Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

7 ejercicios buenos para la vista

Aunque no existan ejercicios para la vista que sean capaces de corregir, ni tampoco mejorar los problemas oculares provocados por los defectos refractivos (estos se deben a anomalías en la forma de los ojos o irregularidades en la córnea), sí que pueden llegar a prevenir o aliviar problemas menores como la fatiga visual o el ojo seco.

New Call-to-action

7 ejercicios que te ayudarán a mejorar la vista

  1. Parpadeos voluntarios. Con los ojos cerrados y relajados, despega suavemente el párpado superior y vuelve a cerrarlo hasta que los sientas de nuevo bien pegado al ojo. Repite este ejercicio entre 5 y 10 veces. Además, siempre que te acuerdes intenta parpadear de forma rápida y vigorosa, especialmente si estás trabajando frente al ordenador o usando una pantalla.
  2. Palmeo de los ojos. Este ejercicio se realiza sentado y consiste en tapar los ojos con la palma de las manos ligeramente ahuecada, sin llegar a presionarlos. Tienes que colocar los dedos de una mano encima de los de la otra, sobre la frente. A continuación cierra los ojos, respira profundamente e imagina que son tus propios ojos los que están respirando. Este tipo de ejercicio no sólo te servirá para relajar la vista, sino también el resto del cuerpo y la mente.
  3. Cambios de mirada. Con los ojos abiertos, dirige la mirada hacia arriba y abajo, a derecha e izquierda y haz un círculo hacia un lado y hacia otro. Después lo repites 3 veces más con los ojos cerrados.
  4. Cerrar y abrir los ojos. Abre y cierra los ojos fuertemente durante 3-5 segundos y repite el ejercicio 7 veces.
  5. Masaje en los ojos. Cierra los ojos y dales un masaje muy suave con las yemas de los dedos durante 2 ó 3 segundos. Para ello debes presionar muy suavemente con 3 dedos de cada mano sobre los párpados superiores. Lo recomendable es repetir esta operación 5 veces.
  6. Ejercicios de enfoque. Enfoca un objeto distante durante algunos segundos para luego, muy lentamente, reenfocar tu vista en  un objeto cercano (que esté a menos de 30 centímetros) y que, además, se encuentre aproximadamente en la misma línea o dirección. Debes proseguir el ejercicio manteniendo el enfoque en el objeto cercano unos cuantos segundos y volver a enfocar el objeto lejano. Repite esta operación unas 20 veces.
  7. Adaptar la distancias. Fija la vista en un objeto que se encuentra a una distancia determinada y, al mismo tiempo, trata de ver todo lo que hay alrededor. Es un buen ejercicio para acostumbrarnos a ver cosas que se encuentran a distintas distancias de una forma natural, sin forzar el enfoque.

[TEST] Descubre si eres visual, auditivo o kinestésico

Mujer rubia tapándose un ojo

Los beneficios de los ejercicios visuales

Es recomendable acostumbrarnos a realizar ejercicios visuales para poder aprovecharnos de los siguientes beneficios:

  • Resultan de gran ayuda para descansar y relajar tanto los ojos como los músculos situados alrededor de estos órganos sensoriales.
  • Previenen o minimizan los efectos de temida fatiga visual, una molestia muy habitual provocada, sobre todo, por el abuso de las pantallas electrónicas de ordenadores, tablets, smartphones o consolas de videojuegos. La fatiga visual, además de cansar excesivamente nuestros ojos, puede provocar ojos rojos y lagrimeo excesivo.
  • Los ejercicios visuales sirven también para aliviar algunas de las molestias propias del ojo seco.
  • Nos ayudan a relajarnos mentalmente y  a controlar el estrés y la ansiedad.
  • Mejoran la movilidad ocular.

¿Los ejercicios para la vista pueden curar la miopía? 

La miopía,  como el resto de defectos refractivos, no pueden curarse con ejercicios ni existe ninguna forma efectiva de prevención. La miopía aparece porque la imagen se enfoca antes de llegar a la retina y no sobre la misma,que sería lo correcto, provocando visión borrosa a media y larga distancia, aunque los objetos cercanos se siguen viendo bien. La causa de la miopía suele ser un defecto de la forma del ojo, una circunstancia que no es posible curar ni corregir realizando ejercicios visuales, por muy disciplinados y constantes que seamos.

Por lo tanto, una persona miope para poder enfocar correctamente necesitará gafas, lentillas o someterse a una cirugía refractiva.

En definitiva, los ejercicios visuales, también conocidos como gimnasia ocular, se basan en la realización de una serie de movimientos o ejercicios de enfoque con el objetivo de fortalecer los músculos de alrededor de los ojos y ejercitar la vista en diferentes distancias.  

Aunque estos ejercicios no son efectivos para corregir defectos refractivos ni patologías graves de la vista, sí que nos pueden ayudar a relajarnos y a prevenir o mitigar el cansancio ocular. Además, con la supervisión de un oftalmólogo u otro especialista de la vista, pueden resultar de ayuda o complemento de otros tratamientos dirigidos a solucionar problemas de convergencia.

Además de estos ejercicios, para favorecer una buen estado de salud de nuestra vista es conveniente llevar una alimentación equilibrada, rica en antioxidantes y vitaminas A, C y E, junto a otros elementos beneficiosos como el Omega 3. Por este motivo, en nuestra dieta no pueden faltar alimentos como: las naranjas, las espinacas y acelgas, los cacahuetes, las zanahorias, los huevos, la quinoa o el salmón.

Para tener más posibilidades de tener una vista óptima durante muchos años, a este tipo de alimentación sana y equilibrada debemos de sumarle otros hábitos positivos como: practicar ejercicio físico con regularidad tomando las medidas de protección adecuadas, evitar la ingestión de substancias perjudiciales como el tabaco y el alcohol y someterse a chequeos periódicos de salud general y salud visual.

Fuente:

Research Gate – Visión periférica: propuesta de entrenamiento

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario