Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Ojos secos y ansiedad: ¿están relacionados?

El síndrome del ojo seco es la consulta más habitual por la que los pacientes acuden al oftalmólogo. Aunque se puede deber a diversas causas, así como tratarse de una dolencia que se manifiesta de forma estacional, según algunos estudios, ciertas situaciones de estrés podrían estar relacionadas con la aparición de este síndrome. De este modo, ojos secos y ansiedad son dos situaciones que, muchas veces, se dan de forma conjunta, aunque no haya necesariamente una relación directa entre ambas, especialmente si hablamos de ojo seco crónico.

New Call-to-action

¿Qué son los ojos secos?

El síndrome del ojo seco se da cuando estos son incapaces de mantener una película lagrimal correcta que asegure la adecuada hidratación de los ojos. Los ojos necesitan contar con la humedad concreta tanto para mantenerse hidratados como para eliminar las partículas que se hayan podido posar en su superficie. De hecho, esto hace que una buena hidratación de los ojos sea uno de los elementos clave a la hora de conseguir mantener una buena visión.

De este modo, cuando el ojo es incapaz de mantener el grado correcto de cantidad y calidad de hidratación a partir de la lágrima, es cuando podemos hablar de un paciente con síndrome de ojo seco.

Síntomas del ojo seco

Existen diferentes síntomas que van a indicarnos que podemos estar ante un posible caso de ojo seco:

  • Ardor o picor en los ojos: Se trata del primer síntoma que suelen manifestar los pacientes, y también el más común de todos.
  • Enrojecimiento de los ojos: El enrojecimiento es el síntoma más común después del picor en los ojos y suele manifestarse inmediatamente después del ardor o picor en los ojos.
  • Sensibilidad a la luz: Como consecuencia de la falta de cantidad y calidad correctas de lágrima, el ojo empieza a experimentar una excesiva sensibilidad a la luz, lo que hace que sea necesario cerrarlos  ante la incapacidad de soportar el brillo.
  • Cicatrices en la córnea: En los casos más graves, especialmente si se trata de una dolencia mantenida en el tiempo y sin tratar adecuadamente, se pueden dar casos en los que la córnea experimente daños que se manifestarán en forma de cicatriz.

Hombre con chaqueta negra frotándose los ojos y quitándose las gafas

¿Qué relación puede tener ojos secos y ansiedad?

Hay que tener en cuenta que el síndrome de ojo seco puede producirse por muchas causas diferentes, entre las que cabe mencionar el entorno (ambientes secos o ventosos), uso indebido de aire acondicionado o pantallas, exposición al sol, ambientes afectados por el humo del tabaco, enfermedades sistémicas, etc.

Sin embargo, existen casos en los que se asocia el síndrome del ojo seco a un cuadro de ansiedad prolongado, lo que hace pensar que se trata de una situación más que puede desencadenar el síndrome de ojo seco en pacientes que, aparentemente, no parecen predispuestos a esta dolencia.

De este modo, se puede afirmar que ojo seco y ansiedad es una situación bastante común en muchos pacientes y, aunque no tiene por que existir necesariamente una relación directa, suele ser habitual que episodios de estrés o ansiedad prolongados en el tiempo tiendan a manifestarse también como síndrome de ojo seco en algunos pacientes.

Tratamientos posibles

Aunque ojos secos y ansiedad sean dos elementos que puedan darse de forma conjunta, deberán ser tratados de manera separada. De este modo, el tratamiento de la ansiedad corresponderá al profesional sanitario pertinente, mientras que el tratamiento del síndrome de ojo seco será tratado preferiblemente por el oftalmólogo.

Para tratar el síndrome de ojo seco, independientemente de que esté propiciado o no por un cuadro de ansiedad, se optará por los mismos tratamientos habituales para este problema visual. En este sentido, se puede hablar de tratamientos a partir de colirios y lágrima artificial que permitan preservar la humedad adecuada de los ojos, uso de ciertos medicamentos como antiinflamatorios, así como uso de gafas especiales para conservar la humedad del ojo. En los casos más graves, también se podrá optar por tratamientos quirúrgicos destinados a la oclusión de los puntos lagrimales.

En todos los casos, estos tratamientos deberán ser prescritos por el médico facultativo correspondiente. Asimismo, también hay que tener en cuenta que, en el caso de que ojos secos y ansiedad estén relacionados, lo más común será que el síndrome de ojo seco se manifieste de manera paralela a los cuadros de ansiedad. En estos casos, lo más común será que el oftalmólogo recete un colirio o lágrima artificial para ser usado durante los períodos de mayor estrés, que será cuando el síndrome de ojo seco pueda manifestarse de forma más intensa en este tipo de pacientes.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario