Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Tropicamida: para qué sirve este colirio y cómo administrarlo correctamente

El colirio de tropicamida es un fármaco que se administra, siempre bajo prescripción médica, en forma de gotas oftálmicas con el objetivo de producir una dilatación de la pupila o midriasis, o bien una parálisis momentánea del músculo ciliar para impedir la acomodación del cristalino, que es lo que se conoce como cicloplegia.

Es un fármaco anticolinérgico que tiene la facultad de bloquear las respuestas del músculo esfinteriano del iris y también del músculo acomodativo del cuerpo ciliar a la estimulación por acetilcolina.

El efecto de la tropicamida suele durar entre cuatro y seis horas y puede utilizarse asociada a fármacos simpaticomiméticos, los cuales causan estimulación directa del músculo dilatador del iris. Esto ayuda a incrementar su acción dilatadora sobre la pupila.

Su composición es la siguiente:

  • Cloruro de benzalconio.
  • Edetato de sodio 2H2O.
  • Polisorbato 80.
  • Metabisulfito de sodio.
  • Cloruro de sodio.
  • Agua para inyección cs.

New Call-to-action

Para qué se usa la tropicamida

Debido a su capacidad para dilatar la pupila o impedir la acomodación del cristalino mientras duran sus efectos, es decir, de forma temporal y controlada, el colirio tropicamida es usado frecuentemente por oftalmólogos y otros especialistas de la vista con el fin de:

  • Poder explorar totalmente el interior del ojo (fondo de ojo) gracias a la dilatación de la pupila y al bloqueo tanto del músculo esfinteriano del iris como también del músculo del cuerpo cilial.
  • En algunas operaciones quirúrgicas que precisan que la pupila se encuentre dilatada.
  • A veces se utiliza para realizar una graduación exacta del vista sin los efectos de la acomodación.

Cómo se administra

La tropicamida no es un producto  de uso cotidiano, como por ejemplo las lágrimas artificiales, sino que se trata de un medicamento que únicamente debe ser prescrito y administrado por un facultativo.

Dicho esto, algunos consejos para su correcta administración son los siguientes:

  • Solamente se utiliza en aquellas situaciones en que el ojo necesita estar dilatado, normalmente para hacer una exploración del interior del ojo (fondo de ojo) o en determinadas intervenciones quirúrgicas oculares.
  • La aplicación se debe realizar entre 15 ó 20 minutos antes de la prueba o intervención.
  • La aplicación debe ser realizada siempre por personal especializado.
  • Para exámenes de refracción, la dosis recomendada es una gota de solución 1% en los ojos y agregar otra más 5 minutos después.
  • Lo normal es que la valoración o intervención del especialista se realice unos 20 ó 30 minutos después de que al paciente se le hayan administrado las gotas.
  • Si por el motivo que fuese, acaban transcurriendo más de 30 minutos entre la administración de las gotas y la valoración por parte del especialista, es recomendable poner una tercera gota adicional para alargar el efecto de la dilatación y del bloqueo de la acomodación.
  • En niños el porcentaje de colirio se suele reducir de un 1 al 0,5%.

Hombre canoso con camisa verde al que le están echando un colirio de tropicamida

Contraindicaciones y efectos secundarios

No debe administrarse tropicamida en los siguientes casos:

Como todos los fármacos, la tropicamida puede provocar algunos efectos secundarios casi siempre de carácter leve y transitorio:

  • Aumento leve y pasajero de la presión intraocular.
  • Puede ocasionar ojo rojo, irritación ocular y conjuntivitis.
  • Alteraciones de la capacidad visual, durante un corto espacio de tiempo: visión borrosa, deslumbramiento, edema palpebral (acumulación de líquidos en la superficie interna del ojo) o fotofobia.   
  • Muy rara vez puede producir: taquicardia, problemas gastrointestinales, sequedad en la boca o erupciones en la piel.

Precauciones a tener en cuenta

El colirio tropicamida es un fármaco para el que se necesita receta médica y como todo medicamento algunas personas deben usarlo con suma precaución:

  • Por ejemplo, las mujeres embarazadas deben limitar su uso, pues existe un cierto riesgo de producir daños en el feto. De ahí que solo deba administrarse en aquellos casos en que sea realmente necesario.
  • Tampoco es recomendable su uso en pacientes diagnosticados de algunos tipos de glaucoma, como el glaucoma de ángulo estrecho.
  • También hay que extremar las precauciones en su uso, limitándolo únicamente a aquellos casos realmente necesarios.
  • Si una persona tiene los ojos muy inflamados se recomienda aplazar la prueba para más adelante, ya que este tipo de colirio puede agravar los síntomas.

Lo normal es que a las pocas horas los efectos de este colirio desaparezcan totalmente y el paciente vuelva a la normalidad.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario