¿Qué es el nervio óptico y cuál es su función?

El nervio óptico es el nervio sensitivo que conecta cada uno de los globos oculares con la parte del cerebro encargada de la visión, que está situada en el lóbulo occipital. Por lo tanto, la función del nervio óptico es la de transportar las imágenes recibidas por el sistema visual, transformadas en impulsos nerviosos, hasta el cerebro, donde serán procesadas.

Habitualmente, el nervio óptico se considera el segundo de los doce pares craneales o nervios craneales, doce pares de nervios que comunican el encéfalo con distintas zonas periféricas (cabeza, cuello, tórax y abdomen).El nervio óptico está compuesto de fibras y parte de papila o disco óptico, que se encuentra en la retina y donde convergen los axones de las células ganglionares. La retina es el tejido sensible a la luz que está situado en la parte interior del ojo, donde se proyectan las imágenes que han entrado en el ojo a través de la córnea, que han pasado por la pupila, y que han atravesado el cristalino. En la retina, a través de las células fotosensibles que la componen (conos –encargados de la visión diurna y del color- y bastones –encargados de la visión nocturna y de la percepción del movimiento periférico) se producen una serie de fenómenos químicos y eléctricos por los que las imágenes se transforman en impulsos nerviosos.

El nervio óptico tiene aproximadamente 1,5 millones de axones (un axón es la prolongación de las neuronas especializadas en conducir el impulso nervioso) y su longitud total es de unos 5 centímetros hasta el quiasma óptico, el punto donde se unen y entrecruzan los nervios procedentes de ambos globos oculares. Las imágenes formadas en cada una de las retinas se cruzan al lado opuesto del cerebro en el quiasma óptico. Esto permite que las imágenes de cada lado del campo de ambos ojos se transmitan al lado apropiado del cerebro.

NERVIO OPTICO DAÑADO

El nervio óptico puede estar dañado por el resultado de diferentes procesos, que van desde el glaucoma hasta los diferentes tipos de neuropatías (inflamatorias o neuritis óptica, isquémicas, compresivas, tóxicas y carenciales, atrofias, excavaciones…) o lesiones ocasionadas por traumatismos. La rama de la medicina que se encarga del estudio de estas patologías se conoce como neuroftalmología.

SINTOMAS DEL NERVIO OPTICO DAÑADO

El principal síntoma del daño en el nervio óptico es la disminución o pérdida total o parcial de campo visual (porción del espacio en el que los objetos son visibles durante la fijación de la mirada en una dirección).

Otros posibles síntomas de posibles patologías que afecta al nervio óptico son:

  • Visión borrosa.
  • Visión oscurecida (el paciente percibe la imagen como si hubiera menos iluminación o como si tuviera menos brillo).
  • Visión alterada de los colores.
  • Aparición de flashes o destellos luminosos.

Estas manifestaciones pueden aparecer de forma rápida.

EXPLORACION DEL NERVIO OPTICO

El especialista en oftalmología debe valorar diferentes aspectos y realizar distintas pruebas para evaluar el estado del nervio óptico:

  • Medición de la agudeza visual de lejos y de cerca.
  • Campimetría. Permite analizar si se ha producido una pérdida del campo visual, especialmente del periférico que apenas provoca síntomas.
  • Examen del fondo de ojo.
  • Examen de los movimientos oculares
  • Tomografía de coherencia óptica (OCT). Es una prueba de no contacto que ofrece imágenes seccionadas de las diferentes estructuras que componen el sistema visual, incluido el nervio óptico. Es de especial utilidad para examinar si existen lesiones en la papila, área central de la retina de donde parte el nervio óptico.

TRATAMIENTO DEL DAÑO EN EL NERVIO OPTICO

El tratamiento del daño en el nervio óptico, dependerá de la patología que lo haya ocasionado (glaucoma, neuritis, traumatismos…). Algunos tratamientos para los trastornos del nervio óptico permiten recuperar la vista, al menos en parte, pero para otros no hay tratamiento, o el tratamiento sólo puede prevenir una mayor pérdida de la visión.