Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Orzuelo: causas más comunes y algunas desconocidas

¿Qué es un orzuelo?

Al hinchazón agudo de la glándulas sebáceas del párpado se le denomina orzuelo, siendo sus principales causas las infecciones de origen bacteriano, ya sean las que aparecen en el  propio párpado o en la piel de alrededor de los ojos.  

New Call-to-action

¿Cuándo surgen los orzuelos?

Un orzuelo hace su aparición cuando se inflaman las glándulas de Meibommio, unas glándulas sebáceas, cuya función es producir los lípidos y las proteínas encargados de proteger la córnea y que forman parte de la lágrima. Estas glándulas se encuentran situadas en los bordes de los párpados superior e inferior.e. Un orzuelo es, por lo tanto, un tapón formado por la solidificación de la grasa que sale por los orificios de la piel de esta parte de los ojos.
Ojo con bulto en el párpado superior

La causa más habitual para que esto se produzca es por la proliferación de un tipo de bacterias llamadas Staphylococcus aureus (estafilococo).

El orzuelo también puede estar provocado por una blefaritis (inflamación crónica del ojo), cambios hormonales y estrés, lo que produce que vuelva a reproducirse con el tiempo.

Existe también una predisposición familiar a las enfermedades de la piel, así como aquellos pacientes con piel rosácea. En estos casos lo primero  que va a notar el paciente es que se le hincha el párpado y percibirá dolor.

¿Cuánto tiempo dura un orzuelo en el ojo?

La mayoría de orzuelos desaparecen al cabo de una semana o diez días a lo sumo tras su aparición. Pero en ocasiones se enquistan y su presencia pueden durar varias semanas e inclusos meses.

Síntomas del orzuelo

El síntoma principal del orzuelo es la aparición de una protuberancia en el párpado con una pequeña mancha amarilla en el centro, muy característica.

Otros síntomas de carácter secundario, los cuales no se producen en todas las personas afectadas son:

  • Hinchazón de los párpados.
  • Dolor en los párpados.
  • Legañas alrededor de los párpados.
  • Lagrimeo excesivo.
  • Aparición de un bulto rojo en la parte inferior del párpado.

 

 

Principales causas de aparición de un orzuelo

  • Infección de las glándulas de Meibomio (glándulas de los párpados) como consecuencia de una proliferación excesiva de bacterias en esa zona.
  • Blefaritis, que es una inflamación del borde del párpado justo en la zona donde nacen las pestañas (es decir, donde se encuentran los folículos) debido a un crecimiento de bacterias muy superior a lo normal. Esa anomalía suele tener lugar por la obstrucción de una serie de glándulas que se encargan de drenar la grasa de dicha zona.

Causas menos comunes, que también pueden provocar un orzuelo

En un número sensiblemente menor de casos, la aparición de un orzuelo está motivada por causas diferentes a las señaladas en el apartado anterior. Dentro de este grupo de causas desconocidas y porcentualmente menos considerables encontramos:

  • Infección generalizada de todo el párpado e, incluso, de la piel de los alrededores de los ojos o de la nariz que acaba afectando a las glándulas sebáceas por contagio, al frotarnos los ojos con los dedos, si estos han estado anteriormente en contacto con la zona afectada.
  • Cambios hormonales.
  • Estrés.

Factores de prevención

Existen una serie de medidas higiénicas y profilácticas que reducen en parte las posibilidades de aparición de un orzuelo.

  • No tocarse los ojos con las manos sucias para evitar el contagio de bacterias a los párpados.
  • Extremar las medidas higiénicas en caso de usar lentes de contacto: desinfectarlas y conservarlas en su estuche correspondiente y con los líquidos adecuados, lavarse muy bien las manos al manipularlas, desecharlas una vez ha transcurrido el tiempo de uso recomendado por el fabricante, etc.
  • No abusar del uso de maquillaje alrededor de los ojos y nunca dejar restos del mismo al acostarnos.

No obstante, existen personas con una predisposición a generar orzuelos y a que les aparecen de forma recurrente.

¿Es posible acelerar el proceso de curación de un orzuelo?

La aplicación de compresas tibias con una frecuencia de cuatro veces diarias y una duración de cada una de ellas de aproximadamente un cuarto de hora puede acelerar el proceso de desaparición del orzuelo, en algunos casos.

Para la aplicación de estas compresas se suele utilizar un paño empapado con agua tibia  (no demasiado caliente para evitar quemaduras). 

Cómo curar un orzuelo

Cuando aparece el orzuelo, deberemos tratarlo con una serie de medidas con el fin de acelerar su curación y mitigar las molestias:

  • Extremar aún más las medidas higiénicas de los párpados: mantenerlos muy limpios y evitar tocarlos con las manos.
  • Aplicar compresas calientes en el ojo afectado.
  • Evitar usar lentillas mientras tengamos el orzuelo.
  • Abstenernos de maquillarnos.
  • Siempre con prescripción y control del oftalmólogo o del médico general, se puede iniciar un tratamiento con colirios tópicos y/o antibióticos que puede prolongarse  durante varias semanas.
  • Solo en los casos en que el orzuelo se enquista y no desaparece se recurre a la extirpación quirúrgica. La operación, sencilla y con anestesia local, consiste en una pequeña incisión en la parte interior del párpado, a través de la cual se extrae la grasa de la glándula sebácea. En algunas ocasiones, en especial cuando el paciente es un niño, lo que se hace es drenar el contenido del orzuelo.

En todo caso, lo más recomendable es acudir a un médico especialista en oftalmología para que valore el caso y determine cuál es el tratamiento más adecuado.

El pronóstico de los orzuelos es muy bueno en la gran mayoría de casos, mejorando a los pocos días y desapareciendo completamente a las pocas semanas sin causar mayores  complicaciones.

Fuentes:

Depósito de investigación de la Universidad de Sevilla – Patología inflamatoria localizada del párpado: orzuelo y chalación. Estudio clínico retrospectivo

Clínica Mayo – Orzuelo

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario