Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Conjuntivitis bacteriana: síntomas, tratamiento y diferencias con la vírica

La conjuntivitis bacteriana es una de las afecciones del ojo más frecuentes, pudiendo darse en personas de todas las edades. Consiste en una infección producida por una bacteria que provoca la irritación e inflamación de la conjuntiva, que es el tejido que recubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo. Como la conjuntiva es una capa muy fina y casi transparente, cuando los vasos sanguíneos que la recorren se inflaman se hacen más visibles, provocando un enrojecimiento del ojo.

New Call-to-action

Síntomas de la conjuntivitis bacteriana

Los síntomas de la conjuntivitis, y especialmente de la conjuntivitis bacteriana, son muy visibles y característicos, lo que permite su identificación con facilidad. Estos son los principales:

  • Enrojecimiento de uno o ambos ojos.
  • Picor y, en algunos casos, dolor en el ojo afectado.
  • Presencia de una secreción espesa y amarillenta.
  • Lagrimeo excesivo o epífora.
  • Sensación de arenilla o cuerpo extraño dentro del ojo.
  • En algunos casos también se puede dar hipersensibilidad a la luz.

Tratamiento de la conjuntivitis bacteriana

Pese a ser un problema menor, la conjuntivitis bacteriana precisa de tratamiento antibiótico en forma de colirio prescrito por el oftalmólogo.  

Por lo general, el tratamiento dura de 7 a 10 días, durante los cuales es necesario colocarse las gotas de colirio en el ojo afectado (muchas veces son los dos puesto que se suele contagiar de un ojo al otro) varias veces al día.

Mujer echándose colirio en el ojo

¿Es contagiosa la conjuntivitis bacteriana?

Lo cierto es que, si no se toman la medidas higiénicas adecuadas, la conjuntivitis bacteriana es muy contagiosa. Por este motivo, nunca se deben compartir toallas, pañuelos, etc. con personas que presenten síntomas de la infección. También debemos ser precavidos y extremar las medidas higiénicas para evitar entrar en contacto con la bacteria a través de los dedos de las manos.

La principal vía de contagio de la conjuntivitis bacteriana es, precisamente, el contacto con una persona que presente la infección. No obstante, existen otros factores que predisponen al desarrollo de la conjuntivitis:

  • Uso de cosméticos o pinceles contaminados por la bacteria.
  • Usar lentes de contacto sin las debidas medidas y precauciones higiénicas.
  • Utilizar frecuentemente determinados medicamentos para los ojos.
  • Puede ser también un efecto secundario de una cirugía ocular.

Diferencias entre la conjuntivitis bacteriana y la conjuntivitis vírica

 

  • Aunque ambas son contagiosas, la principal diferencia es que una está provocada por una bacteria y otra por un virus.
  • La conjuntivitis vírica está asociada, por lo general, a resfriados,infecciones de la vías respiratorias e irritación de garganta, por lo que es más común en los meses fríos. Esto no ocurre con la conjuntivitis bacteriana.
  • Como hemos dicho, la conjuntivitis bacteriana precisa de tratamiento antibiótico para evitar que la infección pueda complicarse, afectando a la córnea por ejemplo. Sin embargo, la vírica no suele necesitar tratamiento.
  • En cuanto a la duración de los dos tipos de conjuntivitis, aunque puede ser variable la vírica suele durar entre una y dos semanas y la bacteriana entre 7 y 10 días, dependiendo del paciente.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario