Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Ojos irritados: causas y prevención

Nuestros ojos se pueden irritar por distintas causas externas e intrínsecas al ojo. En este artículo, repasamos las causas más frecuentes que pueden provocar los ojos irritados y daremos algunas pautas para prevenirla.

↓ Descarga la Ojos irritados causas

Llamamos irritación al picor, enrojecimiento o sensación de cuerpo extraño en los ojos. A veces sentimos que algo nos molesta, pero no sabemos la causa.

En estos casos, ante todo, no debemos tocar nuestros ojos, ya que solo empeoraremos la situación. Las causas de la irritación pueden ser de lo más variado:

  • Alergias: las alergias a ciertos agentes externos como el polen, el pelo de algunos animales, el polvo, la humedad, etc. Ante estos agentes, nuestros ojos producen histamina, una sustancia diseñada para protegerlos de las amenazas, pero que hace que nos molesten y que se produzca irritación del ojo. Es lo que se conoce como conjuntivitis alérgica.
  • Sequedad. El ojo seco no solo molesta, sino que además suele verse enrojecido y puede llegar a causar visión borrosa. Los ambientes muy secos perjudican a nuestros ojos por lo que es recomendable usar humidificadores para contrarrestar los efectos del aire acondicionado y de la calefacción y así cuidar nuestros ojos a lo largo de todo el año.
  • Agentes ambientales: el viento, trabajar en un ambiente seco, o la contaminación pueden irritar nuestros ojos. Debemos tener cuidado y protegerlos de entornos perjudiciales.
  • Excesiva exposición a las pantallas: Por otro lado, hay que recordar que, al igual que la luz ultravioleta puede ser la causa de un ojo rojo, también la sobreexposición a la luz de las pantallas como las del ordenador o el teléfono móvil pueden causar este enrojecimiento ocular. Por ello, es conveniente descansar cada cierto tiempo cuando se está usando este tipo de dispositivos.
  • Polvo u otras partículas en el ojo. Cuando una partícula entra en contacto con nuestro ojo puede provocar traumatismos que, aunque leves en la mayoría de casos, son muy molestos. Se deben proteger siempre los ojos con gafas en entornos polvorientos.
  • Piscinas: los químicos que se usan en las piscinas son una de las principales causas de la irritación de ojos en verano. Las piscinas son una de las primeras causantes de conjuntivitis en verano, por lo que es recomendable usar siempre gafas protectoras para nadar en la piscina.
  • El sol: el exceso de exposición a la radiación del sol puede irritar nuestros ojos y causarles daños, por eso se recomienda usar gafas de sol cuando vayamos a exponernos a él, aunque no nos moleste.
  • Lentillas: usar las lentillas en exceso, dormir con ellas puestas o una mala higiene son también causas habituales de irritaciones e infecciones de los ojos.
  • Virus, bacterias u hongos causan enfermedades e infecciones como conjuntivitis, úlceras corneales o blefaritis y todas ellas provocan irritación.
  • Alergias. Los ojos liberan histamina para proteger al cuerpo de los alérgenos y esta sustancia es la que hace que se nos irriten y enrojezcan. En estos casos es especialmente importante no frotarse los ojos, ya que solo conseguiremos empeorar la situación.
  • Humo o contaminación: Por otro lado, otro de los factores más comunes que puede ser la causa de los ojos rojos e irritados son las condiciones ambientales. En este sentido, espacios saturados de humo, así como núcleos urbanos altamente contaminados, pueden provocar picor y sequedad en los ojos, lo que termina por convertirse en un enrojecimiento y molestias constantes.
  • Infecciones. Las infecciones en los ojos, como la conjuntivitis, la blefaritis o la uveítis, por ejemplo; también hacen que se hinchen los vasos sanguíneos. En estos casos, el oftalmólogo debe indicar cuál es el tratamiento a seguir.
  • Catarros y resfriados: Otras causas habituales son los resfriados o
  • procesos gripales. En estos casos, el enrojecimiento de los ojos se causa tanto por la presión generada por la sinusitis en la nariz, como por la producción de histamina por parte de nuestro sistema inmunológico, que actúa para defendernos de los gérmenes que causan la enfermedad.
  • Falta de sueño: Así mismo, otra de las causas más comunes que pueden ser motivo de ojo rojo es no dormir las horas suficientes. Esto provoca que el cansancio se acumule en todo el cuerpo, incluidos los ojos, por lo que la sangre que se concentra en los vasos sanguíneos de la zona aumenta.
  • Hemorragia subconjuntival: A veces puede aparecer una mancha roja en un ojo debido a una hemorragia subconjuntival. Esto puede ocurrir tras hacer un gran esfuerzo, incluso tras un ataque de tos, que haga que se rompa un vaso sanguíneo en la superficie del ojo. A pesar de que pueda asustarnos, si no hay dolor y la visión es normal, no suele ser un problema grave y la mancha desaparecerá tras unos días

Mujer morena con gafas en la cabeza se frota los ojos

Prevención

La irritación en el ojo es muy molesta, pero en la mayoría de casos no implica ninguna enfermedad grave. En ningún caso se deben frotar los ojos y se recomienda acudir a un oftalmólogo si la irritación persiste para averiguar su causa y recibir un tratamiento adecuado. No obstante, en la mayoría de casos, la irritación puede prevenirse con una adecuada higiene y cuidado de los ojos. Algunos consejos a tener en cuenta son los siguientes:

  • Se debe evitar frotar los ojos en todos los casos, ya que este gesto puede introducir bacterias que nos causen infecciones oculares. Además, si nuestros ojos están liberando histamina, frotarlos no hará más que incrementar las molestias, ya que la histamina se extenderá por toda la superficie ocular.
  • Evitar factores potencialmente irritantes, como son el sol, el polvo, la contaminación o los ambientes secos. Se deben usar gafas protectoras en piscinas y en puestos de trabajo que presenten un riesgo ocular.
  • Dormir al menos 6 horas al día, para evitar la irritación ocular causada por el cansancio
  • Descansar la vista mirando a un punto lejano un par de minutos cada hora cuando se trabaja frente al ordenador. Al trabajar concentrados tendemos a parpadear menos y peor. Al parpadear correctamente, evitamos la sequedad ocular.
  • Mantener una estricta higiene con las lentes de contacto, no usarlas más tiempo del debido y desecharlas cuando se cumple el tiempo recomendado de uso.
  • Evitar lugares con humo o contaminación, así como con presencia de cualquier alérgeno que pueda producir una reacción alérgica en el paciente.
  • Ventilar los lugares cerrados y hacerlo a primera hora de la mañana, que es cuando la cantidad de polen y contaminación es más baja.
  • Tener a mano lágrimas artificiales (gotas) con las que combatir la sequedad ocular y usarlas cuando sea necesario. Evitar, en todo caso, los remedios caseros como tratamiento.
  • Proteger y descansar los ojos cuando se trabaja delante de una pantalla o se está delante de una pantalla durante períodos de tiempo largos.
  • Usar gafas de sol homologadas en los espacios exteriores, incluidos los períodos de invierno aunque la luz solar sea menor.
  • Dormir al menos ocho horas al día y hacerlo con calidad, en un entorno tranquilo y sobre una almohada que sea cómoda para facilitar el adecuado drenaje de la zona de los ojos.
  • Seguir una alimentación variada, sana y equilibrada. Es importantísimo que nuestra dieta sea rica en alimentos naturales, destacando sobre todo frutas y verduras frescas, en especial aquellas que sean ricos en determinadas vitaminas (como la A, B y C) y minerales (como el zinc).
  • Gestionar el estrés. Junto al descanso adecuado, aprender a manejar el estrés diario (acudiendo a clases o terapias en caso necesario) es otra cuestión fundamental. 
  • La práctica habitual de deporte, o de alguna actividad relajante como el yoga, también es de gran ayuda en este objetivo.

Y, sobre todo, debemos acudir al médico en caso de un problema en la visión o una infección vírica o bacteriana en los ojos, así como hacerlo de forma periódica para realizar las revisiones correspondientes.


ojos sanos todo el año

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario