Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

¿Cuál es el tratamiento de la hiperemia conjuntival?

3.8/5 - (6 votos)

La hiperemia conjuntival se manifiesta por diferentes causas y, en todos los casos, se produce como un enrojecimiento de la esclerótica del ojo (la parte blanca de este órgano). Además del enrojecimiento, la hiperemia conjuntival suele ir acompañada de picor, lagrimeo y sensibilidad a la luz. 

En muchos casos, la hiperemia conjuntival suele desaparecer por sí sola al eliminarse el elemento que produce la irritación. Sin embargo, en aquellos casos en los que persiste de forma marcada, se recomienda acudir al médico para que pueda examinar la zona y determinar el tratamiento más adecuado.

¿Qué es la hiperemia conjuntival?

Se conoce como hiperemia conjuntival al enrojecimiento de la esclerótica del ojo (la parte blanca). Este enrojecimiento es consecuencia de la dilatación de los vasos sanguíneos presentes en el propio ojo. Al dilatarse, aumenta la cantidad de sangre que llega a esta zona del cuerpo y, en consecuencia, toda la zona se aprecia de un color mucho más rojizo que el habitual.

El enrojecimiento de la esclerótica es un síntoma y no una enfermedad en sí misma. Por ello, cuando se produce, lo que hay que hacer es encontrar la causa para poder frenar los síntomas, acabar con la incomodidad del paciente  y que el ojo recupere su color natural. 

¿Cuáles son sus síntomas más habituales?

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la hiperemia conjuntival no suele manifestarse sola, sino que  aparece acompañada de otros síntomas asociados a la presencia de algún elemento ajeno al propio ojo que produce la irritación.

Además del enrojecimiento de la esclerótica, otros de los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Picor: se manifiesta como escozor o molestias en la superficie del ojo, lo que dificulta que pueda abrirse con facilidad.
  • Fotofobia: otro de los síntomas más comunes es la fotofobia o sensibilidad excesiva a la luz. En estos casos, el paciente no puede mantener abierto el ojo debido a que la luz le resulta demasiado molesta.
  • Lagrimeo: otro de los síntomas comunes es un lagrimeo excesivo, que no es otra cosa que la respuesta natural del propio ojo para mejorar la lubricación de la superficie y expulsar cualquier posible elemento extraño que cause las molestias.
  • Secreción purulenta: en aquellos casos en los que la causa se debe a una infección bacteriana, es muy habitual que los síntomas vengan acompañados por la secreción de material viscoso y de color verde o amarillo en el propio ojo.
  • Inflamación de la esclerótica: junto al enrojecimiento característico de la hiperemia conjuntival, la esclerótica tiende a inflamarse, por lo que se puede ver de mayor tamaño en un ojo que en el otro.

New Call-to-action

¿Cuáles son sus causas más comunes?

Las causas de la hiperemia conjuntival son muy variadas. No obstante, como se ha explicado, el enrojecimiento del ojo no es el problema o la enfermedad del ojo en sí, sino el síntoma que se manifiesta como respuesta natural del ojo al problema o enfermedad que es la causante del malestar. 

De este modo, más allá del enrojecimiento de la esclerótica, habrá que buscar las causas generales que causan los síntomas en su conjunto. 

Algunas de las más comunes son las siguientes:

  • Presencia de cuerpos extraños en el ojo: la causa más común de la hiperemia conjuntival es la entrada de algún cuerpo extraño en el ojo, lo que produce una reacción que consiste en el enrojecimiento y aumento del lagrimeo para conseguir expulsarlo. Puede ser desde una mota de polvo, las lentes de contacto o un grano de arena a una simple pestaña o cualquier otro elemento de estas características.
  • Alergias: las alergias también pueden manifestarse con este tipo de síntomas en los ojos, especialmente aquellas alergias que están vinculadas a algún alérgeno presente en el ambiente (polen, pelo de animales, polvo, etc.).
  • Presencia de elementos irritantes: de forma similar a lo que sucede con las alergias o con los elementos extraños, pero de menor tamaño y sin que el cuerpo del paciente tenga un cuadro alérgico asociado. Algunos ejemplos muy comunes son el agua de la playa, el cloro de la piscina, el humo y la contaminación, que pueden llegar a irritar los ojos y hacer que se presenten síntomas como la hiperemia conjuntival.
  • Infección bacteriana o vírica: otra de las causas más comunes se puede encontrar en las infecciones. Por lo general, cuando se trate de una infección bacteriana, las molestias vendrán acompañadas de la secreción de material viscoso; mientras que cuando se trate de una infección vírica lo más común será que aparezca un lagrimeo abundante.
  • Golpes o traumatismos que pueden provocar un derrame en el ojo: otra de las causas más comunes de la hiperemia conjuntival la encontramos en la posibilidad de haber recibido un golpe en el ojo o cerca de este, lo que suele conllevar el enrojecimiento de la esclerótica.

Ojos con hiperemia conjuntival

¿Cuál es el tratamiento de la hiperemia conjuntival?

Las causas que producen la hiperemia conjuntival son muy variadas. Según el caso, el tratamiento será de un tipo u otro. 

Algunos de los tratamientos o recomendaciones habituales cuando se sufre un episodio de hiperemia conjuntival son los siguientes: 

  • Si hay algún cuerpo extraño o alérgeno que cause irritación, se debe limpiar correctamente la zona con abundante agua o suero fisiológico. 
  • En caso de infección, se deberá aplicar un tratamiento farmacológico prescrito por un médico para acelerar la curación. 
  • En caso de haber recibido un golpe o traumatismo, se recomienda acudir al médico para realizar una exploración de la zona y poder descartar daños más graves y que, en algunos casos, podrían llegar a ser críticos.

¿Cuándo acudir al médico?

La hiperemia conjuntival o enrojecimiento de la esclerótica es un síntoma que implica un problema ocular. En el caso de que esta no se solucione por sí sola pasadas un par de horas, se recomienda acudir al médico para que se pueda hacer una exploración del ojo del paciente. 

Dependiendo del diagnóstico, se determinará el tratamiento más adecuado en cada caso. 

¿Qué es la hiperemia conjuntival bilateral?

Hablamos de hiperemia conjuntival bilateral cuando el enrojecimiento de la esclerótica afecta a ambos ojos.

Artículo revisado por el Dr. Santiago Tomás, oftalmólogo de Clínica Baviera.

Fuentes

Academia Americana de Oftalmología (AAO) – Ojo rojo

Academia Americana de Oftalmología (AAO) – Conjuntivitis: ¿Qué es el ojo rojo?

Teresa Delgado
24/05/2022
100% recomendable, trato, profesionalidad y eficacia al mismo nivel, top
Santiago Esponda Chaux
23/05/2022
Juan Carlos Cuenca
20/05/2022
David Tores
13/05/2022
Carolina Vicent Toril
03/05/2022
Christian Martinez Garcia
20/04/2022
Sierri León Vega
06/04/2022
Marta Acero
02/04/2022
Contenta con el momento de la operación y cómo nos han tratado, aunque sí es cierto que me dijeron que iba a quedar después de la operación totalmente perfecta y que mi visión iba a ser del 100% y NO HA SIDO así. Ayer mismo me dieron el alta y avisé a mi Doctora Belén que no veía 100% bien desde mi ojo izquierdo y me dijo que me había quedado un poco de astigmatismo en ese ojo y que no hacía falta ningún retoque. Esto ha sido bastante feo para mí, porque crees que vas a quedar perfecta al 100% y te quedas viendo mal de un ojo, la verdad que ha sido un final un tanto amargo. Tengo dos amigas que se iban a operar aquí, y ya me encargaré de avisarlas por lo menos que no se quede como yo, con ese mal sabor de boca.
Flora Rascón Rascón
24/03/2022
Jorge Gallego
23/02/2022
Le pongo 5 estrellas porque no se pueden poner mas. El trato es espectacular desde que entras por la puerta, el personal muy profesional y agradable que no escatima en tiempo y dedicacion al paciente, Un 10.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario