Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Alergia en los ojos: síntomas y tratamientos

La alergia en los ojos es una reacción común que tiene lugar cuando los ojos reaccionan a algo que les irrita, lo que se conoce como alérgeno, generando una sustancia llamada histamina con el fin de combatirlo. El resultado de esta acción automática es que los párpados y la delgada membrana que recubre su interior, la conjuntiva, se hinchan y enrojecen, produciendo lagrimeo, ardor y, a veces, sensibilidad extrema a la luz.

New Call-to-action

¿Cómo se diagnóstica?

Un diagnóstico realmente fiable y que permita, posteriormente, proporcionar el tratamiento más adecuado debe realizarlo un oftalmólogo mediante un examen de los ojos con un microscopio con lámpara de hendidura, sumado a la revisión del historial médico del paciente e incluyendo los antecedentes familiares en relación a alergias.

En el caso de alergias graves, el especialista puede optar por la realización de una prueba adicional para detectar el tipo específico de células blancas de la sangre (llamadas eosinófilos) que aparecen en las zonas del ojo donde hay una reacción alérgica. Este examen se hace raspando suavemente una pequeña área de la conjuntiva.

¿Cuál es su tratamiento y prevención?

La clave para el tratamiento de las alergias de los ojos, como ocurre con cualquier otro tipo de alergia, se encuentra en tratar de evitar o, cuanto menos, reducir en lo posible el contacto con la sustancia que causa el problema: polvo, moho, polen, aire acondicionado, mascotas, etc.

Algunos trucos muy eficaces contra las alergias más comunes son:

  • Si la causa de la alergia es el moho es importante tratar de mantener el nivel de humedad en el interior de la casa entre un 30 y un 50 por ciento.
  • Limpiar las áreas de alta humedad como sótanos, baños y cocinas con frecuencia.
  • Usar un deshumidificador en lugares particularmente húmedos.
  • No exponerse a los ácaros del polvo, sobre todo en el dormitorio.
  • Usar protectores especiales en sábanas y almohadas para así mantener los ácaros del polvo alejados de la piel.
  • En la limpieza del hogar, usar trapos húmedos para atrapar más fácilmente los alérgenos.
  • Mantener a las mascotas fuera de la casa en cuanto sea posible y, sobre todo, no permitir a los animales domésticos entrar en el dormitorio de la persona alérgica.
  • Lavarse muy bien las manos después de tocar a un animal doméstico, así como la ropa que haya sido expuesta a estos animales.

Otros tratamientos que pueden resultar eficaces, pero siempre bajo prescripción y control médico son:

  •  Lágrimas artificiales. Pueden ayudar a aliviar las alergias oculares de forma temporal, ayudando a limpiar los alérgenos del ojo. Además, alivian la sequedad e irritación en los ojos, proporcionándoles humedad.
  • Descongestionantes. Pueden llevar o no antihistamínicos y son muy eficaces para reducir el enrojecimiento. Aunque no es aconsejable abusar de su uso pues pueden producir irritación.
  • Antihistamínicos orales. También pueden aliviar algunos síntomas de la alergia, aunque tienen el inconveniente de que a algunas personas les producen ciertos efectos secundarios, como la sequedad ocular.
  • Inmunoterapia con inyecciones. Es un tratamiento innovador que está dando muy buenos resultados.  El paciente recibe vacunas con dosis muy pequeñas de alérgenos que se van aumentado gradualmente para que, de manera progresiva, el organismo se vuelva inmune.

Mujer con camisa salmón echándose un colirio en el ojo

Trucos y remedios caseros

Para los casos de alergias leves, el seguimiento de las siguientes recomendaciones puede ser suficiente para aliviar los síntomas:

  • Mantener las ventanas cerradas tanto en el hogar como en los automóviles para evitar la entrada de polen.
  • Colocarse compresas frías sobre los ojos.
  • Las gafas de sol grandes y que cubran los laterales de los ojos pueden ser de ayuda cuando estamos al aire libre, especialmente en lugares donde se concentre mucho polen o contaminación.

Es importante distinguir la sequedad ocular de una alergia en los ojos

La sequedad ocular y la alergia comparten varios síntomas en común, lo que puede provocar confusiones entre ambos diagnósticos, dificultando o dilatando su alivio o curación.

Estas son sus principales diferencias:

  • El ojo seco se produce porque la cantidad de lágrimas producidas es insuficiente en cantidad y/o calidad. El origen de la alergia es totalmente distinto: se trata de una reacción involuntaria de algunas personas a un agente alérgeno, como el polen o el polvo.
  • El ojo seco seco puede provocar, como la alergia, un molesto picor, pero la sensación más habitual e intensa de la sequedad ocular es el quemazón o escozor.
  • Las personas con ojo seco suelen notar alivio o mejoría al cerrar los ojos, lo que no ocurre con las alergias.
  • Otra diferencia es que el ojo seco tiende a empeorar durante el día, algo que no se produce en los casos de alergia en los ojos.
  • El ojo seco se da con más frecuencia en personas mayores, mientras que la alergia afecta a todos por igual: niños, jóvenes, adultos y ancianos.

Ni el ojo seco ni la alergia son patologías graves, pero sí provocan  molestias, que pueden llegar a ser importantes en las muchas personas que las padecen, siendo de los motivos más comunes de visita al especialista de la vista.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario