Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Puede ser grave tener un nevus ocular?

Un nevus ocular es, simplemente, un lunar en los ojos similar a los que casi todos tenemos en la piel. Normalmente estos lunares se encuentran en el frontal del ojo, alrededor del iris o debajo de la retina en la zona posterior. Aunque pueden aparecer en cualquier momento de la vida, la mayoría de los nevus o nevos oculares están presentes al nacer o, como mucho, se desarrollan antes de que la persona cumpla los 20 años.

New Call-to-action

Los nevus casi nunca presentan síntomas. Solo en muy contadas ocasiones se producen circunstancias anormales como desprendimiento de líquido o crecimiento anormal de los vasos sanguíneos.

¿Pueden llegar a ser peligrosos?

La respuesta es que sí, aunque esto ocurre en un porcentaje muy limitado de casos. En general se trata de crecimientos totalmente benignos, pero como ocurre con los lunares de la piel se pueden transformar en melanomas, un tipo de cáncer agresivo que puede llegar a diseminarse por el organismo con rapidez.

El melanoma del ojo es una enfermedad rara y poco frecuente que puede afectar a varias partes del ojo, como:

  • La coroides.
  • El cuerpo ciliar.
  • La conjuntiva.
  • El párpado.
  • El iris.
  • La órbita.

El melanoma puede estar únicamente en el ojo o diseminarse (hacer metástasis) a otro lugar en el cuerpo, con mayor frecuencia el hígado. También puede suceder lo contrario: que el cáncer comience sobre la piel u otros órganos en el cuerpo y se disemine al ojo.

Los síntomas del melanoma en el ojo pueden ser:

  • Ojos saltones.
  • Cambio del color del iris.
  • Visión deficiente en un ojo.
  • Enrojecimiento y dolor en el ojo.
  • Pequeños defectos en el iris o la conjuntiva.

Otra posible complicación del nevus ocular, aunque extremadamente rara, es que el lunar desprenda líquido o bien los vasos sanguíneos de alrededor del ojo crezcan de forma anormal, pudiendo derivar en un desprendimiento de retina.

Diagnóstico y tratamiento

La detección de uno de estos lunares en el ojo es muy fácil para un oftalmólogo mediante un examen ocular ordinario. Con el fin de ser vigilado cada cierto tiempo (lo recomendable es cada 6 meses), el especialista suele fotografiar el nevus para poder evaluar su evolución. Lo normal es que permanezca estable durante largos periodos de tiempo.

Si el nevus es benigno, por lo general no necesita ser tratado ni extirpado quirúrgicamente. Solo en el caso de que el lunar se convirtiese en un melanoma, entonces sí que necesitaría un tratamiento, el cual suele dividirse en dos categorías:

  • Radiación. El tipo más común de terapia de radiación utilizado en el tratamiento del melanoma ocular es la llamada radioterapia de placa.
  • Cirugía. Es otra de las opciones terapéuticas posibles, aunque su viabilidad depende mucho del tamaño y ubicación del melanoma. En casos de tumores pequeños, la cirugía puede consistir en la extirpación del tumor y parte del tejido sano que lo rodea.

En cualquier caso, nuestra recomendación es que siempre que descubras la existencia de un lunar en alguno uno de tus ojos acudas al médico en cuanto te sea posible, para que este pueda controlarlo y así detectar cualquier complicación, aunque, como hemos dicho, son muy poco frecuentes.

Diagrama de un ojo en azul

¿Por qué puede aparecer un nevus ocular?

Los nevus, al igual que sucede en la piel, surgen a partir de la concentración de melanocitos. Es decir, células pigmentadas con melanina que hacen son  más oscuras que el resto de las células de alrededor. Aunque lo más común es que los nevus aparezcan desde el nacimiento o durante la juventud, también pueden surgir como consecuencia de una exposición elevada al sol. Además, también hay que tener en cuenta que son más frecuentes en personas de piel clara que en las de piel oscura, ya que son más proclives a sufrir insolaciones.

¿Cómo actuar ante la aparición de un nevus ocular?

Si se detecta o localiza un nevus ocular, lo primero que hay que tener en cuenta es que no deberíamos alarmarnos. Simplemente, deberemos acudir al oftalmólogo para que lleve a cabo una exploración y se asegure de que se trata de un nevus benigno y que no presenta mayores riesgos para la salud. No obstante, sí que será necesario repetir los chequeos de manera periódica para asegurarse de que la situación no ha cambiado.

Así mismo, también es importante tomar ciertas precauciones que nos ayudarán a prevenir cualquier tipo de posible desarrollo maligno:

  • Es conveniente que el propio paciente revise el nevus cada cierto tiempo para comprobar que no ha variado ni en forma, tamaño o color.
  • Según la zona en la que se encuentre el nevus ocular, podrá ser explorado tanto por un oftalmólogo como por un dermatólogo.
  • Estar atentos a la presencia de picor o molestias en el nevus. Si esto sucediera, se deberá acudir al especialista para que realice una nueva exploración del estado del nevus.
  • Usar gafas de sol en espacios al aire libre. No se debe olvidar que un nevus ocular se caracteriza por la concentración elevada de melanocitos. Estas células son especialmente sensibles a la radiación ultravioleta, por lo que conviene proteger la zona con gafas de sol y gorras que eviten la exposición directa.

¿Cómo se realiza la operación para extirpar un nevus ocular?

Hay que tener en cuenta que, la mayoría de las veces, los nevus oculares no presentarán mayores problemas y, por lo tanto, el médico no recomendará su extirpación. Solo en aquellos casos en los que realmente el nevus pueda suponer un riesgo para la salud o para la vista se llevará a cabo la extirpación del mismo.

A la hora de realizar la operación, será el médico quien determine el método más adecuado según cada situación y cada paciente. Por lo general, se optará por retirar el tejido dañado, así como una pequeña parte cercana al mismo. La operación se realizará con anestesia local. Lo más común es que los pacientes puedan retomar su vida habitual a las pocas semanas después de la operación llevando a cabo las precauciones recomendadas por el doctor en cada caso.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario