Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

5 formas de retrasar el envejecimiento visual

Aunque es evidente que, con el paso del tiempo, nuestras facultades visuales corren el peligro de irse deteriorando o perdiendo eficacia, no es menos cierto que con una buena alimentación y unos hábitos de vida saludables es posible frenar, en parte, estos síntomas de envejecimiento, y mantener un buen estado de salud tanto general como de nuestros ojos.

En este post desvelamos las 5 mejores formas de retrasar y minimizar el envejecimiento visual

New Call-to-action

Mujer levantándose las gafas para mirar el móvil

1. Llevar una alimentación óptima

Si nuestra dieta o estilo de alimentación no contiene todos los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo, nuestra salud visual puede verse perjudicada. Enfermedades como la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE), las cataratas, el glaucoma y diversas retinopatías, entre otras enfermedades de la vista, son más fáciles de que se lleguen a producir en aquellas personas que no llevan una alimentación lo suficientemente variada y de calidad.

Los expertos en nutrición sostienen que es muy importante que nuestra dieta sea rica en :

  • Vitamina A, que por sus propiedades antioxidantes ayuda a retrasar los síntomas del envejecimiento, siendo un gran protector de las células oculares y la córnea. El tomate, el melocotón o las zanahorias, entre otros alimentos, constituyen magníficas fuentes de este tipo de vitaminas.
  • Vitamina B, un elemento fundamental para asegurar la buena salud del cristalino. Se encuentra en grandes cantidades en los frutos secos.
  • Vitamina C, presente en los cítricos y otras frutas como el kiwi. Esta clase de vitamina es muy efectiva para frenar los procesos oxidativos y, por lo tanto, el envejecimiento precoz, previniendo también las infecciones oculares.
  • Además de las vitaminas citadas, es importante aportar las cantidades adecuadas de oligoelementos, carotenoides, flavonoides, minerales como el zinc o el selenio y ácidos grasos Omega 3. Por ello tenemos que consumir pescado azul, frutas y verduras.

2. Practicar deporte con regularidad

Si existe algún aliado del envejecimiento prematuro este es el sedentarismo. Una vida sedentaria favorece el sobrepeso y el mal funcionamiento del sistema cardiovascular y del sistema circulatorio, entre otros problemas. La vista es un sentido especialmente sensible a un mal funcionamiento de la circulación sanguínea, debido a que a los ojos llegan venas y arterias que son muy finas y cualquier pequeña oclusión puede degenerar en enfermedades oculares de consideración.

Por todo ello, no debemos perder la sana costumbre de practicar deporte, siempre que sea en la medida de nuestras posibilidades, edad, condición física y estado de forma.

3. Evitar los malos hábitos

Malas prácticas alimenticias, como comer azúcar o grasas saturadas en exceso, tomar demasiado el alcohol y, por supuesto, el tabaquismo, son hábitos muy perjudiciales para nuestra salud. Aunque todo el mundo es consciente las nefastas consecuencias del tabaco sobre nuestra salud pulmonar, sus efectos perniciosos para nuestros ojos, en especial para la retina, no son tan conocidos. Pero existen y pueden llegar a comprometer seriamente nuestra salud ocular, provocando un envejecimiento prematuro de los órganos más importantes implicados en el proceso visual.

4. Excesos de estrés

La mala gestión del estrés también es una causa de envejecimiento prematuro, pudiendo afectar a nuestra salud visual. En este sentido, es fundamental realizar actividades de ocio de calidad y dedicándoles las horas necesarias para contrarrestar el nerviosismo y las preocupaciones provocadas por las obligaciones del día a día.

5. Descansar lo suficiente

Si hay un factor que afecta muy especialmente a la salud general y visual, acelerando de forma notable los síntomas del paso del tiempo en nuestro organismo y estado de ánimo, este es un descanso insuficiente y de baja calidad. Es muy importante dormir por lo menos 8 horas diarias, además de establecer las pausas adecuadas durante la jornada laboral.

Todas estos consejos pueden ayudar a conservar por más tiempo una buena salud ocular pero, obviamente, no son acciones infalibles. Las enfermedades y problemas visuales pueden aparecer y, en estos casos, lo mejor que podemos hacer es acudir de inmediato a un especialista para recibir el diagnóstico y tratamiento adecuados.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario