Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Beneficios de hacer deporte con una buena salud visual

Salud visual y calidad de vida son dos conceptos difícilmente separables, puesto que, este sentido, los hábitos saludables son básicos para disfrutar con plenitud y seguridad de actividades laborales y de ocio (entre ellas el deporte) que, de otro modo, pueden verse afectadas.

↓ Descarga la

Por lo tanto, es importante adquirir unos hábitos saludables para nuestra vista y someterse a revisiones oftalmológicas periódicas, cuya asiduidad dependerá de nuestra edad, estado general de salud, antecedentes personales y familiares de patología ocular, así como de nuestras circunstancias y necesidades visuales particulares.

Chica y chico deportistas saludándose

El deporte, un aliciente más para cuidar nuestra vista

La práctica deportiva puede ser una motivación muy importante para prevenir e intentar desarrollar al máximo nuestro potencial visual. Un buen examen oftalmológico y optométrico nos permitirá diagnosticar patologías oculares que pueden avanzar sin síntomas, así como descubrir la aparición o el aumento de problemas de la refracción (miopía, hipermetropía y/o astigmatismo) u otras limitaciones visuales que pueden condicionar negativamente nuestra relación con el deporte.

Niño montando en bicicleta con sus padres

A su vez, la práctica deportiva (sobre todo si va acompañada de una dieta equilibrada y ausencia de malos hábitos como fumar o beber alcohol en exceso) es beneficiosa para la prevención de enfermedades sistémicas o generales como la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia, las cardiopatías o la diabetes, la cuales pueden acabar repercutiendo negativamente en nuestra visión.

Hay que tener en cuenta que en el ámbito deportivo la relación con la vista es muy estrecha, puesto que la mayoría de los deportes requieren de un alto grado de atención visual y de una respuesta rápida, precisa y eficaz.

Gozar de una buena agudeza visual a cualquier distancia nos permitirá tener una buena visión tanto estática como dinámica, y también central y periférica, así como poder discriminar los detalles, algo fundamental para manejarse con soltura en deportes como el tenis o el golf.

La importancia de corregir los defectos refractivos

Si nuestra vista no es la idónea por tener algún defecto refractivo (miopía, hipermetropía y/o astigmatismo), será fundamental corregirlo de algún modo para poder practicar toda la gama de deportes existentes con comodidad, seguridad y dando lo mejor de nosotros mismos. Es decir, alcanzando el nivel máximo de nuestro potencial, sin que nuestro defecto visual nos haga rendir por debajo de nuestras posibilidades.

Con gafas y lentes de contacto es posible conseguir una visión aceptable, pero son incómodas, pueden suponer un peligro y hasta ser incompatibles, incluso por una cuestión de normas y reglamentos, con la práctica de determinado deportes, en especial los de contacto físico y los acuáticos.

Afortunadamente, la cirugía refractiva permite a la gran mayoría de personas con defectos de refracción en sus ojos (la luz procedente de los objetos no se enfoca correctamente sobre la retina) poder decir adiós a las gafas y lentillas. La tecnología actual, normalmente mediante láser, permite una intervención rápida, sencilla y sin apenas molestias para el paciente. Además, la recuperación es de unos pocos días.

En definitiva, la corrección de los defectos visuales es la primera medida a tomar antes de empezar a practicar nuestros deportes favoritos.




¿Por qué veo mal?




No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario