Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Ojos llorosos, ¿por qué me pasa?

2.5/5 - (8 votos)

Los ojos llorosos, también conocidos como ojos vidriosos, son una anomalía visual bastante común y suelen ser el síntoma de otro tipo de afecciones, algunas de ellas de tipo circunstancial y otras de mayor complejidad.

Este problema se produce cuando la glándula lagrimal, que es el órgano que se encarga de producir las lágrimas, elabora más líquido del que debería y da lugar a esa incómoda situación en la que tenemos los ojos encharcados, húmedos y, a veces, irritados.

​​¿Es una enfermedad la producción en exceso de lágrimas?

Lo cierto es que no. Los especialistas denominan epífora a un exceso de lagrimeo y no lo consideran una patología, pero sí una anomalía de carácter transitorio que puede ser síntoma de diversos problemas como alergias, algún cuerpo extraño en el ojo, así como algunas infecciones o enfermedades oculares.

La epífora puede ir acompañada de otros síntomas como: 

Esta circunstancia se puede dar en uno o ambos ojos y, aunque puede presentarse a cualquier edad, es mucho más frecuente en adultos mayores.

¿Por qué son importantes las lágrimas?

Las lágrimas cumplen varias funciones en el ojo:

  • Lubrican e hidratan la superficie ocular: permiten que el párpado se deslice con facilidad sobre el ojo, al mismo tiempo que mantienen la conjuntiva húmeda. 
  • Limpian la superficie ocular y la protegen: junto con el propio párpado, las lágrimas contribuyen a limpiar la superficie del ojo arrastrando restos de suciedad, cuerpos extraños y gérmenes.

New Call-to-action

¿Cuáles son las causas de los ojos vidriosos?

El aumento en el nivel del líquido lagrimal no es en sí mismo una enfermedad, pero sí es un síntoma de que algo no está bien en el ojo. 

Las causas que podrían provocar esta situación son de diversa índole, entre ellas las siguientes:

Alergias

La alergia al moho, a la caspa, al polen o a otras sustancias o materiales es una de las posibles causas de los ojos vidriosos. Para combatir esta molestia basta con tomar una serie de cuidados y medidas que deben tener la aprobación del oftalmólogo al que acudimos regularmente.

Objetos extraños

La presencia de objetos extraños en el ojo también puede causar ojos llorosos. Por ejemplo, la entrada de polvo o arena. 

El lagrimeo es, en este caso, un mecanismo de defensa del aparato ocular.

Luces molestas

Los deslumbramientos o luces molestas para nuestros ojos también pueden producir ojos vidriosos. Hoy en día, por ejemplo, es uno de los síntomas más recurrentes entre las personas que pasan demasiadas horas delante de la pantalla de su ordenador o de otros dispositivos electrónicos sin ningún tipo de protección (filtros, gafas, lentillas, entre otros).

Blefaritis

La blefaritis, o inflamación e irritación de los párpados, especialmente en el borde de los mismos, suele ir acompañada de abundante lagrimeo. Por lo general, es causada por la presencia de una bacteria o por la disminución de los aceites oculares producidos por el propio párpado.

Conjuntivitis

La conjuntivitis es una de las causas más habituales de los ojos vidriosos y, sin duda, una de las más graves. Existen varios tipos de conjuntivitis (bacteriana, vírica y alérgica). 

La conjuntivitis se caracteriza por la inflamación de la conjuntiva, que es la capa de tejido transparente que recubre los párpados y la esclerótica del ojo. 

En estos casos, el aumento de lágrimas en los ojos es una reacción natural a la infección de la conjuntiva, pues éstas tienen proteínas y anticuerpos que contribuyen a destruir las bacterias allí localizadas.

Fatiga ocular 

La fatiga ocular también puede producir ojos llorosos o vidriosos. Por ejemplo, cuando leemos con poca luz o cuando pasamos muchas horas seguidas delante de una pantalla.

Lentes de contacto

El uso excesivo o indebido de las lentes de contacto también puede favorecer los ojos llorosos. En estos casos, es necesario retirar las lentillas lo antes posible y dejar descansar al ojo hasta que se recupere. 

Glaucoma

El glaucoma es un problema ocular que se produce cuando la presión intraocular está alta y daña el nervio óptico. 

Se trata de una enfermedad que no suele dar muchos síntomas hasta que ya está avanzada. No obstante, el lagrimeo abundante y sin razón aparente puede estar vinculado a este problema. 

Ojo seco

El síndrome de ojo seco se produce cuando el ojo no es capaz de producir la cantidad suficiente de lágrima o, en otros casos, cuando esta no tiene la calidad necesaria para lubricar correctamente el ojo. Irónicamente, esto puede producir episodios de lagrimeo excesivo, siendo esta una respuesta natural del ojo ante la sequedad que experimenta.

Mujer con los ojos llorosos

¿Cómo tratar los ojos brillantes?

Cuando tenemos ojos brillantes debido a un exceso de lagrimeo, debemos acudir al médico para que nos haga una revisión y determine el tratamiento más adecuado en cada caso. 

Entre los tratamientos más habituales podemos destacar los siguientes: 

  • Colirios: los colirios son fármacos líquidos que se administran en forma de gotas directamente en los ojos. Según el caso, tendrán un tipo de formulación u otra.
  • Pomadas y geles oftálmicos: son similares a los colirios pero, en este caso, su textura es más sólida. Esto permite que permanezcan más tiempo en la superficie del ojo, por lo que suelen ser más efectivos en el tratamiento de algunos problemas y enfermedades oculares como los ojos secos. 
  • Uso de gafas especiales: en algunos casos, el médico puede determinar que los ojos deben estar protegidos durante algún tiempo. Por ejemplo, del exceso de luz. En estos casos, uno de los tratamientos que se puede establecer es el uso de gafas protectoras. 
  • Períodos de descanso: otro de los posibles tratamientos puede ser prescindir de realizar ciertas actividades o del uso de lentillas durante un tiempo. Por ejemplo, en el caso de que los ojos llorosos se deban a una irritación en la superficie ocular. 
  • Medicamentos que no se administran directamente en los ojos: otro de los posibles tratamientos puede ser el uso de medicamentos que no se administren directamente en los ojos. Por ejemplo, en el caso de algunos tipos de alergias, estas se pueden tratar mediante medicamentos que se administran por vía oral. 

¿Se pueden prevenir los ojos vidriosos?

Algunos consejos que nos pueden ayudar a prevenir los ojos vidriosos son los siguientes: 

  • Proteger los ojos en entornos y espacios agresivos. Por ejemplo, de la luz del sol, del viento, del humo, etc. 
  • Evitar usar lentillas durante más tiempo del recomendado y asegurarse de mantener una higiene correcta respecto a su conservación. 
  • Mantener lubricados e hidratados los ojos de forma constante. Para ello, podemos utilizar lágrimas artificiales para complementar la lágrima natural de nuestros ojos. 
  • Mantener una buena higiene ocular. Para ello, debemos evitar tocarnos la cara (y sobre todo los ojos) con las manos. 

¿Qué significan los ojos muy brillantes?

Los ojos excesivamente brillantes están causados por un exceso de lágrima. Esto es normal en situaciones en las que el lagrimeo es mayor de lo habitual. Sin embargo, si esta situación se prolonga, puede ser un indicio de que existe algún problema o enfermedad ocular que está favoreciendo la producción excesiva de lágrima. Por ello, lo más recomendable será acudir al médico para poder hacer un chequeo. 

Artículo revisado por el Dr. Tirso Alonso, oftalmólogo de Clínica Baviera.

Fuentes

Academia Americana de Oftalmología – Conjuntivitis: ¿Qué es el ojo rojo?

Academia Americana de Oftalmología – ¿Qué es el ojo seco?

Academia Americana de Oftalmología – Datos sobre las lágrimas

Teresa Delgado
24/05/2022
100% recomendable, trato, profesionalidad y eficacia al mismo nivel, top
Santiago Esponda Chaux
23/05/2022
Juan Carlos Cuenca
20/05/2022
David Tores
13/05/2022
Carolina Vicent Toril
03/05/2022
Christian Martinez Garcia
20/04/2022
Sierri León Vega
06/04/2022
Marta Acero
02/04/2022
Contenta con el momento de la operación y cómo nos han tratado, aunque sí es cierto que me dijeron que iba a quedar después de la operación totalmente perfecta y que mi visión iba a ser del 100% y NO HA SIDO así. Ayer mismo me dieron el alta y avisé a mi Doctora Belén que no veía 100% bien desde mi ojo izquierdo y me dijo que me había quedado un poco de astigmatismo en ese ojo y que no hacía falta ningún retoque. Esto ha sido bastante feo para mí, porque crees que vas a quedar perfecta al 100% y te quedas viendo mal de un ojo, la verdad que ha sido un final un tanto amargo. Tengo dos amigas que se iban a operar aquí, y ya me encargaré de avisarlas por lo menos que no se quede como yo, con ese mal sabor de boca.
Flora Rascón Rascón
24/03/2022
Jorge Gallego
23/02/2022
Le pongo 5 estrellas porque no se pueden poner mas. El trato es espectacular desde que entras por la puerta, el personal muy profesional y agradable que no escatima en tiempo y dedicacion al paciente, Un 10.

 

New Call-to-action

Autor

  • Clínica Baviera es una institución médica especializada en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de todo tipo de trastornos oftalmológicos. En nuestra red de clínicas, formada por más de 80 centros repartidos en cuatro países (España, Alemania, Austria e Italia), un equipo de más de 200 oftalmólogos ya ha realizado más de 1.000.000 tratamientos, lo que nos convierte en centro europeo de referencia en oftalmología.

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario