Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Se pueden tener los ojos de distinto color?

La gran mayoría de personas tienen los dos ojos del mismo color, ya sean marrones (que es el porcentaje mayoritario), azules o verdes. Pero… ¿se pueden tener los ojos de distinto color? Pues sí. Muy pocas personas en el mundo presentan esta condición, puesto que se trata de un fenómeno extremadamente raro. Pero existe y tiene una denominación específica: heterocromía del iris.

New Call-to-action

El iris es la parte del ojo que define su color

El iris es la membrana que se encuentra situada entre la córnea y el cristalino cuya principal función es regular la cantidad de luz que llega a la retina. Pero también es la parte del ojo que determina su color, el cual dependerá de la cantidad y coloración de los melanocitos, que son las células que contienen un pigmento llamado melanina.

El hecho es que si los melancitos se concentran en la superficie posterior del iris, el ojo tendrá colores más claros: azul o verde. Mientras que si se distribuyen por todo el iris, su tonalidad será más oscura, de un color tirando a marrón o negro.

La heterocromía del iris

Al extraño e inusual fenómeno de tener un ojo de cada color (muy infrecuente en seres humanos pero no tanto en animales como perros, gatos o caballos) se le denomina heterocomía del iris, pudiendo ser de dos tipos:

  • Heterocromía iridium o completa. Cada ojo de la persona es de un color diferente.
  • Heterocromía iridis o parcial. Una persona presenta dos tonalidades distintas dentro del mismo ojo.

Ojo con iris arcoiris

Causas de la heterocromía

La mayoría de personas que tienen una tonalidad diferente en cada ojo presentan esa rara condición desde el nacimiento, tratándose pues de una heterocromía congénita, que casi siempre es de origen genético. En algunos casos, debido a lesiones y otras enfermedades, la heterocromía se produce con posterioridad, tratándose por lo tanto de una heterocromía adquirida.

Sea congénita o adquirida, este trastorno solo tiene consecuencias de carácter estético, ya que el hecho de tener un ojo de cada color o presentar diferentes tonalidades en el mismo ojo no supone una pérdida de la calidad de la visión, ni tampoco acarrea alteraciones visuales de ningún tipo.

Entre los factores que pueden provocar una heterocromía del iris encontramos los siguientes:

  • Presencia de depósitos de hierro sobre el iris, lo que se conoce como siderosis o hemosiderosis. Normalmente tienen lugar como consecuencia de un traumatismo.
  • Ciclitis heterocromática de Fuch. Es una inflamación de la cámara anterior del ojo.
  • Algunos medicamentos para tratar el glaucoma  pueden llegar a provocar alteraciones en el color del iris.
  • Diversas patologías visuales, como melanomas o uveítis, también pueden derivar en una heterocromía.

Como  hemos visto, el color de nuestros ojos viene determinado por el iris y es invariable. Por ello, si en algún momento nos apetece lucir unos ojos de un color diferente tendremos que recurrir a las lentes de contacto de color. Se trata de un opción muy utilizada entre aquellas personas a las que les gusta transformar su aspecto físico de vez en cuando.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario