Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Gafas para conducir de noche, ¿cuándo usarlas?


Solemos pensar que las gafas para conducir son todas iguales. Creemos que solo con usarlas ya tenemos una visión plena garantizada. Sin embargo, esto no es exactamente así. Del mismo modo que usamos gafas para distintas actividades en nuestro día a día, incluso para distintas épocas del año, en el mercado podemos encontrar gafas para conducir de diferentes usos y características, entre ellas las gafas para conducir de noche. ¿Quieres saber más cosas sobre ellas?

New Call-to-action

Ventajas de usar gafas para conducir de noche

De un par de años para acá, las investigaciones en materia visual han derivado en la salida al mercado de numerosas soluciones para aquellos pacientes con problemas para ver con claridad mientras conducen.

Tanto es así, que los primeros modelos diseñados para tal fin han dado paso a otros más especializados, entre ellos los de las gafas para conducir de noche.

Si el objetivo de estos primeros modelos era evitar el deslumbramiento que se produce en el momento de conducir, los modelos de ahora van un poco más allá: cuentan con una película química que atrapa las longitudes de onda corta que emiten las luces de tipo LED, las cuales pueden resultar dañinas para nuestros ojos.

Aunque el color de estos filtros es amarillo y a simple vista puede parecer molesto, son sin embargo la mejor alternativa para los pacientes que tengan problemas a la hora de enfrentarse a la luz de los otros coches, a los anuncios o al alumbrado que delimita las vías y las carreteras por las que circulamos.

Nunca debemos conducir de noche con gafas polarizadas u oscuras, pues al no haber luz solar no tiene ningún sentido usarlas; por el contrario, lo que haremos es reducir la visibilidad que tengamos mientras estemos al frente del volante.

Hombre con gafas conduciendo un coche oscuro

Otros tipos de gafas para conducir. ¿Cuál me conviene?

Ahora bien, para que tengas una idea más completa de las ventajas que supone usar gafas para conducir, a continuación te presentamos los tipos de gafas más usuales para realizar esta labor. Cada una tiene sus propias características:

  • Claras (nivel 0): se usan para conducir, aunque apenas transmiten entre el 80% y el 100% de la luz solar. Son las gafas idóneas para conducir en días nublados, lluviosos o con poca claridad.
  • Ligeramente coloreadas (nivel 1): aunque algunos oftalmólogos las formulan para conducir, su nivel de protección es bajo, especialmente en los días claros o de sol bajo. Transmiten hasta un 80% de la luz.
  • Medianamente coloreadas (nivel 2): realizan una labor de protección del sol gracias a que transmiten apenas un 45% de los rayos solares.
  • Oscuras (nivel 3): son uno de los modelos de gafas más recomendados para conducir, sobre todo en días demasiado claros. Transmiten entre un 8 y un 18% de la luz solar.
  • Demasiado oscuras (nivel 4): son las más oscuras de todas. Transmite la luz solar entre un 3 y un 8%, lo cual les hace idóneas para esquiar, hacer deportes acuáticos, montañismo en la nieve, entre otros. Sin embargo, tal como hemos dicho antes, no se recomiendan para conducir por la noche.

Si buscas unas gafas idóneas para conducir de noche, las gafas con filtros amarillos son la mejor alternativa. Recuerda, lo principal es que su filtro te ayude a mitigar el efecto de las luces de los otros coches y el alumbrado del ambiente exterior en general.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario