Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Remedios para los ojos llorosos: tratamientos

Es habitual que, en ciertas situaciones, los ojos lloren de forma excesiva para aumentar su lubricación natural. Esto se puede producir por distintas causas, pero, pasada la circunstancia que causa el abundante lagrimeo, lo más habitual es que el ojo vuelva a producir una cantidad de lágrima normal. Cuando esto no sucede, se habla de epífora ocular. Es decir, un lagrimeo de ojos constante y excesivo. En estos casos, es necesario buscar remedios para los ojos llorosos, que dependerán de las distintas causas que produzcan la epífora ocular. 

New Call-to-action

Remedios para los ojos llorosos según su causa

A la hora de aplicar remedios para los ojos llorosos, lo primero que habrá que hacer es determinar la causa del abundante y excesivo lagrimeo. Debido a esto, lo primero que hará el oftalmólogo ante un paciente que presente estos síntomas, será examinarlo con el fin de encontrar la causa que provoca la epífora ocular. Una vez que se haya determinado la causa, se aplicará el tratamiento más adecuado en cada caso. 

Ojo verde lloroso

En la mayoría de los casos, las causas de los los ojos llorosos pasan por alguna de las siguientes opciones para las que también indicamos un tratamiento: 

  • Síndrome de ojo: Se trata de un problema del ojo que se caracteriza por que el ojo no produce la suficiente cantidad de lágrima, o puede que lo haga pero no de la calidad adecuada como para lubricar correctamente el ojo. Esto produce picazón y escozor en el ojo, así como sensación de arenilla que, en muchos casos, va acompañado de un lagrimeo excesivo pero ineficaz por parte del ojo para corregir el problema. En estos casos, de todos los remedios para los ojos llorosos causados por el síndrome del ojo seco el más habitual de todos es el uso de lágrimas artificiales. Estas lágrimas artificiales son lágrimas fabricadas en laboratorio y que se suministran por vía oftálmica, de forma similar a como se hace con un colirio. Tienen la misma composición que la lágrima natural, lo que permite que el ojo equilibre la cantidad y calidad de lágrima y, en consecuencia, solucionar el lagrimeo excesivo. 
  • Problemas refractivos mal corregidos: Ciertos problemas de visión como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo, cuando no están correctamente corregidos (ya sea mediante gafas, lentillas u operación) obligan a que el ojo enfoque de forma forzada para ver correctamente, lo que puede producir ojos llorosos y un lagrimeo abundante. En estos casos, el remedio a este problema pasará por corregir el problema refractivo concreto que se presente en cada paciente. 
  • Conjuntivitis: Otra de las causas más habituales que pueden producir ojos llorosos son las infecciones en los ojos, especialmente en la conjuntiva, lo que produce una inflamación de esta parte del ojo conocida como conjuntivitis. En este caso, los remedios a los ojos llorosos pasarán por la aplicación de terapia farmacológica adecuada al tipo de infección que sufra el paciente. Debido a esto, es necesario que el paciente acuda al médico para que este lleve a cabo una exploración del ojo y determine qué tipo de fármaco es el más adecuado en cada caso, según la causa que haya provocado la inflamación. 
  • Queratitis: Otra de las posibles causas de los ojos llorosos puede ser una queratitis. En este caso, se trata de una erosión o úlcera en la córnea,  que puede estar producida por una infección de diferente tipología. De nuevo, el remedio a este problema pasará por la aplicación de la terapia farmacológica adecuada al tipo de infección que presente el paciente. 
  • Lagrimal obstruido: Así mismo, otra de las posibles causas de los ojos llorosos podría ser la obstrucción total o parcial del lagrimal. Este conducto se ocupa de drenar la lágrima que produce el ojo y la dirige a la nariz. Sin embargo, si este conducto se obstruye, la lágrima no puede ser drenada, y tiende a derramarse del ojo en forma de lagrimeo continuado y excesivo. Se trata de un problema habitual en algunos bebés, aunque también puede darse en adultos. En ambos casos, el oftalmólogo determinará la forma más adecuada de abrir el conducto lagrimal obstruido, lo que suele hacerse con un masaje en la zona, o con una operación que permite abrir el lagrimal obstruido. 
  • Sustancias alérgenas o irritantes: Finalmente, otra de las posibles causas más habituales de los ojos llorosos es la presencia de sustancias alérgenas o irritantes en el ambiente (polen, ácaros, polvo, humo, etc.). Estas sustancias pueden provocar un lagrimeo excesivo en el paciente. Sin embargo, también es cierto que este lagrimeo tiende a remitir en el momento en el que el paciente se aleja del alérgeno o sustancia irritante. Sin embargo, en el caso de que no fuera así, lo más recomendable será acudir al médico para que evalúe si estas sustancias han podido dañar la superficie del ojo y si es necesario un tratamiento concreto en cada caso. 

Fuentes:

MedlinePlus – Ojos llorosos

En buenas manos – Causas de los ojos llorosos y remedios naturales

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario