Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Cinco ejercicios para retrasar la aparición de la presbicia

La presbicia es una enfermedad asociada al aumento de la edad y el envejecimiento, lo cual la hace inevitable para cualquiera de nosotros. Sin embargo, eso no significa que no podamos retrasarla de algún modo. ¿Quieres que te contemos cómo? A continuación te daremos algunos ejercicios para que los tengas en cuenta.

Presbicia: ejercicios y los buenos hábitos

Como ya te lo hemos contado en otras oportunidades, la presbicia o vista cansada se produce cuando el cristalino, que es la lente natural del ojo, pierde su elasticidad, su flexibilidad y su capacidad para enfocar los objetivos próximos.

A menos que nos aqueje una enfermedad de gran complejidad, nuestro cristalino goza de estas tres características en la juventud y la primera edad adulta. Sin embargo, con el paso del tiempo desaparecen.

New Call-to-action

De ahí que la presbicia sea una enfermedad que, en la mayoría de los casos, guarda una estrecha relación con el aumento de la edad. Los pacientes a los que por lo general se les diagnostica un cuadro de esta anomalía han sobrepasado el umbral de los 50 años o directamente se encuentran en la denominada primera vejez.

Así las cosas, cualquiera diría que estamos ante un proceso irreversible y frente al cual no podemos hacer nada. Sin embargo, esto no es del todo cierto. Si adquirimos ciertos hábitos y practicamos una serie de ejercicios, los efectos de esta enfermedad pueden mitigarse y la presbicia como tal  podrá retrasarse.

Mujer rubia sonríe

Algunos ejercicios para retrasar el efecto de la presbicia

Una buena rutina de ejercicios es esencial para relajar la zona ocular y, a largo plazo, retrasar las consecuencias y los efectos de la presbicia. Veamos:

  • Para empezar, es importante que relajes la musculatura que rodea al aparato ocular, incluidos los músculos de los párpados. Haz pequeños círculos sobre la raíz interna de las cejas y luego extiende el masaje hasta la parte externa. Puedes usar productos como el aceite de onagra o una crema suavizante.
  • Puedes relajar también el resto de la cara haciendo todo tipo de muecas en las que se ven involucradas partes como la mandíbula, la lengua, los labios, la nariz, las cejas, los párpados y las mejillas.
  • Un ejercicio muy recomendado en estos casos es el denominado palmeo, que consiste en frotar tus manos para que entren en calor y luego apoyar en ellas los ojos cerrados. Si sufres de ojo seco, se pide que además parpadees varias veces de forma consecutiva y que luego sí relajes los ojos.
  • Un buen número de pacientes sufre vista cansada debido a una tensión excesiva en los músculos de los ojos. Para ellos se recomienda cerrar los ojos como si se propusieran descansar, pero al mismo tiempo siendo conscientes de la presión que sin querer hacemos sobre el globo ocular. La idea es rebajar dicha tensión hasta que los ojos y el resto de la cara queden en un estado de total distensión.
  • También se recomienda hacer círculos con la vista, cuanto más grandes mejor, así como alternando los dos sentidos, izquierda y derecha.

Estos son sólo algunos de los ejercicios que pueden ayudarte a mitigar los efectos de la presbicia y retrasar su aparición. La clave para que tengan un efecto verdadero en tu salud visual está en la constancia y en complementarlos con buenos hábitos de vida.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario