Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Retinopatía diabética y fondo de ojo: la prueba que puede salvarte la vista

En este artículo te contamos la relación que existe entre la retinopatía diabética y la prueba diagnóstica conocida como fondo de ojo, que nos permite conocer el estado de la retina e identificar algunas de las enfermedades más peligrosas que la afectan. 

¿Por qué es importante revisarse la vista de forma periódica? 

Nuestros ojos necesitan que los cuidemos igual que cualquier otra parte del cuerpo. En este sentido, las revisiones periódicas son la mejor forma de prevenir muchos de los problemas y enfermedades que les pueden afectar. 

En una revisión ocular cotidiana, el oftalmólogo realiza diferentes pruebas que le van a permitir conocer el estado del exterior y del  interior del ojo. De esta forma, se puede diagnosticar cualquier enfermedad en sus fases iniciales, lo que siempre es una buena noticia de cara al futuro tratamiento y a sus resultados. 

Además, hay que tener en cuenta que hay determinados perfiles de pacientes que deben revisarse la vista con mayor frecuencia que otros. Por ejemplo, las personas con diabetes, ya que se trata de una enfermedad que puede tener complicaciones de cara a la aparición de otras patologías que afectan de manera directa a la salud ocular. Tal y como sucede con la retinopatía diabética

Retinopatía diabética y fondo de ojo

¿Cuáles son los peligros de la retinopatía diabética?

La retinopatía diabética es una enfermedad que afecta a los ojos (en concreto a la retina) y que está causada directamente por la acción de la diabetes. 

La diabetes es una enfermedad que surge como consecuencia de la incapacidad del páncreas para segregar suficiente insulina como para controlar correctamente los niveles de azúcar en sangre. Cuando esto sucede, esta acumulación de azúcar en sangre puede producir daños en diversos tejidos del cuerpo. 

Uno de los tejidos del cuerpo que se puede ver directamente afectado por la diabetes es la retina. En este caso, es cuando hablamos de retinopatía diabética. Esta enfermedad, aunque afecta directamente a la retina del ojo, es una consecuencia directa de la diabetes. 

La retinopatía diabética es una enfermedad grave. Afecta de forma progresiva a la salud de la retina, ya que la va dañando de forma constante y, en el caso de no tratarse adecuadamente, puede llegar a causar la pérdida parcial o completa de la visión.

New Call-to-action

¿Qué tipos de retinopatía diabética existen? 

Existen dos tipos de retinopatía diabética y, según sea el caso, el tratamiento se deberá adaptar a cada uno de ellos. 

Retinopatía diabética precoz

Se trata de la primera fase de la retinopatía diabética. También se denomina como retinopatía diabética no proliferativa. Esto se debe a que, aunque los vasos sanguíneos de los ojos y de la retina se ven dañados e inflamados como consecuencia de la diabetes, no están tan dañados como para que aparezcan nuevos vasos sanguíneos. Es decir, no tiene lugar la proliferación de nuevos vasos sanguíneos en la zona afectada. 

Retinopatía diabética avanzada

La siguiente fase es la retinopatía diabética avanzada o proliferativa. En este caso, el daño causado en la retina por la diabetes sí que ha llegado a favorecer la aparición de nuevos vasos sanguíneos en la zona. Por lo general, se produce después de la obstrucción de algunos de los vasos sanguíneos primarios.

En consecuencia, se puede desprender líquido y sangre en la retina (edema macular) y en el humor vítreo del interior del globo ocular. Además, como consecuencia de la proliferación de los vasos sanguíneos en la zona, puede llegar a producirse un desprendimiento de retina.

Retinopatía diabética y fondo de ojo 

Como se puede ver, la retinopatía diabética es una enfermedad ocular grave que puede llegar a comprometer seriamente la salud ocular y la propia visión del paciente. En este sentido, la mejor recomendación que se puede hacer al respecto es prevenir su avance y realizar un diagnóstico precoz. Para ello, es necesario acudir a revisiones de forma periódica, ya que el oftalmólogo realiza un chequeo completo del ojo, incluido también de la retina.

A pesar de que la retina se encuentra en el interior del ojo, los oftalmólogos pueden revisarla gracias a una prueba específica que les permite ver el interior del globo ocular y controlar el estado de la retina. Esa prueba se conoce como fondo de ojo.

¿Qué es un fondo de ojo y para qué sirve?

El fondo de ojo es una prueba oftalmológica que permite que los oftalmólogos vean directamente la parte posterior del interior del ojo (donde se encuentra la retina). Esta prueba es muy sencilla e indolora, y permite controlar cómo el estado de la retina y diagnosticar si existe retinopatía diabética y en qué estado o fase se encuentra la enfermedad.

La prueba del fondo de ojo es cómoda e indolora. Para realizarla es necesario dilatar la pupila del paciente. Esto se realiza suministrando unas gotas oculares (similares a un colirio). Pasados unos minutos, la pupila del paciente se dilata y, a continuación, se puede realizar la prueba del fondo de ojo.

Gracias al fondo de ojo, se puede diagnosticar una retinopatía diabética (y muchas otras enfermedades) con gran precisión o, simplemente, descartarla. Según sea el caso, se adoptará un tratamiento u otro. 

Revisión oftalmológica anual: la mejor prevención posible 

La relación entre retinopatía diabética y fondo de ojo debe entenderse tanto como prevención como método de seguimiento de la enfermedad. Hay que tener en cuenta que, sobre todo en las fases iniciales, la retinopatía diabética no manifiesta muchos síntomas. Por ello, solo puede ser detectada en la clínica mediante pruebas diagnósticas como el fondo de ojo.

Debido a esto, es muy importante que los pacientes con diabetes lleven a cabo un seguimiento periódico del estado de su retina. Por lo general, en pacientes sanos, lo más recomendable será realizar una revisión rutinaria de manera anual. Mientras que en los casos de pacientes con retinopatía diabética diagnosticada las revisiones deberán hacerse con la periodicidad recomendada por el médico.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario