Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Las gafas graduadas: natación y otros deportes acuáticos

Uno de los mayores hándicaps de las personas que usan gafas se producen cuando practican actividades acuáticas tales como la natación y otros deportes. La protección del ojo con gafas es imprescindible en estas ocasiones, pero ¿qué pasa cuando necesitamos gafas graduadas?  Repasemos las opciones para las personas con miopía, hipermetropía y astigmatismo.

Gafas en la piscina

La opción más habitual es la de utilizar las lentes de contacto habituales, sin embargo, las lentillas no deben entrar nunca en contacto con el agua. Por tanto, será necesario utilizar unas gafas para natación para esta actividad y otras actividades de piscina, como, por ejemplo, waterpolo, aquagym, etc. De hecho, el uso de gafas de natación es más que recomendable para cualquier persona y, en la mayoría de piscinas, es obligatorio el uso de gafas y gorro, por lo que no quedará más remedio que utilizarlas.

Las personas que no pueden o no quieren usar lentes de contacto también tienen la opción de usar gafas de natación graduadas. Existen marcas especializadas en gafas de natación, aunque naturalmente son mucho más costosas que las gafas normales, ya que la forma de estas lentes es diferente.


↓ Descarga la
Hombre y mujer poniéndose las gafas de natación

Gafas en el mar

En el mar a los peligros del agua se suman los efectos nocivos del sol. En actividades como el surf, la vela o el remo no son necesarias gafas como las de natación, pero sí unas que se queden bien sujetas, ya que el cuerpo está en movimiento constante. Para ello, es importante que los materiales sean flexibles y que consten de una cinta que las sujete e impida que se resbalen. Otro factor a tener en cuenta en este caso es que las gafas tengas protección contra los rayos UV- muy perjudiciales para la salud ocular-, puesto que estas actividades implican pasar muchas horas exponiendo los ojos al sol.  También existen fabricantes especializados todo tipo de gafas deportivas, aunque tampoco son baratas y menos si son graduadas.

Durante la práctica de deportes de agua, tanto el rostro como el cuerpo están en constante movimiento. Por ello es esencial que las gafas queden bien sujetas a la cara. Para que las gafas no se muevan, te recomendamos que las elijas con insertos de materiales flexibles en la nariz y en las patillas. También puedes elegir gafas de sol que posean una cinta elástica. Esta cinta de sujeción contribuye a que las gafas se amolden mejor a la cara e impide que resbalen.

Como vemos, existen distintas opciones para utilizar gafas en el agua, aunque probablemente necesitarás tener unas para cada ocasión, con el consiguiente gasto en lentes graduadas. Si eres una persona apasionada por los deportes acuáticos, deberías plantearte la cirugía refractiva, ya que a la larga te resultará más económico y mucho más cómodo. La cirugía refractiva láser – La más común es la técnica Lasik– es una intervención sencilla, segura y de rápida recuperación, que es capaz de tratar casi todos los casos de miopía, hipermetropía y astigmatismo. ¡Libérate de las gafas y date un buen chapuzón!




¿Por qué veo mal?




No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario