Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Amaurosis fugaz o ceguera temporal: causas y tratamiento

La amaurosis fugaz es una pérdida de la visión de un ojo con carácter temporal como consecuencia de la ausencia de circulación de la sangre en la retina. La amaurosis fugaz, también conocida como ceguera monocular temporal, no es una enfermedad en sí misma, sino un signo de otros trastornos.  

New Call-to-action

Principales causas de la amaurosis fugaz

La amaurosis fugaz puede producirse por diferentes causas, siendo las más comunes las siguientes:

  • Por la existencia de un coágulo producido porque una placa procedente de una arteria más larga, por ejemplo de la arteria carótida en el cuello o de un arteria del corazón, se desplace hasta una arteria del ojo, bloqueando la circulación sanguínea.
  • Otros problemas en el ojo, como la inflamación del nervio óptico (neuritis óptica).
  • Poliarteritis nodosa, enfermedad de los vasos sanguíneos que provoca una inflamación de las arterias medianas y pequeñas, produciendo daños a veces irreversibles.
  • La enfermedad autoinmunitaria conocida como lupus sistémico eritematoso, que hace que las células del sistema inmunitario del cuerpo ataquen los tejidos sanos.
  • Esclerosis múltiple, enfermedad degenerativa que provoca ataques al sistema nervioso por parte de las células del sistema inmunitario.
  • Tumores cerebrales.
  • Lesiones en la cabeza.

Conoce sus síntomas

La amaurosis fugaz se caracteriza por la pérdida súbita de la visión en uno de los ojos. Dicha pérdida es transitoria o temporal, durando generalmente un intervalo de tiempo que va desde unos pocos segundos a algunos minutos como máximo.

Algunos pacientes describen esta pérdida de visión como una sombra gris o negra que va bajando por el ojo.

¿Cómo se diagnostica?

Toda persona que en algún momento tenga algún episodio de amaurosis fugaz debe acudir de inmediato al oftalmólogo.

Aunque en algunos casos un examen ocular puede revelar un punto brillante que indica la existencia de un coágulo bloqueando la arteria retinal, para realizar un diagnóstico certero el especialista se tiene que apoyar en otras pruebas o herramientas diagnósticas, como pueden ser las siguientes:

  • Una angiografía por resonancia magnética de la arteria carótida para buscar coágulos sanguíneos o placas.
  • Pruebas de ultrasonido.
  • Electrocardiograma (ECG) para chequear el funcionamiento del corazón.
  • Análisis de sangre para verificar los niveles de colesterol y azúcar en sangre.

Papel amaurosis fugaz y pastillas

¿Es posible prevenir una amaurosis fugaz?

Como hemos visto, la amaurosis fugaz está provocada por una causa muy concreta: la formación de un placa que obstruye la circulación sanguínea de la retina. Dicha placa es una sustancia dura que se forma cuando se acumulan grasa, colesterol y otras sustancias en las paredes de las arterias.

Para reducir las posibilidades de tener este tipo de problema existen una serie de aspectos que debemos tener en cuenta. Por un lado, es necesario adoptar unos hábitos de vida saludables que eviten una serie de enfermedades relacionadas con la amaurosis fugaz. Por otro, es fundamental llevar a cabo un control médico de cada una de esas enfermedades cuando son diagnosticadas, lo que permite actuar con celeridad en la prevención de cualquier posible complicación. Algunas de estas enfermedades que tienen relación con la amaurosis fugaz son las siguientes:

  • Colesterol alto
  • Hipertensión arterial
  • Tabaquismo, alcoholismo o consumo de drogas
  • Problemas cardíacos
  • Diabetes

Por otro lado, además de las enfermedades relacionadas con este problema, también es muy importante vigilar la aparición de signos que podrían estar relacionados con la amaurosis fugaz si existen antecedentes familiares de esta enfermedad. De hecho, ciertos factores, como pueden ser la presión arterial elevada o el colesterol alto, además de estar relacionados con los hábitos de vida, también tienen un factor importante vinculado a la genética. De este modo, contar familiares que hayan podido padecer episodios de amaurosis fugaz con anterioridad, es un indicativo de que puede existir cierta tendencia familiar propiciada por la carga genética particular de cada persona.

Muchos de estos factores de riesgo pueden contrarrestarse con una dieta sana y equilibrada, el ejercicio físico regular y los controles médicos periódicos, sobre todo si se sufre una enfermedad de riesgo o se tienen antecedentes familiares.

De hecho, aunque existen tratamientos que permiten actuar contra la amaurosis fugaz, uno de los aspectos más importantes al respecto es la prevención. En este sentido, uno de los primeros aspectos que hay que tener en cuenta es evitar el consumo de sustancias como el tabaco o el alcohol (así como de cualquier otro tipo de drogas), ya que están íntimamente relacionadas con las enfermedades del sistema cardiovascular.

Por otro lado, es muy importante tener una vida activa y practicar una dieta saludable. En este sentido, uno de los aspectos que más relevancia tiene es el de adoptar la actividad física a las condiciones del paciente en cuestión. Es evidente que no será lo mismo la resistencia física que tenga una persona de 25 años que otra de 40 o una de 60. Sin embargo, es fundamental que, en todos los casos, se opte por una vida activa y que incluya entrenamientos adaptados al fondo físico de cada paciente.

Así mismo, la dieta es otro de los factores que requiere una atención especial. Para ello, lo más importante es evitar el consumo de ciertos alimentos, o reducir su ingesta al mínimo. En este sentido, es muy importante evitar los alimentos que cuentan con una elevada cantidad de grasas saturadas o grasas hidrogenadas. En este sentido, es fundamental evitar el consumo de productos ultraprocesados (ya que la mayoría están formulados a partir de aceites poco saludables y muy refinados), así como las carnes con elevadas cantidades de grasas saturadas (como son la carne de vacuno, de oveja o de cerdo).

Los posibles tratamientos

Los tratamientos de la amaurosis fugaz son diversos y dependen de la causa que la origine. Por ejemplo, la colocación de un stent mediante una intervención quirúrgica puede ser muy efectiva en caso de la obstrucción de alguna arteria coronaria. Si la amaurosis está causada por un glaucoma, será necesario revisar, y en su caso modificar, el tratamiento que se está llevando a cabo hasta el momento.

New Call-to-action

2 Comentarios

  1. 14 de marzo de 202011:07
    dijo:

    Buenos dias
    Mi madre tiene 85 años, aveces pierde la visión por pocos minutos,ella tiene glaucoma en tratamiento el médico internista me dice q eso no es nada, mi pregunta? Q especialista estudia esa enfermedad o adonde la puedo llevar

  2. 16 de marzo de 202010:54
    Clinica Baviera dijo:

    Hola Sandro, buenos días. Nosotros os recomendamos acudir a un oftalmólogo especializado en glaucoma. Un saludo y muchas gracias por tu interés.

Escribe un comentario