Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Borde palpebral: cómo limpiarlo correctamente

Una deficiente limpieza del borde palpebral puede provocar problemas oculares, especialmente blefaritis (inflamación del borde de los párpados). Los expertos consideran que una buena higiene de los párpados consta de dos partes: limpieza y masaje.

Se calcula que la blefaritis afecta, en mayor o menor grado, a más de un 30% de la población. En general, se debe a la proliferación excesiva de bacterias a lo largo de los párpados y en la base de las pestañas, provocando la formación costras, acumulación de caspa, secreciones y quistes de grasa.

New Call-to-action

Claves para limpiar correctamente los párpados

Con el fin de evitar la acumulación de grasa en las glándulas de Meibomio, que son las causantes de la aparición de un orzuelo o un chalazión es importante transmitir calor en los párpados para facilitar la salida de la grasa. Para ello debemos hacer lo siguiente:

  • Colocar una gasa o toallita humedecida con agua caliente (sin llegar a quemar) sobre ambos ojos durante de 3 a  5 minutos. Esta operación la deberíamos realizar al menos una vez al día, preferentemente al levantarnos por la mañana.
  • Si añadimos jabón a las toallitas este debe ser de ph neutro y procurar que no nos entre en los ojos.
  • Para eliminar con mayor eficiencia la costra y los detritus celulares del borde o margen palpebral, podemos arrastrarlos con cuidado usando para ello una toallita mojada con preparados específicos de venta en farmacias o parafarmacias.

Mujer desmaquillándose frente a un espejo

El masaje de los párpados

El masaje en los párpados tiene como objetivo facilitar todavía más la liberación de la grasa. La forma correcta de hacerlo es la siguiente:

  • En primer lugar, se debe colocar el dedo índice paralelo al borde palpebral por la parte inferior. A continuación, se ejerce una presión moderada (un poco superior a un parpadeo normal) sobre los párpados inferiores, desplazándolos en dirección ascendente.  
  • Ahora toca el turno de los párpados superiores. Se coloca el dedo índice en paralelo a los mismos y, mientras se dirige la mirada hacia abajo, se frotan suavemente los párpados superiores en dirección ascendente o circular.
  • Es recomendable realizar esta acción dos veces al día, una por la mañana y otra antes de acostarse y siempre que se note sequedad ocular, ya sea por el efecto del aire acondicionado, las corrientes visuales o cuando se noten síntomas de fatiga visual.

En las personas con tendencia a sufrir blefaritis, que como hemos dicho es una infección de los párpados producida por bacterias, puede ser beneficioso realizar una higiene más profunda, denominada micro-exfoliación palpebral, en una consulta especializada una o dos veces al año.

Los párpados cumplen un función importante de protección del ojo ante una agresión externa. Además, mediante el parpadeo ayudan a segregar lípidos que mejoran la calidad de la lágrima. Por este motivo, es muy importante cuidarlos y mantenerlos limpios con el fin de evitar infecciones y otros problemas que pueden mermar nuestra salud visual y, por lo tanto, reducir también nuestra calidad de vida

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario