Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Ojos saltones o exoftalmia: síntomas y tratamiento

Hay que tener en cuenta que los ojos saltones, aquellos que aparentan estar desplazados para delante de la órbita normal, no siempre están relacionados con un problema óptico o con una enfermedad. Sin embargo, también existen situaciones en las que estos ojos saltones sí que pueden ser un síntoma de un problema mayor, por lo que es importante consultar a un médico para que evalúe la situación personal de cada paciente y se adopten las medidas más recomendables en cada caso. 

New Call-to-action

Qué es la exoftalmia u ojos saltones

Se denomina exoftalmia, exoftalmos, o simplemente ojos saltones, a la propulsión del globo ocular hacia delante de sus órbitas naturales. Los pacientes que presentan este trastorno suelen mostrar uno o ambos ojos desplazados hacia delante, como si fueran a “salirse de sus órbitas”. Más allá del elemento estético, hay que tener en cuenta que, los ojos saltones o exoftalmia, pueden ser un problema para la salud, ya que suelen ser un síntoma asociado a otros problemas o enfermedades concretas. 

Hombre con los ojos muy abiertos

Síntomas de la exoftalmia

El principal síntoma de la exoftalmia o exoftalmos es la presencia de los ojos afectados hacia fuera de sus órbitas naturales. Además de esta propulsión, los ojos afectados suelen presentar sequedad ocular frecuente. Esto está causado como consecuencia de que, al estar desplazados hacia delante, el párpado no termina de cubrir por completo la superficie del globo ocular, lo que implica una peor lubricación del ojo. En consecuencia, el ojo afectado presenta mayor sequedad, lo que, por contradictorio que pueda parecer, se suele manifestar con un abundante lagrimeo que intenta compensar la falta de lubricación natural obtenida con el parpadeo. 

Causas y posibles complicaciones de la exoftalmia u ojos saltones

Hay que tener en cuenta que la exoftalmia y ojos saltones es un síntoma causado por otros problemas. Entre las causas más comunes cabe citar las siguientes:

    • Trastornos o lesiones óseas: Una de las posibles causas de los ojos saltones estaría en alguna lesión ósea o trastorno de la zona cercana a los ojos. En este sentido, se puede deber al daño causado por un traumatismo o, por ejemplo, a una operación cercana a la zona.
    • Presencia de tumoraciones: Aunque no es lo más común, la presencia de tumoraciones en la zona cercana o posterior a los ojos puede ser una de las causas de los ojos saltones o exoftalmos. En estos casos, será necesario valorar el tipo de tumoración del que se trata, y si es conveniente o no valorar la extirpación del mismo. 
    • Infección ocular: Una de la causas más habituales que pueden causar la exoftalmia u ojos saltones son las infecciones en la parte posterior del ojo. Se trata de una de las causas más comunes cuando la propulsión del ojo se ha producido en poco tiempo o de forma repentina. 
    • Problemas relacionados con la glándula tiroides: Finalmente, otra de las causas más comunes que pueden favorecer la aparición de este problema son las enfermedades relacionadas con la glándula tiroides, tales como el hipertiroidismo o la enfermedad de Graves. En estos casos, el tratamiento deberá estar centrado en tratar la enfermedad que causa los ojos saltones más que en el síntoma en sí mismo. 

Cuándo acudir al médico

En cualquier caso, será necesario acudir al oftalmólogo para que pueda evaluar cuáles son las causas concretas de cada caso de exoftalmos u ojos saltones. Por ello, si se sospecha que se puede estar padeciendo de este problema, se recomienda acudir al médico para que pueda llevar a cabo una evaluación y el posterior diagnóstico. Además, si la propulsión de uno o ambos ojos se ha producido en poco tiempo, es especialmente importante acudir lo antes posible, ya que lo más probable es que se trate de un problema relacionado con una infección y será necesario comenzar un tratamiento adecuado para curarla. 

Posibles tratamientos

Debido a la gran variedad de causas que pueden producir los ojos saltones o exoftalmos, cada uno de los tratamientos que se administren estará en consonancia con la causa concreta del problema. Por ejemplo, en el caso de que se diagnostique una infección de tipo bacteriana, lo más común será que el tratamiento esté centrado en la administración de un antibiótico concreto.

En el caso de que la causa esté ligada a una lesión ósea, se valorará la necesidad o no de operar para corregir la propulsión de los ojos. En el caso de que la causa sea de tipo tumoral, se deberá valorar en primer lugar el tipo de tumoración (que puede ser benigna o maligna), así como la necesidad o no de realizar una cirugía para su extirpación. Finalmente, en el caso de que la causa esté ligada a un problema de tiroides (una de las causas más comunes), lo más habitual será que se derive al paciente a un endocrino para que sea este quien determine el tratamiento más recomendable. 

Fuentes:

MSD Manuals – Ojos saltones

MedlinePlus – Ojos saltones

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario