Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Factores que hacen aumentar la miopía

La miopía es un defecto refractivo que provoca una mala visión de los objetos lejanos debido a que la imagen se forma delante de la retina, mientras que, en la mayor parte de los casos, la visión de cerca no sufre ninguna alteración. Como norma general, la miopía suele aparecer a una edad muy temprana, entre 6-8 años, y tiende a aumentar durante la etapa de crecimiento y desarrollo de la persona, deteniéndose sobre los 18 años. Muchos padres se asustan porque a esas edades se produce un aumento de la miopía en poco tiempo.

¿Por qué aumenta la miopía?

La miopía se debe a un defecto de la curvatura de la córnea o de la forma del ojo (suele ser más alargado de lo normal). Este defecto se mide en dioptrías y su tendencia al aumento se debe a que mientras el niño o niña crezca, el ojo se hace más grande, aumentando, al mismo tiempo, el número de dioptrías. Este problema suele compensarse con un aumento progresivo de la graduación de las gafas del paciente.

¿A qué edad se suele estabilizar?

Existen diversas teorías que determinan hasta qué edad puede aumentar la miopía pero, como hemos comentado, suele aparecer hacia los 6-8 años. Es habitual que este crecimiento se detenga hacia los 18 años. Esto en el caso de la miopía simple. En el caso de la miopía magna, seguirá aumentando a lo largo de la vida. Por lo tanto, la miopía magna (que se considera una enfermedad y puede provocar otros problemas como el desprendimiento de retina y/o la pérdida de visión) es una de las causas que explica por qué se produce un avance de la miopía en adultos.

¿Existen factores que pueden favorecer el aumento de la miopía?

Los expertos en oftalmología coinciden que la miopía es un defecto de la morfología del ojo que, en la mayor parte de los casos, tiene un componente genético. Por lo tanto, si el padre y la madre, o al menos uno de ellos, padece este problema, sus hijos tienen más posibilidades de sufrir miopía.

Sin embargo, a la hora de afirmar si existen otro tipo de causas que hacen aumentar la miopía, por ejemplo los factores ambientales o relacionados con el estilo de vida, las opiniones de los especialistas son contrapuestas.

Algunos estudios concluyen que aquellos niños y niñas que realizan durante muchas horas actividades a corta distancia, como jugar con videojuegos, usar el teléfono móvil o leer en dispositivos electrónicos, tienen una mayor tendencia a padecer miopía. No obstante, esta cuestión aún no ha sido demostrada con rigor científico.

Otras investigaciones aseguran que las horas que pasan los niños realizando actividades  al aire libre y con exposición a la luz solar pueden reducir hasta en un 2% las posibilidades de desarrollar miopía y si es una hora de día, se reduce un 0,87%. Pero no se trata de una teoría confirmada ni aceptada de forma general por los investigadores y la comunidad científica.

Niña con camiseta roja graduándose la vista

¿Qué tratamientos pueden llegar a frenar la miopía?

En esta cuestión lo que está claro es que las gafas, si bien permiten ver aceptablemente a la mayoría de miopes, ni ralentizan ni aceleran la miopía (es decir que es totalmente falsa la afirmación de que la miopía aumenta si no te pones gafas). Tampoco es efectivo graduar las gafas con menos dioptrías de las que realmente corresponden al paciente. Por último, no existe evidencia científica que demuestre que se puede frenar o corregir la miopía con ejercicios o terapia visual.

En los últimos años, se habla de dos tipos de tratamientos que sí han demostrado ser eficaces para frenar la evolución de la miopía.

Lentillas de ortoqueratología u orto-k para frenar la miopía en niños

Existen diversas investigaciones con evidencia científica que demuestran que estas lentes de contacto rígidas de uso nocturno consiguen que la miopía aumente entre un 40% y un 50% menos en niños que si se usan gafas o lentillas. Como factor contrario al uso de este método, podemos destacar las potenciales complicaciones que las lentes de contacto pueden provocar en los ojos de los niños.

Control farmacológico mediante el uso de gotas de atropina

Estas gotas, que eliminan la acomodación natural del ojo humano, pueden resultar una opción válida y simple para el control de la miopía aunque su uso requiere supervisión por parte de un oftalmólogo. Por el contrario, algunos estudios indican que se puede producir un efecto rebote cuando se deja el tratamiento.

La cirugía refractiva, que puede realizarse en pacientes mayores de edad, una vez la miopía lleva un tiempo estabilizada, es ealmente la única vía realmente efectiva para solucionar la miopía sin gafas ni lentillas. Cada vez más personas se apuntan con éxito a esta intervención por su eficacia, seguridad y  rapidez de recuperación (casi siempre se realiza mediante cirugía ambulatoria con láser).

Fuente: Time outdoors, visual activity and myopia progression in juvenile-onset miopes

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario