Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Conjuntivitis en niños: ¿puede ser grave?

La conjuntivitis en niños, al igual que en adultos, no suele revestir ninguna gravedad y suele ser muy frecuente, especialmente en niños pequeños. Básicamente se trata de una inflamación de la conjuntiva, una membrana mucosa que recubre la cara posterior de los párpados y la cara anterior del globo ocular (parte blanca del ojo). La causa más común de la conjuntivitis es un virus, aunque también puede estar producida por una infección bacteriana o por una reacción alérgica.

New Call-to-action

Síntomas de la conjuntivitis

Los síntomas de la conjuntivitis suelen ser muy visibles y característicos:

  • Enrojecimiento de los ojos y del interior de los párpados.
  • Legañas en los ojos o pestañas.
  • Párpados inflamados.
  • Picor de ojos (los niños se frotan los ojos).
  • Lagrimeo (especialmente si estamos hablando de conjuntivitis alérgicas).
  • Secreción ocular clara o amarillenta de una especie de lágrimas, aunque más espesas, que se expulsan a consecuencia de la infección.

Algunos síntomas menos frecuentes son:

  • Mayor sensibilidad a la luz.
  • Sensación de tener arenilla dentro de los ojos.

Tratamiento de la conjuntivitis infantil

En la mayoría de casos las conjuntivitis en niños son leves y desaparecen por sí solas al cabo de pocos días, aunque el tratamiento específico dependerá del tipo de conjuntivitis de que se trate:

  • En las conjuntivitis víricas no suele ser necesario ningún tipo de tratamiento.
  • En las causadas por una bacteria, el pediatra suele prescribir algún tipo de antibiótico, ya sea en forma de colirios o de uso tópico.
  • Si la causa de la conjuntivitis es una alergia es posible que el niño tenga que tomar algún antihistamínico por vía oral o bien en forma de colirio.

 

Niña con blusa de flores a la que le están echando un colirio

Cuidado: algunas son  muy contagiosas

El problema de la conjuntivitis causada por virus y de la conjuntivitis bacteriana en niños (conjuntivitis infecciosas) es que son muy contagiosas. Por este motivo, el niño afectado no debe ir al colegio o a la guardería hasta que el médico determine que su problema visual no puede ser transmitido a otros menores. La conjuntivitis alérgica no es contagiosa.

Para evitar el contagio al resto de miembros de la familia únicamente se deben tomar unas medidas higiénicas básicas y simples como:

  • Tratar de no tocarse o frotarse los ojos.
  • Tanto el niño como los padres (que suelen ser los encargados de aplicarles el tratamiento) han de lavarse muy bien las manos.
  • No compartir toallas, fundas de almohadas ni otros elementos higiénicos.

¿Puede llegar a ser grave?

Aunque es muy inusual, la conjuntivitis pediátrica pueden llegar a comprometer seriamente la salud visual del niño en algunos casos en los que va acompañada de otros síntomas como:

  • Dolor en los ojos.
  • Visión borrosa.
  • Excesiva sensibilidad a la luz (fotofobia).
  • Un enrojecimiento muy intenso de los ojos.
  • La existencia de infecciones previas en los ojos.

En el caso de detectar alguno de estos síntomas o si los signos comunes prevalecen durante demasiados días, es necesario acudir cuanto antes al especialista en oftalmología o al pediatra.

¿Se puede prevenir?

Como hemos comentado, las conjuntivitis infecciosas son muy contagiosas. Por esta razón, debemos tomar ciertas medidas para evitar que nuestros hijos se contagien:

  • Debemos enseñarles a lavarse las manos con agua y jabón, en conciencia y con frecuencia.
  • También es necesario que sean conscientes de que no deben compartir con otras personas pañuelos de papel, toallas o fundas de almohadas.

Una vez el niño tenga la conjuntivitis será necesario:

Lavarse bien las manos después de tocarles los ojos.

Desechar cualquier objeto (gasas, algodón…) que se hayan utilizado.

Lavar por separado las toallas y fundas de almohadas que haya usado la persona infectada para evitar la contaminación.

Si el niño es propenso a las conjuntivitis alérgicas, evitar el contacto con el agente que provoca la inflamación. Por ejemplo, debemos mantener las puertas y ventanas bien cerradas durante los días en que hay mucha cantidad de polen en el ambiente, limpiar el polvo con frecuencia o pasar la aspiradora.

La conjuntivitis en recién nacidos

Los recién nacidos son particularmente susceptibles de padecer conjuntivitis y son más propensos a desarrollar complicaciones graves de este problema ocular si este se deja sin tratar o si se trata de forma tardía. Un bebé que presente síntomas de conjuntivitis debe ser examinado de inmediato por un especialista, puesto que puede ser causada por una infección, una irritación o bien porque tenga el conducto lagrimal obstruido.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario