Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

El blog de la Oftalmología

Puntoplastia: qué es y para qué sirve

La puntoplastia es una técnica quirúrgica sencilla y muy rápida que se realiza bajo anestesia local y cuyo objetivo es dilatar el punto lagrimal para mejorar el drenaje de la lágrima en casos en los que se ha producido una estenosis (estrechamiento) parcial o total de ese punto lagrimal. Los pacientes que sufren este problema, suelen tener como síntoma principal epífora (lagrimeo constante), una de las alteraciones más importantes del sistema lagrimal secretor y excretor junto a la sequedad ocular.

El sistema excretor o de drenaje del sistema lagrimal del ser humano está formado por el punto lagrimal superior, el punto lagrimal inferior, los canalículos, el saco lagrimal y el conducto nasolagrimal. Cuando todos estos sistemas funcionan correctamente, el exceso de lágrima se drena hacia la cavidad nasal. Cuando alguno de estos puntos se estrecha o se tapona, es cuando se producen síntomas como el lagrimeo constante.

A la hora de realizar la puntoplastia se siguen los siguientes pasos:

  1. El oftalmólogo sitúa o intuye la localización del punto lagrimal que se ha estrechado u obstruido.
  2. Dependiendo la técnica que emplee, puede usar dilatadores o algún tipo de incisión quirúrgica.
  3. El cirujano comprueba con una sonda si el punto lagrimal vuelve a ser permeable.
  4. Una vez finalizada la cirugía, es habitual que el médico prescriba un tratamiento tópico antibiótico o corticoideo durante una duración mínima de una semana.
  5. El paciente deberá acudir a revisiones postoperatorias frecuentes para comprobar que el punto lagrimal drena correctamente.
  6. En ocasiones, la puntoplastia puede ir acompañada del uso de tapones lagrimales y puede estar asistida con el uso de un láser.

 

Primer plano mujer pelirroja con ojos verdes

Resultados de la puntoplastia

La puntoplastia es una intervención con una tasa de éxito muy alta y se realiza con la ayuda de un microscopio quirúrgico. Además, el paciente al que se le aplica esta técnica no suele ver alterada su vida profesional o personal. Debe ser el oftalmólogo especializado en vías lagrimales el que, en todos los casos, decida qué pacientes son aptos para la aplicación de esta técnica. La puntoplastia es una de las técnicas quirúrgicas más utilizadas entre los oftalmólogos especializados en vías lagrimales junto a la dacriocistorrinostomía.

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario