Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Cristalino del ojo: anatomía y funciones

El cristalino del ojo es una de las partes más importantes del aparato visual, aunque por lo general no es tan mencionado como otros. Eso no quiere decir, sin embargo, que su función en el proceso visual sea secundaria o menos importante que la del resto de órganos. ¡Te invitamos a conocerlo en profundidad!

Ojo verde con reflejos amarillos

New Call-to-action

¿De qué está formado el cristalino del ojo?

El cristalino del ojo es transparente e incoloro en su estado natural. Es, además, flexible, lenticular, biconvexo y no está irrigado por los vasos sanguíneos.

Se encuentra localizado en el segmento anterior del ojo, es decir, tras el y iris. La curvatura del cristalino del ojo es mayor en la cara posterior que en la anterior y las zonas centrales de estas dos se llaman polo anterior y polo posterior, respectivamente.

El cristalino evoluciona a lo largo de toda la vida. En un recién nacido tiene un espesor de unos 3,5mm, mientras que en un adulto anciano puede llegar a los 4,5mm; en lo que se refiere a su diámetro, puede pasar de los 6mm a los 9,5mm.

Ahora bien, en cuanto a su estructura interna, este cuerpo se divide en dos partes: el núcleo y la corteza. La superficie anterior de esta última está recubierta por un epitelio, el cual es el único tejido del cristalino que se regenera.

¿Qué funciones cumple el cristalino del ojo?

Descrita su composición y su estructura, pasemos ahora a analizar las funciones que cumple el cristalino del ojo en el proceso visual:

  • Desviar los rayos de la luz para que las imágenes se formen nítidamente en la retina, independiente de la distancia a la que se encuentre cada objeto. Ten en cuenta que una vez ha llegado a la retina, la imagen viaja directamente hacia el cerebro convertida en impulsos nerviosos a través del nervio óptico.
  • Adaptar la visión a las diferentes distancias, que son básicamente tres: próxima, media y lejana. En este sentido, las casi 20 dioptrías del cristalino, sumadas a las 40 de la córnea, direccionan correctamente los rayos de luz hacia la mácula para que los objetos puedan apreciarse como es debido.
  • En algunos casos, la función del cristalino resulta insuficiente y se produce un efecto similar al de la hipermetropía. Los pacientes con este diagnóstico deben recurrir a una potencia adicional para seguir viendo con claridad y nitidez, con lo cual es preciso variar la curvatura del cristalino, es decir, un proceso que en términos médicos se conoce como acomodación.
  • Una función adicional del cristalino del ojo es servir de referencia al cerebro en el momento de estimar la distancia a la que se encuentran los objetos que están en nuestro campo visual.

La presbicia o vista cansada, de la que hemos hablado en otras oportunidades, es la afección más conocida en relación con el cristalino del ojo, que en este caso pierde la elasticidad y su capacidad de acomodación naturales. Este proceso se produce por un envejecimiento de los órganos que suele tener lugar a partir de los 40 ó 45 años.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario