Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Remedios para la cefalea tensional

La cefalea tensional es una de las principales causas de dolor de cabeza. Se trata de un dolor o molestia en la cabeza, cuero cabelludo y cuello y está relacionado con la tensión de los músculos en esta parte del cuerpo. En este artículo vamos a dar más detalles sobre este problema, y presentar algunos remedios para la cefalea tensional que se identifican como los más efectivos, en la mayoría de casos.

Descarga la guía:

Causas de la cefalea tensional

Este tipo de dolor de cabeza está causado por la tensión o contracción de los músculos del cuello y los del cuero cabelludo. Los músculos se pueden tensar por diversas razones, como  son el estrés, la ansiedad o un traumatismo craneal, entre otras muchas.

Sin embargo, los principales factores causantes de la cefalea tensional en la mayoría de la población son las actividades que nos obligan a mantener la cabeza en una misma posición durante mucho tiempo. De hecho, el trabajo delante de un ordenador durante horas, tecleando y usando el ratón, o los trabajos muy minuciosos con las manos, generan una enorme tensión en estos músculos, por lo que se suelen identificar con la mayoría de personas que sufren este tipo de dolencia. 

Otra causa muy habitual es el uso de una almohada inadecuada, así como dormir en una habitación muy fría. Ambas situaciones harán que tensemos estos músculos y nos levantemos con dolor de cabeza, que por lo general se manifiesta de forma generalizada en todas las partes de la cabeza. Esto también puede ocurrir al quedarse dormido en una mala postura.

Mujer con pelo negro largo se frota el cuello

Síntomas de la cefalea tensional

Antes de aplicar diferentes remedios para la cefalea tensional, hay que tener en cuenta los síntomas que se presentan y que nos pueden hacer pensar que estamos ante un caso de cefalea tensional. En la mayoría de las situaciones, el dolor causado por la cefalea tensional se manifestará con las siguientes características:

  • Es sordo, similar a la presión (no es pulsátil). La sensación es de que algo esté oprimiendo la cabeza
  • Es generalizado, afecta a toda la cabeza, el cuello y los hombros. A diferencia de otros tipos de dolor de cabeza, no se siente solo en un punto o en un lado concreto.
  • Esto no significa que no se note más en unas zonas que en otras. Por lo general, el dolor o presión suele ser más intenso en zonas del cuero cabelludo, en la parte posterior del cuello y, posiblemente, en los hombros.
  • Típicamente, las personas que padecen una cefalea tensional tienden a intentar aliviarla masajeando el cuello, las sienes o el cuero cabelludo. Si sueles repetir este gesto de forma automática, puede ser un buen indicativo de que estés ante un episodio de cefalea tensional no diagnosticado.

Este tipo de dolor de cabeza puede darse como un episodio aislado, al que no habrá que dar mayor importancia, o puede alargarse en el tiempo y ocurrir a diario si las causas que lo originan persisten. Debido a esto, es necesario detectar qué es lo que lo está causando y ponerle solución cuanto antes, ya que el mejor remedio para la cefalea tensional posiblemente consistirá en prevenir su aparición desde un principio. Además, hay que tener en cuenta que, aunque no suelen ser la causa directa de este dolor, el estrés y la fatiga pueden desencadenarlo o empeorarlo, por lo que es importante tener en cuenta también estos factores a la hora de buscar una solución a este problema.

Remedios para la cefalea tensional

No existen remedios mágicos para tratar la cefalea tensional. Si es algo puntual, causado por un momento de estrés o alguna de las otras causas anteriormente descritas, no tendrá mayor importancia y el dolor remitirá por sí solo en cuanto la causa desaparezca. 

En cambio, si el dolor es persistente y repetitivo, el mejor tratamiento es identificar las causas y tratar de prevenirlas. Si este es el caso, se debe hacer un seguimiento de cómo se desencadenó el dolor. Esto ayudará tanto al paciente como al médico a hallar una solución efectiva y, en muchos casos, definitiva.

No obstante, si el dolor ya se ha desencadenado y lo que queremos son remedios para la cefalea tensional en estados avanzados, algunos consejos para mitigarlo en la medida de lo posible son los siguientes:

  • A algunas personas, tomar duchas de agua fría o caliente les ayuda a mitigar el dolor. Esto se debe a que los cambios de temperatura ayudan a relajar la musculatura en tensión, lo que puede favorecer que la presión en la zona craneal y del cuello se mitigue total o parcialmente.
  • En los casos en los que la causa está vinculada con el estrés, el uso de diversas técnicas de relajación ayuda a reducir los efectos de este problema y constituye un remedio para la cefalea tensional que se puede aplicar en cualquier momento y con la extensión de tiempo que se considere oportuna.
  • Por otro lado, diversos analgésicos de venta libre pueden ayudar a reducir el dolor y funcionan como los remedios para la cefalea tensional más efectivos en el caso de que se esté ante un ataque agudo. Algunos de estos analgésicos de venta libre son el ácido acetilsalicílico, el ibuprofeno o el paracetamol. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el uso de estos medicamentos debe ser siempre puntual. Debido a esto, es importante consultar al médico de cabecera sobre su utilización, además de centrarse en encontrar la causa de la cefalea tensional para evitar su aparición en lugar de focalizarse únicamente en tratar los síntomas. 

Cómo prevenir la cefalea tensional

Como se ha mencionado, la cefalea tensional tiene su origen en la tensión excesiva de los músculos de la cabeza y el cuello. Debido a esto, la mejor forma de prevenirla es evitando aquellas situaciones que son proclives a generar tensión muscular en esta zona del cuerpo. Algunos de los consejos más importantes que se deben observar para prevenirla son los siguientes:

  • Mantener una buena higiene postural: Se denomina higiene postural a cuidar y mantener una postura correcta en todo momento que permita evitar dolores musculares y esqueléticos. En el caso de la cefalea tensional, esta correcta higiene postural pasa tanto por mantener una correcta postura del cuello y los hombros tanto cuando se está despierto como cuando se está dormido. En este sentido, es fundamental adoptar una postura correcta cuando se está sentado y utilizando pantallas, así como cuando se está tumbado en la cama, donde preferiblemente se deberá dormir boca arriba o de lado. 
  • Usar una almohada adecuada: Otra de las formas principales de prevenir la cefalea tensional es utilizar una almohada adecuada para dormir. Al hablar de una almohada adecuada es importante tener en cuenta la forma en la que se duerme. Si se duerme boca arriba (la mejor posición posible respecto a este problema), se recomienda utilizar una almohada de una altura media, que permita elevar un poco el cuello y asegurar que la postura del cuello y cabeza sea natural. Si se duerme de lado, es importante que la almohada sea un poco más alta y, sobre todo, firme. En este caso, es fundamental evitar que el cuello quede desalineado con el resto de la columna, por lo que la almohada no deberá ser ni muy alta ni muy baja, sino de la altura justa para que las vértebras del cuello estén perfectamente alineadas con las del resto de la columna. Finalmente, respecto a domir boca abajo, es una postura que habrá que evitar, ya que implica una posición de mucha tensión en el cuello y es una de las causas más habituales que propician la aparición de la cefalea tensional. 
  • Hacer ejercicios y estiramientos de cuello frecuentemente: Sobre todo cuando se trabaja muchas horas con la cabeza en una misma posición (por ejemplo delante de un ordenador). Se recomienda descansar como mínimo cada dos horas, y aprovechar estos descansos para estirar y realizar ejercicios que mejoren la movilidad de la zona del cuello y los hombros. Estos ejercicios y estiramientos se deberán de hacer muy despacio, ya que la tensión acumulada podría implicar contracturas si se pasa de una situación de tensión acumulada a un movimiento muy rápido y brusco. 

Dolor de cabeza y problemas de la visión

Finalmente, hay que tener en cuenta que la tensión en los músculos de cuello y hombros no son la única causa que puede propiciar el dolor de cabeza. En este sentido, los problemas refractivos son también una de las principales causas de dolor de cabeza, especialmente en personas jóvenes que no han acudido nunca al oftalmólogo y que pueden padecer algún problema de visión no diagnosticado. El esfuerzo constante para enfocar, especialmente en pacientes con hipermetropía, genera tensión en los músculos situados alrededor de los ojos, lo que termina irradiando esta tensión al resto de la musculatura de la cabeza y causando episodios de cefalea tensional. 

Debido a esto, si se padecen dolores de cabeza habituales y no se localiza la causa, uno de los aspectos que habrá que tener en cuenta es la necesidad de acudir al oftalmólogo u óptico para que pueda realizar un test de visión y descartar posibles problemas visuales. Tanto si se trata de problemas no diagnosticados como de problemas sí diagnosticados pero que hayan variado sus características, como por ejemplo una variación en el número de dioptrías de uno o de ambos ojos.

¿Por qué veo mal?

1 Comentario

  1. 3 de junio de 202003:56
    dijo:

    El articulo me ha entregado herramientas que facilitara detectar e identificar oportunamente las cefaleas tensionales que desde hace un año comenzaron.
    Tambien saber que hacer.
    Observar mis posturas.
    Asociar algunos diagnosticos de la vista con estas cefaleas tensionales.
    Trabajar el estres.
    Revisar mis almohadas.
    Y otros como el uso o no de analgesicos.
    Agradecida.
    Myriam desde Chile.

Escribe un comentario