Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Conjuntivitis bacteriana: causas, síntomas y tratamiento

La conjuntivitis bacteriana es un tipo de conjuntivitis (inflamación de la conjuntiva) que se caracteriza por estar causada por una infección bacteriana. En estos casos, el principal tratamiento de la enfermedad estará basado en antibióticos, por lo que será necesario acudir de inmediato al oftalmólogo para que pueda evaluar al paciente y prescribir el medicamento más adecuado en cada caso. 

Qué es la conjuntivitis bacteriana

La conjuntivitis bacteriana se produce cuando tiene lugar una infección en la conjuntiva (la capa más exterior del ojo) causada por bacterias. Por lo general, esta infección suele iniciarse en un ojo primero, y después extenderse al otro debido a la facilidad de la transmisión por contacto directo. Se trata de una enfermedad bastante común y que suele remitir en un par de semanas si se sigue el tratamiento adecuado para cada caso. 

Las bacterias que pueden causar la conjuntivitis bacteriana son diversas, y suelen llegar a la conjuntiva del ojo a través del contacto directo con otra zona del cuerpo donde estén las bacterias. En este sentido, es muy habitual que el contagio se produzca como consecuencia de haber transmitido las bacterias desde la mano directamente a la cara o la zona ocular. Debido a esto, es fundamental evitar tocarse los ojos con los dedos y, si se hace, asegurarse siempre de haber lavado la zona correctamente antes de hacerlo. 

New Call-to-action

Síntomas de la conjuntivitis bacteriana

Los síntomas más comunes de la conjuntivitis bacteriana son los siguientes: 

  • Enrojecimiento
  • Picor
  • Sensación de arenilla en el ojo
  • Fotofobia o hipersensibilidad a la luz
  • Lagrimeo abundante

Respecto al lagrimeo abundante, hay que tener en cuenta que, cuando este viene acompañado de la supuración de pus (puede ser blanco, amarillento o verdoso), suele ser el síntoma más indicativo de que la infección que se ha producido es bacteriana y no vírica. No obstante, será necesario que sea el oftalmólogo quien lleve a cabo la evaluación correspondiente para determinar el origen concreto de la infección. 

Tratamiento 

Una vez que ha sido diagnosticada la conjuntivitis bacteriana, el médico prescribirá al paciente un tratamiento adecuado a cada caso. En la mayoría de los casos, el tratamiento estará compuesto de medidas de higiene de la zona afectada, así como del uso de fármacos antibióticos destinados a curar la infección (por lo general, estos fármacos se suministrarán en forma de pomada oftálmica, aunque se pueden presentar en distintos formados según el caso). 

Además, se recomendará evitar el contacto directo con otras personas, ya que la conjuntivitis bacteriana se puede contagiar con facilidad. Por lo general, después de 1 ó 2 semanas de tratamiento, la infección habrá remitido sin mayor importancia. 

¿Para qué sirven los antibióticos?

Hay que tener en cuenta que el uso de antibióticos está limitado a casos concretos. En primer lugar, se trata de medicamentos que solo actúan contra las bacterias. Por ello, no sirve de nada utilizarlos cuando la infección que se quiere combatir está causada por un virus. Así mismo, también hay que considerar  que la variedad de antibióticos que existen es muy amplia y, dependiendo del tipo de bacteria que se quiera combatir, será necesario el uso de una tipología u otra. Además, también hay que tener en cuenta que es fundamental evitar compartir medicamentos con otras personas (por ejemplo las pomadas oftálmicas o los colirios), ya que pueden ser medios de infección igual de efectivos que unas manos sucias u otras vías similares. 

Debido a esto, si se tienen síntomas que puedan deberse a una posible conjuntivitis bacteriana (así como cualquier otro síntoma relacionado con un problema o enfermedad ocular), lo que se deberá hacer es acudir al médico para que lleve a cabo la evaluación correspondiente y, a continuación, prescribir el tratamiento adecuado en cada caso. 

Fuente:

MSD Manuals – Conjuntivitis bacteriana aguda

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario