Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Combatir el astigmatismo con gafas todo el día?

Una de las preguntas más frecuentes de los pacientes que han sido diagnosticados de astigmatismo es la siguiente: ¿es absolutamente necesario combatir el astigmatismo llevando las gafas todo el día? ¿No existe otra alternativa?

New Call-to-action

Tratar el astigmatismo con gafas todo el día no es la única opción

Un diagnóstico de astigmatismo no es el fin del mundo. Si bien es un defecto visual que afecta la córnea y nos impide enfocar los objetos con claridad, actualmente existen varias opciones de tratamiento por las cuales podemos optar.

Las lentillas son una opción cómoda y efectiva para corregir los defectos propios de esta anomalía visual. Recordemos que el uso de este tipo de corrección óptica supone una ventaja frente a las gafas: cubren la totalidad de la superficie del ojo, adaptándose fácilmente a la curvatura del globo ocular y, por ello, mejorando la calidad de la visión.

Sin embargo, si lo que buscas es una opción más efectiva, no olvides que  puedes optar por la cirugía Lasik, un procedimiento seguro, cómodo, sencillo.

Hemos dejado para el final la alternativa de las gafas, pues como dijimos líneas más arriba ahora nos interesa profundizar un poco más en ella, sobre todo para tratar de resolver la duda de si estamos obligados a usar permanentemente este tipo de lentes.

Hombre con camisa vaquera mira unas gafas negras

Astigmatismo, ¿son necesarias las gafas todo el día?

En el caso de las gafas, el astigmatismo se corrige con lentes tóricas o cilíndricas. Son lentes que tienen diferente potencia óptica y longitud focal en dos ejes perpendiculares entre sí, lo cual contribuye a contrarrestar la forma achatada que caracteriza a la córnea afectada por el astigmatismo.

Las gafas tienen la desventaja de que no actúan directamente en el globo ocular, tal como sí lo hacen las lentillas y la cirugía refractiva. Su efecto se limita a la zona que alcancen las lentes.

Esto no quiere decir que no valgan como tratamiento para el astigmatismo. Todo lo contrario, son la alternativa más barata a corto plazo de las tres que hemos mencionado y no requieren cuidados distintos a los de unas gafas convencionales o de otros usos.

Lo que sí está claro es que implican una mayor disciplina y constancia por parte de los pacientes, que deben permanecer casi todas las horas del día con las gafas puestas. Cuanto mayor sea el tiempo de uso, mejores resultados se obtendrán y menores serán los efectos de este problema refractivo.

Y si no usamos las gafas, ¿qué puede pasarnos?

Otra cosa distinta es que hayamos optado por la alternativa de las gafas para corregir los síntomas del astigmatismo y, sin embargo, no las usemos. ¿Qué podría pasarnos?

Aunque cada paciente reacciona de una manera particular, y por tanto no existen en este sentido fórmulas absolutas ni generalistas, sí que podemos advertir que el no uso de las gafas cuando tenemos un cuadro de astigmatismo puede llevarnos a que se incrementen algunos síntomas propios de la enfermedad y a desarrollar otros derivados.

Por ejemplo, los pacientes que incurren en este error suelen sufrir de dolores de cabeza constantes, picores en los ojos, enrojecimiento o cansancio, entre otros problemas. No obstante, también hay que decir que hay casos en los que, pese a esta circunstancia, el paciente no presenta ninguna complicación o efecto secundario.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario