Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Pupilas dilatadas o midriasis: ¿por qué pasa y cómo prevenir la dilatación?

4.6/5 - (21 votos)

Las pupilas dilatadas son un síntoma visual bastante frecuente. Este proceso ocurre más de lo que pensamos y tiene diferentes causas, no necesariamente relacionadas con aspetos médicos. ¿Te interesa saber más sobre este asunto?

New Call-to-action

¿Cuál es la explicación técnica de las pupilas dilatadas?

La pupila, valga la pena recordar, es un pequeño orificio de color negro que se encarga de regular el paso de la luz que reciben nuestros ojos del exterior durante la vigilia hasta llegar a la retina, cuya función, a su vez, es convertir esa luz en impulsos nerviosos que posteriormente son enviados al cerebro a través de nervio óptico para que éste interprete las imágenes captadas. Así, cuanto mayor es la cantidad de luz recibida, menor es la dilatación de la pupila del ojo. Pero cuando hay menor exposición, mayor es la dilatación.

Técnicamente, las pupilas de los ojos dilatadas son el resultado del aumento del tamaño de las fibras musculares que forman el iris, generando la contracción en mayor o menor grado de forma automática y natural. En este sentido, dos músculos situados en el iris intervienen en la dilatación pupilar: el músculo dilatador de la pupila y el músculo esfínter de la pupila.

Al contraerse la pupila interviene el músculo ciliar del iris o esfínter iridiano. Cuando esta se dilata, interviene el músculo radial o dilatador del iris.

En ese sentido, es necesario diferenciar entre la midriasis, que es la dilatación de la pupila como tal, y la denominada miosis, que es la contracción de la misma, es decir, el efecto contrario como resultado del exceso de luz.

¿Cuáles son las principales causas de las pupilas dilatadas?

Como decíamos antes, las pupilas dilatadas son un síntoma más habitual de lo creemos. Entre las causas naturales de este fenómeno más frecuentes encontramos:

  • Reacción en el momento de despertarnos:

Cuando nos despertamos y abrimos los ojos tras varias horas de sueño, es normal que las pupilas estén dilatadas, al menos mientras se adaptan a la luz del nuevo día o de la situación en la que nos encontramos.

  • Cuando estamos en zonas oscuras:

Es una de las situaciones más habituales. En determinados ambientes que no tienen la luz adecuada y nos cuesta ver con claridad, las pupilas reaccionan dilatándose. En este sentido, la ecuación es sencilla: a mayor luz recibida, menor dilatación (visión fotópica); a menor exposición a la luz, mayor dilatación (visión escotópica).

  • Consumo de alcohol o de drogas:

Algunas sustancias también favorecen la dilatación de las pupilas. Nos referimos a productos como el alcohol o las drogas (cocaína o marihuana, entre otras), que causan una significativa excitación de las fibras musculares que forman el iris. Sin embargo, existen productos opiáceos, como la heroína, que producen el efecto contrario, es decir, la contracción de estos músculos.

  • Ingesta de ciertos medicamentos:

Algunos antidepresivos o antihistamínicos pueden alterar la manera en que nuestros ojos reaccionan a la luz.

  • Cambios en el estado anímico o emocional:

Los cambios anímicos bruscos son otra de las causas naturales de la dilatación de las pupilas. El entusiasmo, los nervios, la ansiedad o la excitación son algunas de las emociones que provocan dicha reacción, independiente de la luz de los ambientes donde nos encontremos o de otros condicionantes. Por el contrario, otras emociones como el enfado provocan la contracción de los músculos que rodean el iris.

  • Traumatismos:

Algunos golpes en el ojo pueden ocasionar que la pupila quede dilatada de forma permanente.

¿Las pupilas dilatadas son un síntoma de alguna enfermedad?

Sin embargo, también conviene dejar claro que las pupilas dilatadas pueden ser un síntoma claro de que existe una enfermedad, tanto de carácter visual (glaucoma o isquemia del iris) como de otro tipo.

Por ejemplo, algunas anomalías de tipo neurológico pueden producir una situación anormal en las pupilas, dilatándolas excesivamente o incluso, en casos más extremos, creando un tamaño de las pupilas distinto para cada ojo.

Los daños cerebrales también pueden influir en la aparición de la midriasis. En estos casos, las pupilas no suelen seguir los patrones normales de contradicción-dilatación, sino que se comportan de forma incorrecta y pueden dar lugar a lesiones más graves.

Pupila dilatada en ojo marrón

Las enfermedades no visuales más comunes asociadas a los patrones anormales de contracción-dilatación de las pupilas son:

  • Enfermedades neurológicas:

Las enfermedades relacionadas con el sistema nervioso y el cerebro pueden manifestarse de diferentes formas. Una de ellas, es la anisocoria. Es decir, diferentes tamaños para cada una de las pupilas de cada uno de los ojos. Por ello, lo más recomendable será acudir al médico para que pueda llevar a cabo las pruebas pertinentes en cada caso.

  • Daños cerebrales:

Muy relacionado con el sistema nervioso en general, los daños cerebrales también suelen mostrar los primeros síntomas a través de la incorrecta dilatación de las pupilas. El ejemplo más conocido de todos es la denominada como midriasis arreactiva simétrica. Es decir, la incapacidad de reacción de las pupilas ante un estímulo luminoso. Por lo general, cuando las pupilas reciben un aumento de luz ambiental, reaccionan contrayéndose, lo que permite graduar la cantidad de luz exterior que pasa al ojo. Sin embargo, cuando existe un daño en el cerebro, es habitual que este efecto no se produzca correctamente permaneciendo las pupilas midriáticas de forma permanente. De hecho, esta es la causa por la que los profesionales sanitarios comprueban con una linterna el estado de las pupilas en pacientes que han sufrido accidentes, ya que permite identificar posibles daños cerebrales como consecuencia del accidente.

  • Síndrome de Claude-Bernard-Horner:

Este síndrome se puede manifestar con una pupila contraída (miosis pupilar) mientras que la otra permanece dilatada.  Es decir, se produce una dilatación pupilar desigual o irregular. Se trata de un síndrome causado normalmente por un daño en los nervios simpáticos de la cara. Suele manifestarse acompañado de párpado caído y hundimiento del globo ocular. Este síndrome puede afectar al nervio trigémino, que controla diversas parte del rostro y se manifiesta con una dilatación permanente de la pupila. Puede tener diferentes causas, que pueden ir desde una lesión en la arteria carótida, hasta lesiones en el encéfalo o tumores. Debido a esto, lo más importante será acudir al médico para que pueda llevar a cabo las pruebas correspondientes que descarten o identifiquen enfermedades mayores.

¿Por qué los oftalmólogos dilatan las pupilas en la consulta?

Otra de las causas de tener pupilas dilatadas puede ser algo tan sencillo como una visita al oftalmólogo. En la consulta oftamológica, es habitual que los médicos usen colirios en forma de gotas para dilatar las pupilas de los pacientes. Este efecto dura unas cuantas horas, incluso después de la visita a la consulta. Pasado este tiempo, la pupila recupera su estado y movimiento naturales sin que el paciente tenga que llevar a cabo ningún tratamiento adicional para acabar con la midriasis.

Esta técnica es utilizada por los médicos especialistas en oftalmología por una razón muy sencilla. Al dilatar las pupilas, los médicos pueden realizar una exploración más detallada y en mayor profundidad del ojo, incluida la retina. Al dilatar la pupila, la perspectiva y el campo de visión de los doctores aumenta, lo que permite que la revisión sea más efectiva y se pueda observar con mayor detalle el interior de los ojos y, en su caso, detectar cualquier problema. Además, también se dilata la pupila para llevar a cabo la graduación del paciente y, de ser viable, hacer una receta de gafas para corregir esas dioptrías o planear una cirugía refractiva. Estas gotas de dilatación pupilar se utilizan, por tanto, para conocer la graduación del paciente, especialmente cuando se trata de niños que no colaboran en la exploración.

Aunque no es algo doloroso, dilatar la pupila sí que puede ser molesto, pues el paciente tendrá la visión borrosa, dada la gran cantidad de luz que entrará en sus ojos. En estos casos, se recomienda al paciente que no acuda solo a la consulta, que no conduzca y que utilice gafas de sol para mitigar la alta sensibilidad a luz o fotofobia hasta que sus pupilas se contraigan. Sus efectos, además, suelen durar varias horas. Esta duración dependerá de las características personales del paciente.

¿Cuál puede ser el significado emocional de la dilatación de las pupilas?

Las pupilas se dilatan y se contraen según la cantidad de luz a la que se exponen, pero además, muchos estudios han demostrado que a través de ellas podemos observar otros cambios y reacciones que sufrimos, más relacionados con las emociones.

En 1964, los psicólogos Eckhard Hess y James M. Polt descubrieron que las pupilas de las personas se dilatan más cuando realizan multiplicaciones de dos dígitos que de uno. Cuanto más difícil es la operación, más se dilatan y no volverán a contraerse hasta que la persona haya dado la respuesta al problema.

Por otra parte, las pupilas dilatadas pueden ser un signo de enamoramiento; cuando miramos a una persona que nos gusta o por la que sentimos atracción, las pupilas se dilatan.

Además, un estudio elaborado por Hess en 1972 demostró que la dilatación de las pupilas no sólo obedece a un incremento emocional positivo, sino también negativo, por lo que cuando vemos algo que nos disgusta o nos desagrada las pupilas se contraen, entrando menos cantidad de luz.

¿Qué curiosidades existen sobre la dilatación pupilar?

A continuación te exponemos algunas curiosidades relacionadas con la dilatación de las pupilas:

  • Algunas investigaciones han llegado a concluir que, a través de las pupilas de un individuo, podemos llegar a conocer algunos rasgos de su personalidad. De acuerdo con un estudio realizado por Mats Larsson, de la Universidad de Orebro (Suecia), las personas con más criptas en el iris -los filamentos ondulados que irradian de la pupila- tienden a ser más honestas y sensibles, además de experimentar más emociones positivas. Por otra parte, los pliegues concéntricos alrededor del iris son más abundantes en personas impulsivas y nerviosas.
  • El estudio de las pupilas no es algo nuevo. En la Roma Clásica se creía que una persona atraía más, cuanto más dilatadas tenía las pupilas. De hecho, las mujeres se impregnaban los ojos de Atropa Belladona, una planta que dilataba las pupilas, como símbolo de belleza, para producir admiración.
  • En la otra punta del mundo, los comerciantes chinos siempre han utilizado el lenguaje de la dilatación de las pupilas para saber si a su cliente le interesaba o no su producto.

Fuentes

Wikipedia – Pupila

MSD Manuals – Alteraciones pupilares frecuentes

New Call-to-action

4 Comentarios

  1. 31 de enero de 201922:17
    dijo:

    Me parece una buena respuesta en general.

  2. 26 de agosto de 201918:52
    dijo:

    Muy bueno todo lo expuesto, gracias sirve de ayuda para actuar

  3. 22 de septiembre de 201917:15
    dijo:

    Buenos dia, mi esposo fue ayer al oftalmólogo y le dilataron las pupilas, se supone que solo dura unas horas pero ya paso un día y siguen dilatadas, sigue sin ver como veia, y la luz le lastima mucho, eso es normal ?

  4. 23 de septiembre de 201910:35
    Clinica Baviera dijo:

    Hola Verónica, buenos días. Existen personas que son más sensibles a este tipo de colirios que se emplean para dilatar las pupilas y sus efectos pueden ser más duraderos. En todo caso, tanto la sensibilidad a la luz como la visión borrosa irán desapareciendo poco a poco. Un saludo.

Escribe un comentario