OCT macular
(tomografía de coherencia óptica): ¿qué es?

La OCT macular (tomografía de coherencia óptica) es una técnica de imagen que, en el ámbito de la oftalmología permite el diagnóstico, control y seguimiento de los problemas de mácula. Esta prueba, en concreto, permite tomar fotografías de la sección transversal de la retina, el tejido que recubre la parte posterior del ojo en el que se encuentra la mácula. Se caracteriza por utilizar ondas de luz, por lo que no es invasiva y es muy cómoda para el paciente.

¿En qué consiste y para qué se utiliza este examen?

La OCT macular (tomografía de coherencia óptica) es una técnica de imagen que se lleva empleando desde 1995, aunque ha evolucionado mucho desde entonces. Actualmente, es una prueba que tiene ciertas semejanzas con el TAC y con la resonancia magnética. La tomografía de coherencia óptica emplea un emisor de luz infrarroja y aprovecha un complejo principio óptico (la interferometría) para obtener imágenes o cortes de una altísima resolución, similar a la obtenida en cortes microscópicos de la retina.

De esta manera, permite el diagnóstico, control y seguimiento de los problemas de la mácula y, por extensión, de la retina, de la coroides y del vítreo. En concreto, esta prueba ofrece información objetiva y en profundidad sobre el grosor de la retina (medido en micras), su anatomía microscópica y los cambios patológicos en su espesor. Además, la OCT hace posible evaluar las condiciones en las que se encuentran las partes anteriores del globo ocular, como la córnea o el ángulo iridocorneal.

¿Cuándo se necesita esta prueba y qué enfermedades detecta?

El oftalmólogo suele indicar la necesidad de realizar una OCT macular cuando observa algún tipo de cambio en la retina durante la realización de una exploración de fondo de ojo al paciente. Para analizar el fondo de ojo, el especialista dilata la pupila mediante fármacos que provocan una midriasis temporal y, a continuación, observa las estructuras del polo posterior con una lámpara de hendidura y lentes de biomicroscopia u oftalmoscopio.

La OCT permite realizar una “fotografía virtual” perfecta de las distintas capas de este tejido sensible a la luz, de tal manera que resulta muy útil en el caso de pacientes que padezcan o que se sospecha que padecen enfermedades como:

  • Degeneración macular asociada a la edad (DMAE). En el caso de la DMAE, una de las principales causas de pérdida de visión en los países desarrollados, la OCT proporciona una gran cantidad de información sobre la enfermedad, desde la forma de DMAE que sufre el paciente (DMAE seca o DMAE húmeda), el estadio en el que se encuentra la enfermedad, si existe o no actividad, o si el paciente mejora o empeora desde la visita anterior, teniendo en cuenta el tratamiento que se le ha indicado. En algunos casos, la realización de la OCT macular en pacientes con DMAE deberá completarse con otras pruebas, como la angiografía fluoresceínica.
  • Edema macular. Este tipo de problemas oftalmológicos se producen cuando existe una concentración de fluido entre las capas de la retina como resultado de la diabetes, de una inflamación ocular o de una trombosis venosa. La OCT muestra al especialista el grosor de la retina central para saber qué tratamiento es más adecuado en cada momento y si este está siendo efectivo o no.
  • Coroiditis central serosa. En fases muy iniciales, la detección de esta enfermedad puede ser muy complicada. La realización de la OCT macular es de capital importancia en aquellos casos en los que se sospeche de esta patología. Además, ofrece información para localizar el fluido que se acumula bajo la mácula como consecuencia de esta enfermedad, para determinar su cantidad y para valorar el tratamiento más adecuado en cada caso en función de los cambios que se hayan producido en la mácula.
  • Membrana epirretiniana. La tomografía de coherencia óptica permite conocer el grosor del tejido que se forma sobre la mácula en los pacientes que presentan esta patología para que el oftalmólogo decida si es necesario o no realizar una cirugía.
  • Agujeros maculares. En estos casos, la OCT resulta muy útil para conocer el diámetro y la forma de las lesiones, si estas afectan a la mácula y para detectar los procesos incipientes para poder tomar decisiones médicas a tiempo.
  • Retinopatía diabética. Cuando el incorrecto control de la diabetes provoca daños en los vasos sanguíneos de la retina, la OCT puede ayudar a detectar y valorar las anomalías y contribuir a un diagnóstico precoz.
  • Análisis de las consecuencias de la miopía magna o miopía patológica.
  • Distrofias retinianas (enfermedades hereditarias como la retinosis pigmentaria).
  • Trombosis y oclusiones venosas de la retina.
  • Uveítis.

OCT macular y nervio óptico 

Además, la OCT macular proporciona información sobre el estado del nervio óptico, ya que ofrece un estudio objetivo de la cabeza de este nervio y de la capa de fibras nerviosas. Todo esto resulta de gran ayuda para el diagnóstico precoz y el seguimiento de los pacientes con glaucoma o para aquellos que sufren neuritis óptica.

OCT macular y lente intraocular

Por otro lado, esta prueba también se realiza en pacientes ya sometidos a tratamiento para ver cómo responden y cómo evolucionan. Esto posibilita al oftalmólogo para disponer de datos objetivos que le permiten saber si es necesario cambiar o modificar parcialmente este tratamiento, lo que en muchos casos permite evitar daños irreparables en la vista del paciente. Por ejemplo, la OCT es muy útil para valorar la posición en la que se encuentra la lente intraocular en aquellos pacientes que han sido operados de presbicia o de cataratas.

¿Qué es la mácula?

La mácula es la parte central de la retina y una de las zonas más importantes de este tejido. La OCT permite analizar en profundidad su estructura y su estado.

Entre las funciones más importantes de la mácula se encuentran las siguientes:

  • Es la responsable de la máxima agudeza visual.
  • Aporta las mejores condiciones de visión central al ojo humano. Por lo tanto, gracias a ella es posible distinguir las caras, los colores y ver los pequeños detalles.

Ventajas de la OCT

La introducción de esta prueba de imagen en las consultas de oftalmología ha supuesto un importante avance en el estudio del polo posterior del ojo (retina y vítreo).

Es una técnica de diagnóstico que tiene las siguientes características:

  • Permite obtener una visión detallada y clara de la retina y del nervio óptico que no se logra con otras pruebas diagnósticas.
  • A través de esta técnica, el oftalmólogo es capaz de detectar pequeños cambios en la retina del paciente, cuyo conocimiento es muy valioso para el especialista. Estos cambios suelen pasar desapercibidos cuando se realizan otro tipo de pruebas como, por ejemplo, la exploración del fondo del ojo.
  • No requiere contacto directo con el ojo, por lo que no se aplica anestesia.
  • No ocasiona molestias al paciente, solo aquellas propias de las luces o flashes que produce el aparato para poder tomar las imágenes, en algunos casos.
  • No requiere ningún tipo de preparación previa a no ser que se requiera la dilatación de la pupila (en algunas ocasiones no será necesario) El paciente puede desarrollar su vida normal tanto antes como después de la prueba.
  • Su realización es muy rápida (dura sólo unos segundos) e, incluso, se puede realizar en niños.
  • No genera ningún tipo de efecto adverso.
  • Sus resultados se pueden obtener inmediatamente, aunque se suelen entregar pasados unos días y acompañados de un informe médico.
  • La OCT ofrece una gran exactitud en la obtención de imágenes de la retina y el nervio óptico. De esta manera, su realización de forma seriada en el tiempo permite controlar la evolución de la enfermedad estudiada, la necesidad de los tratamientos y la respuesta del paciente a los mismos.

¿Cómo se realiza una tomografía de coherencia óptica?

A continuación vamos a explicar paso a paso el proceso para realizar una tomografía ocular de coherencia óptica (OCT)

  1. Una vez que el paciente llega a la consulta del oftalmólogo, el médico le suministrará unas gotas por vía oftálmica con el objetivo de dilatar su pupila, si esto es necesario. Es importante precisar que en muchos casos no es imprescindible dilatar la pupila.
  2. En los casos en los que se dilata la pupila, cuando este colirio haya hecho efecto o en los casos en los que no se dilata la pupila directamente, el paciente se situará sentado frente a una máquina y apoyará la cabeza en un marco o mentonera que le permitirá mantenerse inmóvil de forma cómoda durante toda la prueba.
  3. A continuación, la máquina procederá a tomar fotografías del ojo que tiene la pupila dilatada. Este proceso suele durar entre 5 y 10 minutos en los que el paciente debe mirar un punto luminoso fijo en el aparato. En ningún momento se establece contacto con los ojos.
  4. Los efectos del colirio para dilatar la pupila durarán unas cuantas horas. Por esta razón, se recomienda que los pacientes a los que se les haya dilatado utilicen gafas de sol en los momentos posteriores a la prueba, ya que pueden experimentar mayor sensibilidad a la luz. Además, se les recomienda que eviten conducir. Pasadas unas horas, los efectos desaparecerán por sí solos y la pupila volverá a su tamaño y actividad normal.

Este contenido ha sido supervisado por los médicos de la Unidad de Retina de Clínica Baviera