso de que sea necesario y se pueden adquirir en la farmacia sin necesidad de presentar receta. No obstante, como en todo lo relacionado con la salud, siempre será recomendable contar con el visto bueno de un profesional que haya evaluado la situación personal de cada paciente antes de empezar a utilizar un producto sanitario de cualquier tipo.

Por ello, si notamos molestias que pudieran ser indicativos del síndrome de ojo seco, lo más aconsejable será acudir previamente al oftalmólogo para que lleve a cabo un chequeo de nuestros ojos. Así mismo, si estamos pasando por un período de estrés considerable, especialmente si estamos siguiendo un tratamiento basado en el consumo de medicamentos para la ansiedad, es muy importante que informemos al médico durante el chequeo.

De esta forma, será el propio oftalmólogo quien podrá recomendar el tratamiento más adecuado en cada caso, que, en la mayoría de los casos, estará basado en el uso de lágrimas artificiales para complementar la lágrima natural de nuestros ojos. Además, de esta manera, el propio oftalmólogo será quien podrá recomendar el tipo de lágrima artificial más adecuado en cada caso, ya que tendrá en cuenta todas las condiciones y características particulares de cada paciente.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario