Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Los síntomas de alergia a las plantas arizónicas

Aunque las alergias suelen relacionarse con el verano, lo cierto es que pueden aparecer también en los meses de invierno: enero, febrero y marzo. Por ejemplo, los cipreses y las plantas arizónicas, muy comunes en las zonas urbanas, parques y urbanizaciones, están provocando que se dispare la alergia en cada vez un mayor porcentaje de población y que se extienda a los meses de frío.

New Call-to-action

Cómo afectan la alergias los ojos

Los síntomas de las alergias producidas por este tipo de plantas pueden llegar a confundirse con los de un catarro: picor y enrojecimiento de nariz y ojos, lagrimeo y secreción nasal son los síntomas más comunes.

Hombre cortando un seto

 

Si nos centramos en las molestias oculares, este tipo de alergias pueden llegar a provocar una serie de síntomas oculares realmente muy molestos:

  • Ojos rojos.
  • Escozor en los ojos.
  • Exceso de lágrimas.
  • Sensación de ardor.
  • Y, en algunos casos, hasta visión borrosa.

Cómo aliviar los síntomas

Con el fin de preservar la salud visual durante todo el año, es importante que tomemos las siguientes medidas para prevenir, protegernos o aliviar los síntomas de las alergias:

  • La primera medida, aunque no siempre es posible, es evitar la exposición a los agentes o factores desencadenantes de la alergia.
  • No se debe intentar aliviar lo ojos frotándolos con las manos durante las crisis de picor, ya que lo único que se consigue es irritarlos más y puede favorecer contraer algún tipo de infección.
  • Ponerse compresas frías como medida contra el picor, inflamación o ardor.
  • Usar colirios o lágrimas artificiales.
  • Siempre con receta médica, pueden tomarse antihistamíninicos orales o en forma de colirios.
  • Extremar las medidas higiénicas de las manos en el momento de la aplicación de los colirios u otros medicamentos.

Cada vez más alergias

Según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), en las últimas décadas se han incrementado espectacularmente los casos de alergias, especialmente en invierno. Uno de las motivos fundamentales de este fenómeno es el aumento del nivel de polen por el uso generalizado de cipreses y plantas arizónicas con fines ornamentales. Y esto es muy común tanto en calles de pueblos y ciudades, como en parques, jardines y rodeando las casas de las urbanizaciones.

De hecho, se calcula que, en la actualidad, entre un 20 y un 40% de la población sufre alergias a este tipo de plantas en mayor o menor grado, siendo más común en personas jóvenes (de hasta 20 años) y especialmente en niños de entre 6 y 7 años. No obstante, existen casos de personas que debutan con estos síntomas con 40 y hasta 50 años.

Las alergias en invierno tienden a confundirse con gripes y catarros, aunque existen diversos modos de diferenciarlos. Lo primero de todo, debemos fijarnos en su duración: los catarros no duran más de cinco o siete días, mientras que las alergias pueden mantenerse durante varias semanas y hasta más tiempo, ya que están directamente relacionadas con el factor desencadenante. Por otro lado, la gripe y algunos resfriados pueden provocar fiebre, dolor muscular y malestar general, lo que nunca ocurre en pacientes con gripe.

 

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario