Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Los hábitos alimentarios que más dañan nuestra salud y nuestra vista

En anteriores posts hemos hablado extensamente del importantísimo papel que juega una correcta alimentación en nuestra salud en general y, muy particularmente, en lo que afecta a la salud de nuestros ojos. Hemos hablado de cuáles son las pautas de alimentación más adecuadas, estableciendo un ránking de alimentos especialmente beneficiosos para mantener durante muchos años una vista de lince y retrasar los problemas oftalmológicos.

En este post vamos a hacer justamente lo contrario: desvelar los hábitos alimentarios malos para la vista.

Unas malos hábitos alimenticios pueden dañar la vista [Descarga esta guía gratuita y descubre los nutrientes, vitaminas y recetasbuenos para vista]

Alimentos perjudiciales para la vista

Los especialistas en salud y nutrición, así como los oftalmólogos, lo tienen muy claro. Para mantener y, en la medida de lo posible, mejorar la salud ocular y evitar los problemas ocasionados por el paso de los años, que pueden degenerar en patologías importantes, como diversas afecciones de la retina o la degeneracion macular asociada a la edad (DMAE), nuestros ojos necesitan especialmente los siguientes nutrientes y elementos:

  • Vitamina A (muy presente en los lácteos y el pescado azul).
  • Vitamina C (siendo los críticos los que proporcionan el mayor aporte).
  • Vitamina E (muy abundante en los vegetales de hoja verde).
  • Omega 3 (lo encontramos en el pescado azul, el marisco o la yema de huevo).

Por lo tanto, el primer mal hábito alimentario es que nuestra dieta no sea lo suficientemente variada, y no incluya los alimentos ricos en las vitaminas y elementos citados.

Además de este error principal, encontramos otros fallos alimentarios que, sobre todo si se convierten en hábitos frecuentes, acaban siendo muy perjudiciales para nuestra salud y nuestra vista

Hábitos perjudiciales para la vista

  • Picar entre comidas. Debemos evitar alimentos como los snacks, los dulces o las chocolatinas, que solamente aportan calorías vacías.
  • Abusar de las grasas saturadas y los azúcares. Además del antiestético sobrepeso, estas sustancias pueden llegar a taponar venas  y arterias, favoreciendo enfermedades cardiovasculares y de la vista. No se debe olvidar que las venas que llegan a los ojos son muy finas y cualquier anomalía puede provocar  distorsiones visuales.
  • Saltarse comidas, especialmente el desayuno. Además de quedarnos sin combustible en las horas más importantes del día, el actuar así altera el metabolismo y hace que comamos con demasiado ansia.
  • Comer demasiado rápido. Otra mala costumbre que impide hacer una buena digestión, favorece el estrés y perjudica nuestro estado de salud mental y físico.
  • Beber alcohol. Es otro mal hábito muy perjudicial para distintos aspectos de nuestra salud.

Mujer con camisa a cuadros comiéndose un bollo frente al ordenador

Sin embago, podemos aplicar cambios en la alimentación y el estilo de vida para mejroar la salud de nuestros ojos. Y es que una alimentación equilibrada fortalece el sistema inmune y puede evitar a contraer enfermedades, como la diabetes. Además, esta enfermedad tiene entre sus principales complicaciones diversas patologías graves de la vista, como la retinopatía diabética.

El complemento ideal para unos buenos hábitos alimentarios es practicar deporte en la medida de nuestras posibilidades. Asimismo, es importante acudir al oftalmólogo no sólo cuando notemos algún síntoma extraño o problema en la vista, sino también a modo de chequeo frecuente (una vez al año sería lo ideal) y rutinario simplemente para comprobar que todo está en orden en un sentido tan preciado, y también delicado, como es nuestra vista.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario