Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Miopía: un defecto refractivo con distintos grados

La miopía es un problema refractivo que se caracteriza porque las personas que lo padecen pueden ver muy bien los objetos que se encuentran cerca pero, sin embargo presentan inconvenientes (que pueden ser desde leves hasta muy graves) para distinguir los objetos e imágenes que se encuentran a larga o media distancia. La miopía es, por lo tanto, un defecto que puede tener diversos grados.

New Call-to-action

La vista es, probablemente, el sentido más importante. La visión es nuestra principal vía de contacto con nuestro entorno, permitiéndonos disfrutar al máximo de todo lo que nos rodea, anticiparnos a los posibles peligros y poder realizar, con comodidad y eficacia, todo tipo de actividades, desde las más cotidianas y básicas a los trabajos o actividades deportivas y de ocio que requieren una gran precisión.

El proceso de la visión es complejo y en algunos de sus aspectos todavía suponen un misterio para médicos y científicos. Sin embargo, sí que se conocen cuáles son sus elementos básicos y los aspectos fundamentales por los que nuestro cerebro es capaz de transformar en imágenes con sentido la luz procedente de los objetos.

Por lo tanto, se puede considerar que para producirse el fenómeno de la visión son necesarios dos órganos de nuestro cuerpo: el ojo y el cerebro y un elemento externo, la luz.

El cerebro es el que interpreta las imágenes En la retina, la luz procedente de las partes transparentes del ojo y de la pupila se transforma en impulsos nerviosos, gracias a la acción de unas células denominadas fotorreceptoras. A través del nervio óptico, dichos impulsos son trasladados al cerebro, que es donde finalmente se transforman en imágenes con sentido para nosotros.

En realidad, quien verdaderamente “ve” las imágenes es el cerebro. El cerebro las codifica dándoles sentido e interpretando otros datos, como el tamaño o el color. Es también el cerebro el que “pone en su sitio” las imágenes invertidas que se proyectan en la retina.

La visión precisa del perfecto funcionamiento de unos órganos tan delicados como son los ojos y su distintos componentes (la córnea, el cristalino y la retina, entre otros), además del nervio óptico para transmitir la información y el cerebro para interpretarla.

Son diversas las enfermedades o los traumatismos y accidentes que pueden poner en riesgo nuestra visión o la calidad de la misma. Y una de ellas es la miopía.

Síntomas y causas de la miopía

En función de la cantidad de dioptrías que tenga el paciente, este trastorno puede causar desde defectos muy leves y controlables a problemas oculares graves.

Estos son sus principales síntomas y características:

  • Es un defecto refractivo caracterizado porque las imágenes se forman delante de la retina que suele manifestarse entre los 8 y 12 años, aunque también puede aparecer antes o después.
  • Además de dificultad para ver de lejos, la miopía puede provocar fatiga ocular y/o dolores de cabeza.

En lo que se refiere a las causas de la miopía, estas son las principales:

  • Defectos en la curvatura de la córnea.
  • Ojos excesivamente alargados.
  • Tiene un componente genético, puesto que se da con mayor frecuencia en personas que tienen uno o varios familiares directos (padres, hermanos…) con el mismo trastorno.

Niña pelirroja con dos coletas y gafas negras

Los distintos grados de miopía

La miopía se puede diagnosticar fácilmente mediante un examen ocular que combina el estudio de la agudeza visual con la evaluación de la refracción. Esto permite determinar si una persona es o no miope y en qué grado: leve, moderado, grave o miopía alta o patológica.

Miopía leve

Para cuantificar el grado de miopía que padece una persona se utiliza como unidad de medida la dioptría (que también sirve para medir la potencia de una lente). Según esta medida, se considera que una persona con miopía leve tiene una graduación de entre -0.5 y -3.0 dioptrías como máximo.

Miopía moderada

Se considera un grado de miopía moderada aquella que oscila entre las -3,0 y las -6.0 dioptrías. Las personas con este nivel de miopía tienen serias dificultades para poder ver con nitidez más allá de unos cuantos centímetros de su rostro, por lo que precisan de una corrección de su error refractivo para poder llevar una a cabo la mayor parte de sus actividades diarias.

Miopía grave

A partir de las -6.0 dioptrías y hasta las -8,0 dioptrías, ya se considera una miopía grave, puesto que sin lentes correctoras o sin una operación de cirugía refractiva estas personas difícilmente pueden distinguir con suficiente nitidez los objetos e imágenes que se encuentran a más de 30 ó 40 centímetros de sus ojos.

Miopía alta o patológica

Cuando un ojo supera las -8.0 dioptrías hablamos de miopía alta, magna o patológica. Se trata de un problema que afecta al 2% de la población y suele iniciarse entre los 5 y los 10 años de edad, creciendo hasta la adolescencia donde tiende a estabilizarse, aunque no en todos los casos.

Este tipo de miopía tiende a degenerarse o complicarse con la edad, produciendo con frecuencia una serie de problemas y patologías de gravedad como:

  • Agujero macular miópico.
  • Desarrollo de vasos sanguíneos por debajo de la retina.
  • Retinosquisis macular, que es la separación entre sí de las capas de la retina.
  • Atrofia progresiva de la retina y la coroides, la cual puede afectar a la mácula.
  • Desprendimiento de retina.
  • Problemas en el nervio óptico.

En la actualidad, los técnicas más avanzadas de cirugía refractiva, incluyendo la técnica Lasik, permiten realizar operaciones en pacientes con -12 dioptrías de miopía, y en algunos casos hasta más. De cualquier modo, siempre es necesario realizar un examen personalizado para determinar si un paciente es o no candidato a una operación de cirugía refractiva y cuál es la técnica más adecuada.

Algunas consejos que ayudan a mantener la vista en buenas condiciones durante muchos años  

Los problemas refractivos, como la miopía o el astigmatismo no tienen prevención posible, ya que se pueden deber  a factores genéticos y a defectos de la curvatura de la córnea o a la forma de los ojos. Pero sí es posible preservar y mantener por más tiempo nuestra salud ocular teniendo en cuenta los siguientes factores de prevención: 

  • Llevar una alimentación rica en Vitamina E y otros antioxidantes, Vitamina A y Omega 3. Esto se puede conseguir incorporando a nuestra dieta alimentos como verduras hortalizas, frutas y pescado.
  • Controlar el colesterol huyendo de los hábitos sedentarios. 
  • Practicar deporte con regularidad es nuestra principal recomendación. 
  • Evitar el tabaco y el alcohol. 
  • Protegerse los ojos debidamente, tanto del sol como al practicar deportes de riesgo y de contacto. 
  • Revisarse la vista con regularidad, se tenga o no una enfermedad de base. 
  • Ante cualquier anomalía de nuestra vista, aunque pueda parecer leve, acudir al especialista en oftalmología cuanto antes.

Hasta hace unas pocas décadas, para corregir la miopía era obligatorio el uso de aparatos externos (gafas o lentillas). Hoy en día es posible ver bien sin gafas ni lentillas gracias a la cirugía refractiva, operaciones que normalmente se realizan con un láser de alta precisión, no requieren ingreso hospitalario y las molestias para el paciente suelen ser mínimas. 

New Call-to-action

4 Comentarios

  1. 13 de septiembre de 201919:17
    dijo:

    Tengo 60 anos. Mi vista my cansada. Y quiero quitarme gafas. Quiero cita. Mucha gracias

  2. 16 de septiembre de 201911:08
    Clinica Baviera dijo:

    Hola Nora, buenos días. Puedes pedir tu cita en nuestro teléfono gratuito de atención al paciente 900 180 100. Un saludo y muchas gracias por tu interés.

  3. 29 de septiembre de 201906:03
    dijo:

    Hola mi nombre es maria tengo 37 y tengo miopía -20 Quisiera saber si con ese graduación tengo posibilidad alguna de poder operarme go q se llegará a cortarse la retina

  4. 30 de septiembre de 201909:32
    Clinica Baviera dijo:

    Hola María, buenos días. Para poder determinar si eres candidata a la intervención y comprobar que el estado de tus ojos es adecuado para poder realizar la cirugía es necesario que uno de nuestros especialistas en retina valore tu caso. Puedes obtener más información en nuestro teléfono gratuito de atención al paciente 900 20 60 20. Un saludo y muchas gracias por tu interés.

Escribe un comentario