Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Lagrimal obstruido en bebés: qué hacer

La estenosis de los conductos lacrimonasales, o lagrimal obstruido, puede afectar hasta a un 20% de los bebés en los primeros meses de vida debido a la inmadurez del canal nasolagrimal. No obstante, también es posible que el problema se deba a que el conducto, en el caso de los bebés, al ser todavía más estrecho que en el caso de los adultos, se pueda obstruir con mayor facilidad. Así mismo, otra posibilidad es que el conducto esté cerrado por una membrana. En estos casos, los padres pueden llegar a la conclusión de que este sea el problema debido a que el bebé presenta un lagrimeo constante e inflamación del párpado inferior, además de abundantes legañas.

Lo cierto es que, como todo lo que suele afectar a los niños de corta edad, genera en los padres alarma y bastante angustia. Sin embargo, es una afección que suele curarse por sí misma con el paso del tiempo y que, en el caso de necesitar cirugía, es sencilla y exenta de peligros.

New Call-to-action

Habitualmente, hacia el sexto mes de vida mejora y no suele presentar mayores contratiempos. Aunque es cierto que, si el problema persiste, puede resultar aconsejable visitar a un especialista para que valore el caso. No obstante, no podemos descartar que se trate de una conjuntivitis derivada de una infección vírica o bacteriana y que, por lo tanto, necesite el tratamiento oportuno. Este problema, además, puede presentarse en uno en ambos ojos, por lo que también es importante que se preste la debida atención a ambos ojos del pequeño.

Bebé moreno con los ojos y la boca abiertos

¿Qué hacer si el bebé presenta el lagrimal obstruido?

Aunque lo habitual es que este problema se resuelva de manera espontánea a los pocos meses e incluso semanas, sí que podemos facilitar el drenaje de las lágrimas realizando un suave masaje en la zona localizada entre el ángulo interior del ojo y la base de la nariz. 

Este masaje se realiza con delicadeza presionando ligeramente la zona para facilitar la salida natural de la lágrima. Hay que tener en cuenta que el conducto que dirige la lágrima desde el ojo hasta la parte interna de la nariz pasa por la parte interior del extremo del párpado inferior. Es decir, esta es la zona que se deberá masajear para que la lágrima pueda circular a través del conducto de forma natural. 

Como es lógico, a la hora de realizar este masaje, es muy importante asegurarse de varios aspectos importantes:

  • Realizarlo con suavidad: No se debe olvidar que la piel de los bebés es mucho más suave y delicada que la de un adulto. Por ello, la presión que se debe ejercer es la adecuada para permitir que la lágrima circule por el conducto lagrimal pero, al mismo tiempo, la adecuada para que no se haga daño al bebé. 
  • Realizarlo con las manos completamente limpias: Como es natural, el masaje se deberá de realizar con la yema de los dedos y el resto de la mano completamente limpias para evitar posibles infecciones. Para ello, por lo general basta con lavarse adecuadamente las manos con agua y jabón antes de iniciar el masaje. 
  • Realizarlo de forma frecuente: Por otro lado, es importante que el masaje de la zona del lagrimal obstruido se lleve a cabo por lo menos dos o tres veces al día. Esta será la forma adecuada de garantizar que la zona no se obstruye y, en consecuencia, evitar también posibles infecciones. 
  • Tener especial cuidado con las uñas: Dado que el masaje se realiza con la yema de los dedos, es especialmente importante tener cuidado con las uñas en el momento de realizarlo para que no se dañe la piel o el ojo del bebé. 

Además, es preciso que mantengamos una correcta higiene mediante el empleo de suero fisiológico. El suero fisiológico se usará para retirar las legañas con la ayuda de una gasa estéril. Es importante tener en cuenta que no es recomendable emplear algodón en este tipo de limpiezas. El algodón deja restos de fibras que pueden quedar en el ojo del bebé y, en consecuencia, causarle molestias.

Por lo general, con estos sencillos consejos y cuidados, se puede conseguir aliviar las molestias derivadas de un lagrimal obstruido en bebés. Sin embargo, si el problema fuera de mayor envergadura, existen otro tipo de tratamientos que ayudarán a solucionarlo. 

¿Y qué pasa si el problema persiste?

Cuando el problema del lagrimal obstruido en bebés persiste (por lo general se considera que como mínimo hay que esperar hasta que el bebé tenga la edad de 8 meses, que es cuando se considera que el lagrimal obstruido debería haberle solucionado por sí mismo de forma natural), lo más recomendable es consultar con el médico para que lleve a cabo una exploración en el bebé y valore la posibilidad de llevar a cabo una pequeña operación que solucione de manera definitiva el problema. 

Dicha operación es muy sencilla y breve. De hecho, la intervención es de carácter ambulatorio, y no suele demorarse más de 15 minutos. Según sea el caso, se emplea un colirio anestésico o anestesia general. Respecto a la decisión de si se opta por la anestesia general o por la anestesia local, hay que tener en cuenta que deberá ser el médico quien valore qué opción es la más recomendable en cada caso. Para ello, se tienen en cuenta diferentes factores, como la edad del bebé o el peso del pequeño, entre otros.

Respecto a la realización de la operación, esta se lleva a cabo introduciendo un fino alambre con la punta roma (aguja con punta no punzante) por el conducto, y a continuación se irrigará con una solución salina estéril con el fin de asegurarse de que las lágrimas descienden por la parte posterior de la nariz, lo que permitirá garantizar que el conducto ya no está obstruido. 

Una vez en casa, se debe aplicar un colirio antibiótico durante unos días para evitar posibles infecciones. El porcentaje de éxito se sitúa entre el 85% y el 95%, siempre que se practique en niños menores de 12 meses. Si es mayor de esta edad, existen mayores probabilidades de que se tenga que repetir, dado que la propia naturaleza del bebé favorece el éxito de la operación en el caso de los niños más pequeños.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario