Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

¿Tiene tratamiento la exoforia?

Por lo general, los ojos trabajan de manera conjunta, alineados para que la visión sea la correcta. Cuando hay desviaciones o estrabismo de los ojos hacia afuera, hablamos de exoforia, problema también conocido como exotropía. 

¿Qúe tipos de exoforia existen?

Congénita

Desvío hacia afuera en los ojos de los niños, lo que se conoce como estrabismo infantil. Aparece en recién nacidos o a edades tempranas. De todos modos, en neonatos es más común que se presente un problema de ojos cruzados (exotropía).

En bebés, toda desviación de los ojos hacia afuera debe ser evaluada por un médico oftalmólogo. El especialista se encargará de determinar la causa y descartar otros problemas que pueda haber detrás. 

Niña jugando con patos de goma

Intermitente

En estos casos, la desviación ocular se presenta de forma ocasional. Por ejemplo, cuando estamos cansados o enfermos. De todos modos, lo que en un principio comienza de manera ocasional, puede llegar a ser constante. Como siempre decimos, la salud visual es algo a lo que debemos prestar la debida atención. 

Sensorial

La exoforia en un ojo con visión deficiente se llama exotropía sensorial. El ojo con menos visión no es capaz de trabajar de manera conjunta con el otro y por eso puede desviarse hacia afuera.

Esta clase de exoforia puede aparecer a edades tempranas. También puede aparecer con el tiempo como consecuencia de una pérdida de visión.

Consecutiva

Habitualmente se  presenta tras una cirugía de estrabismo. Puede aparecer inmediatamente tras la intervención o años después.

¿Cuáles son las causas de la exoforia?

Son desconocidas. Lo que sí hay son varias teorías etiopatogénicas (sobre qué mecanismos llevan a la aparición de este problema visual). Por ejemplo:

  • Factores mecánicos o anatómicos de la órbita
  • Anomalías inervacionales (del sistema nervioso), como un exceso de divergencia tónica o una insuficiencia de convergencia.

¿Cuáles son los síntomas de la exoforia?

Los primeros síntomas se suelen manifestar durante la infancia. Aparecen de forma intermitente y se incrementan cuando se mira algo desde lejos. Es clave vigilar a los niños ante cualquier signo de afección ocular. Los síntomas de la  exoforia pueden ser, entre otros: 

  • Frotarse los ojos de forma excesiva.
  • Tapar o cerrar un ojo para mejorar la visión.
  • Fotofobia o sensibilidad a la luz.
  • Visión borrosa o doble.

¿Cómo se diagnostica?

Ante cualquier sospecha de un problema de este tipo en un bebé, hay que acudir al oftalmólogo. Los exámenes para detectar un eventual problema de exoforia incluyen las siguientes pruebas: 

  • Oclusión: tapar los ojos alternativamente para evaluar la desviación.
  • Motilidad ocular: comprobar la capacidad de movimiento del ojo.
  • Agudeza visual: medir el grado en el que puede verse afectada la visión. La agudeza normal es de 20/20.
  • Alineación y enfoque: para detectar problemas que impidan que los ojos enfoquen adecuadamente o dificulten el uso de ambos ojos en conjunto.
  • Refracción: para determinar la potencia de la lente que se necesita para compensar los defectos refractivos.

¿Existe tratamiento?

Ante casos leves, el tratamiento pasa por usar gafas graduadas.

En niños, cuando la exoforia es de moderada a severa se puede usar un parche ocular. Se suelen recomendar en niños con exotropía y ambliopía. En casos más complejos se puede optar por una cirugía del músculo ocular para permitir un movimiento adecuado del ojo. En todo caso, la decisión se tomará tras un examen exhaustivo de la mano de un especialista.

Fuentes

Wikipedia – Exoforia

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario