Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

El blog de la Oftalmología

Mancha marrón en el ojo: ¿qué significa?

La esclerótica es el recubrimiento exterior que rodea al ojo, que en circunstancias normales es de color blanco. Se trata de un tejido que abarca desde la córnea al nervio óptico y está compuesta principalmente, por fibras de colágeno, lo que la hace fuerte, resistente y opaca. La función de la esclerótica es la de dar forma al ojo y actuar como estructura de protección de los elementos internos del ojo.

New Call-to-action

A la esclerótica se la conoce también como “el blanco del ojo” debido a su característico color, el cual es signo de que se encuentra sana. A veces aparece una mancha marrón en el ojo, que suele ser una circunstancia benigna y sin importancia producida, en ocasiones, por una acumulación de hierro en el organismo.

¿Por qué aparecen manchas en la conjuntiva?

Primer plano de ojo con luz verde

Existen numerosas causas posibles que explican la aparición de manchas en la conjuntiva o la parte blanca visible del globo ocular. En su gran mayoría, estas pigmentaciones, que pueden ser marrones o de otros colores, son completamente benignas: 

  • Mancha marrón. Es muy común y casi siempre benigna, y se suele deber a un exceso de hierro en nuestro organismo. Suele ser una circunstancia puntual que desaparece de forma espontánea.
  • Mancha roja. Suele deberse a una hemorragia o hematoma en el ojo. Habitualmente no tiene demasiada importancia.
  • Nevus conjuntivales. Son tumores casi siempre benignos que se suelen desarrollar en la infancia o la juventud. 
  • Melanosis Adquirida Primaria (MAP). Son cambios en la  pigmentación de la esclerótica que se producen en la edad madura o avanzada y que deben ser examinados regularmente por un oftalmólogo ya que, aunque es muy poco frecuente, en ocasiones se convierten en una patología maligna.
  • Ciertos medicamentos. Algunos pacientes desarrollan un oscurecimiento anormal de la conjuntiva por la acción de algunos medicamentos, tanto sistémicos como tópicos.
  • Enfermedades endocrinas y cambios hormonales del embarazo. Estas dos situaciones pueden incrementar la producción de melanina, lo que puede ocasionar un oscurecimiento progresivo de la piel que, en algunas ocasiones, (aunque no es muy frecuente) llega a notarse en la conjuntiva.

Debemos acudir al oftalmólogo para descartar alguna patología importante 

Aunque, como hemos comentado, la aparición de una mancha marrón o roja en la conjuntiva casi nunca reviste importancia, ante cualquier cambio de color en la esclerótica debemos acudir al oftalmólogo para que nos haga una revisión. El objetivo es descartar que estas alteraciones de la pigmentación se deban a una enfermedad de la propia esclerótica, o bien de otro órgano pero que se manifieste con una alteración de la misma.

Por ejemplo, enfermedades como el herpes, la tuberculosis o la toxoplasmosis pueden provocar esclerosis, una inflamación grave y crónica de la esclerótica que puede llegar a causar pérdida de visión.

Por otro lado, debemos prestar especial atención a la ictericia, que consiste en un coloración amarillenta de la esclerótica de los ojos y de la piel provocada por un exceso de bilirrubina en la sangre, que puede indicar un trastorno del hígado por tumores u otras enfermedades potencialmente graves.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario