Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Por qué ocurre la midriasis?

A la dilatación de las pupilas se le denomina midriasis y lo normal es que ocurra cuando la vista se expone a una situación de baja iluminación. Cuando esto pasa se produce un aumento de las fibras musculares que forman el  el iris. En definitiva, se trata de un reacción automática de nuestros ojos con el fin de controlar la cantidad de luz que entra en el globo ocular.

New Call-to-action

La pupila es un pequeño orificio con una función importante dentro del proceso de visión: se encarga de regular el paso de la luz que reciben nuestros ojos hasta llegar a la retina, que es el lugar donde dicha luz procedente de los objetos se transforma en impulsos nerviosos que el cerebro se encarga de codificar en imágenes con sentido para nosotros.

Causas más habituales de la midriasis

La luz ambiental

La causa más normal y habitual de dilatación de las pupilas se produce cuando nos encontramos en zonas oscuras o mal iluminadas. En estas situaciones, la pupila reacciona dilatándose.

También al despertarnos es normal que las pupilas las tengamos dilatadas, puesto que necesitan un cierto tiempo para adaptarse a la luz que entra de golpe en el ojo.

Estímulos emocionales

Los cambios en nuestro estado de ánimo, cuando son muy intensos (nervios, miedo, entusiasmo…) o se producen de una forma brusca también pueden provocar que las pupilas reaccionen dilatándose.

Consumo de drogas o alcohol

Las drogas, el alcohol o determinados productos químicos también pueden alterar las pupilas, provocando que se dilaten o justo el efecto contrario: que se contraigan.

Pupila en ojo azul primer plano

Algunas enfermedades

La midriasis puede ser una síntoma de alguna enfermedad, normalmente neurológica y/o oftalmológica. Esto suele ocurrir cuando la dilatación de las pupilas no tiene lugar por un motivo natural, como es la ausencia de luz adecuada.

Por ejemplo, determinados daños cerebrales pueden producir una situación anormal en las pupilas, dilatándolas o contrayéndolas excesivamente o en situaciones en las que este fenómeno no se debería producir.

Dicho de otro modo, algunas enfermedades pueden afectar a los patrones normales de contracción-dilatación de las pupilas, llegando a ocasionar lesiones graves en las capas internas del ojo.

Son diversas las patologías que pueden provocar midriasis, es decir, una modificación anormal del tamaño de las pupilas. Algunas de ellas son:

  • Accidentes o hemorragias cerebrovasculares.
  • Daños cerebrales.
  • Tumores en el ojo o el cerebro.
  • Lesiones del nervio trigémino.
  • Lesiones en la estructura del ojo provocadas por traumatismo o como daños colaterales de enfermedades como el glaucoma.

Como vemos, estas patologías son potencialmente peligrosas e incluyen otros síntomas más importantes además de la dilatación de las pupilas, como parálisis de distintas partes del cuerpo, pérdida del conocimiento y afectaciones neurológicas u oftalmológicas.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario