Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Qué es la agudeza visual y cómo se mide con este test?

4/5 - (11 votos)

La agudeza visual es la capacidad del ojo para reconocer los objetos y formas en las imágenes que observa. Estas imágenes son el resultado de la observación de lo que tenemos delante. Cuando la luz llega a nuestra retina, se convierte en impulsos nerviosos que son enviados, a través del nervio óptico, a nuestro cerebro, que es el que reconoce los objetos y las formas. 

Hay que tener en cuenta que la agudeza visual es cuantificable y medible. En oftalmología, la agudeza visual se expresa en forma numérica. Esto nos permite hablar de forma objetiva de ella según cada caso. Cuanto mayor sea la agudeza visual de una persona, mejor será la forma de ver y de percibir los objetos y formas que tiene delante. 

¿Por qué es importante la agudeza visual?

La agudeza visual es muy importante porque está directamente relacionada con algunas actividades. Por ejemplo, con la conducción, donde el tiempo de reacción desde que se detecta el obstáculo en la vía hasta que se actúa para evitar el impacto debe reducirse al máximo. 

Por esta razón, es preciso tener una agudeza visual mínima para poder obtener o renovar el permiso de conducción. 

Más allá del ámbito de la conducción, la agudeza visual también es muy relevante para otros aspectos de nuestra vida: 

  • En el aprendizaje.
  • En el desarrollo de actividades físicas como el deporte.
  • A la hora de interactuar con otras personas y en el desarrollo de las relaciones sociales.

Optotipos

¿De qué factores depende la agudeza visual?

Hablamos de una agudeza visual “clínicamente normal” cuando es igual a 1. Es decir, AV=1,0. También se puede expresar como 20/20. 

Hay que tener en cuenta que la agudeza visual no depende exclusivamente de las estructuras del propio ojo (córnea, cristalino, retina, etc.), sino que está determinada por todas las partes del cuerpo que influyen en el proceso de la visión. Esto hace que la agudeza visual esté relacionada con nuestros ojos, pero también con el nervio óptico e, incluso, con el estado de la corteza cerebral que se encarga de interpretar lo que vemos. 

De esta forma, se pueden determinar hasta tres elementos que influyen directamente en la agudeza visual de una persona: 

  1. La precisión con la que la córnea y el cristalino del ojo enfocan la luz sobre la retina. 
  2. La sensibilidad de los nervios de la retina y de los centros de la visión del cerebro. 
  3. La capacidad del cerebro para interpretar la información recibida de los ojos. 

A la hora de medir la agudeza visual de una persona, existen una serie de factores que se deben de tener en cuenta durante la prueba: 

1. Factores físicos

  • Sala y condiciones en las que se realiza la medición
  • Procedimiento que se utiliza para realizarla (optotipos).
  • Características del ojo del paciente (tamaño, estado de diferentes partes del ojo, existencia de posibles aberraciones ópticas, etc.).

2. Factores fisiológicos

Entre los factores fisiológicos de los que depende la agudeza visual, cabe destacar la edad de la persona. Al nacer, la agudeza visual es muy baja y va mejorando hasta que se estabiliza con el paso del tiempo. Entonces, a partir de los 40 años, tiende a decrecer de nuevo. 

Por otro lado, también se deben tener en cuenta otros aspectos importantes, como si se utilizan gafas o lentes por tener algún problema refractivo (miopía, hipermetropía y/o astigmatismo), así como si existen otros problemas oculares o de salud que puedan estar relacionados con la salud ocular. Por ejemplo, pacientes con diabetes. 

3. Factores psicológicos

Elementos como la fatiga física o psíquica, así como la motivación o el aburrimiento de la persona también afectan a la agudeza visual. Esto puede afectar, sobre todo, cuando se realiza la medición en niños. 

 

¿Qué tipos de agudeza visual existen?

Existen diferentes tipos de agudeza visual:

  • Agudeza visual con corrección. Máxima visión que se alcanza con la graduación exacta que precisa en el ojo en unas gafas o lentes de contacto. En caso de que el paciente no tenga graduación, sería la misma que la agudeza visual sin corrección.
  • Agudeza visual sin corrección. Es la máxima visión que se alcanza sin llevar gafas o lentillas.
  • Agudeza visual de lejos. Es el valor de la agudeza visual realizando las pruebas a lo lejos con la mejor corrección para esa distancia.
  • Agudeza visual de cerca. Es el valor de la agudeza visual medido a la distancia normal de lectura.
  • Agudeza visual monocular. Es el valor de la agudeza visual medido con cada ojo por separado.
  • Agudeza visual binocular. Es el valor de la agudeza visual medido con los dos ojos abiertos al mismo tiempo.

¿Qué puede causar una disminución de la agudeza visual?

Existen diversos problemas o enfermedades oculares que afectan directamente a la disminución de la agudeza visual:

Estas enfermedades afectan gravemente a la capacidad de visión de la persona, lo que implica una disminución de su agudeza visual.

¿Cómo se mide la agudeza visual?

Para medir la agudeza visual se utiliza, desde el siglo XIX cuando se popularizaron lo estudios del reconocido médico francés Ferdinand Monoyer, las tablas de optotipos o tablas optométricas.

Escala decimal

La agudeza visual se puede medir mediante una escala decimal:

  • 1,0: la persona cuenta con el 100% de la agudeza visual. 
  • 0,9: la persona cuenta con el 90% de la agudeza visual. 
  • 0,8: la persona cuenta con el 80% de la agudeza visual. 
  • 0,7: la persona cuenta con el 70% de la agudeza visual.
  • 0,6: la persona cuenta con el 60% de la agudeza visual.
  • 0,5: la persona cuenta con el 50% de la agudeza visual.
  • 0,4: la persona cuenta con el 40% de la agudeza visual.
  • 0,3: la persona cuenta con el 30% de la agudeza visual.
  • 0,2: la persona cuenta con el 20% de la agudeza visual.
  • 0,1: la persona cuenta con el 10% de la agudeza visual.

Escala de Snellen o aritmética

De acuerdo con este sistema de medición, 20/20 corresponde a una persona que alcanza el 100% de la agudeza visual y 20/40 un paciente que alcanza el 50%.

¿Qué optotipos se utilizan?

Los optotipos son unas láminas con letras, números, figuras o símbolos a distintos tamaños en cuyos diseños se tienen en cuenta los principios que definen y afectan a la agudeza visual con el objetivo de medirla.

Optotipos de escala aritmética o test de Snellen

Son los que se utilizan más frecuentemente.

El test de Snellen fue diseñado en el siglo XIX por el médico holandés Hermann Snellen, que calculó matemáticamente la distancia a la que una persona distingue correctamente dos objetos de forma separada.

Gracias a este cálculo, Snellen diseñó una tabla con letras de diferentes tamaños que debían ser miradas a una distancia diferente cada una. Si el paciente no las distingue claramente, se interpreta como un déficit de agudeza visual. Es decir que la agudeza visual de la persona se valora en función de la última fila de letras que es capaz de leer con precisión.

Habitualmente, para medir la visión lejana este optotipo se coloca a una distancia de 6 metros (20 pies), aunque existen tests diseñados para ser utilizados a diferentes distancias.

Test de Snellen

Optotipos de escala logarítmica o de Bailey-Lovie

Fueron diseñados a finales de los años 70 y se utilizan, sobre todo, en la investigación y deben cumplir los siguientes requisitos:

  • Cada línea es 0,1 unidades logarítmicas más pequeña que la anterior.
  • Cada línea se compone, al menos, de cinco letras.
  • El espacio entre las filas y entre las letras debe ser el mismo que el tamaño de las letras.

Test de Bailey-Lovie

Optotipos infantiles o pediátricos

Están diseñados específicamente teniendo en cuenta las limitaciones en las capacidades de comunicación de los niños.  Existen diferentes tipos:

  • Test de Pigassou. Se recogen dibujos sencillos y fácilmente reconocibles en un tamaño progresivamente menor.
  • Test E de Snellen. En lugar de mostrar diferentes dibujos, solo se muestra la letra “E” en varias posiciones para que el niño indique su orientación.

El especialista seleccionará uno u otro test en función de las características del niño: edad, capacidad de respuesta…

Los optotipos son muy útiles, pero tienen múltiples limitaciones. Por ejemplo, no pueden medir la visión periférica, la presión intraocular, la percepción de profundidad, la percepción del color o la capacidad del paciente para percibir el contraste. Por esta razón, los resultados obtenidos con estas pruebas deben ser complementados con otros exámenes visuales.

Optotipo pediátrico

Test de agudeza visual

Para hacer este test la persona debe situarse 3 m – 3,5m de distancia de la pantalla y mirar la siguiente imagen para responder las preguntas que aparecen debajo:

Test agudeza visual

  • Primera fila: ¿Hacia dónde está abierta la primera letra?¿Y la segunda?
  • Segunda fila: ¿Hacia dónde está abierta la segunda letra? Y la cuarta?
  • Tercera fila: ¿Hacia dónde está abierta la segunda letra?¿y la cuarta?, ¿y la quinta?
  • Cuarta fila: ¿Hacia dónde está abierta la primera letra? ¿y la cuarta?, ¿y la sexta?

Anota los resultados para comprobarlos

Según hasta qué línea hayas llegado viendo bien tendrás más o menos agudeza visual. Si notas una pérdida de agudeza visual, deberías acudir a tu oftalmólogo ¡Enhorabuena si has visto todas, pero tampoco olvides acudir periódicamente a la consulta de tu oftalmólogo!

¿Qué diferencia la agudeza visual de las dioptrías?

La agudeza visual se suele confundir con las dioptrías, sin embargo, es posible tener una excelente agudeza visual con muchas dioptrías y, al contrario, no tener ningún problema refractivo y no tener a penas agudeza visual. Los problemas refractivos son solo una de las posibles causas de que exista un déficit de agudeza visual.

¿Qué ejercicios practicar para entrenar la agudeza visual?

Aunque la agudeza visual es algo que se presenta de forma natural en cada persona (algunas presentan una agudeza visual superior que otras sin que tengan que hacer nada para conseguirla), existen ciertos ejercicios que nos pueden permitir mejorarla. Algunos de los más conocidos son los siguientes:

Ejercicio del punto

Para realizar este ejercicio bastará con seguir las siguientes indicaciones en el orden en el que se presentan a continuación:

  • Localiza un punto o una coma en una página.
  • Céntrate en enfocarlo para que sea lo más nítido posible.
  • Cuando esté totalmente enfocado es posible que el punto se vuelva algo borroso; si esto ocurre, intenta relajar los ojos, por ejemplo, ciérralos durante un minuto.
  • Vuelve a mirar el mismo punto pero sin verlo fijamente. En lugar de eso, tienes que permitir que tus ojos se muevan lentamente por la página alrededor del punto. No te enfoques solo en este punto, ya que los ojos necesitan movimiento…
  • Intenta cerrar los ojos e imaginar el punto. Luego abre los ojos y míralo de nuevo, cuando tus ojos están relajados, es más fácil ver el punto.

Este sencillo ejercicio permite que la musculatura de la pupila sea más receptiva a este tipo de imágenes pequeñas, como pueden ser los detalles de las cosas, lo que favorece que se mejore la agudeza visual.

Ejercicio de la doble visión

Este ejercicio pretende lograr que tus ojos trabajen en conjunto, pues la mayoría de las personas utiliza solo un ojo para ver un objeto. Se trata de otro de los ejercicios más conocidos y recomendados para mejorar nuestra agudeza visual:

Generalmente, ponerse bizco es una forma de enfocar un objeto con ambos ojos. Sin embargo, esto genera un estrés innecesario en la visión. Por ello, lo que tendremos que hacer es que los ojos enfoquen de la misma forma que lo hacen cuando se ponen bizcos pero sin forzar la mirada.

  • Lo primero que habrá que hacer es seleccionar un objeto, preferiblemente uno que no esté demasiado lejos ni demasiado cerca.
  • A continuación, dirigimos nuestra mirada a dicho objeto y, en lugar de forzar la vista para que se vea de forma nítida, intentamos relajar la mirada lo más posible, pero manteniendo la vista fija en el objeto en cuestión.
  • A los pocos segundos, deberemos notar cómo, de forma natural, la propia mirada se acomoda a la imagen del objeto sin que tengamos que forzar la vista.
  • Mantendremos esta situación durante unos segundos más y, después, descansaremos la mirada, mirando a otro sitio y parpadeando bastante.
  • A continuación, repetiremos el ejercicio varias veces más con el mismo objeto.

Este ejercicio, que parece muy sencillo, permite que ambos ojos trabajen de manera conjunta, adaptándose uno al otro y viceversa. Esto consigue que nuestra agudeza visual sea mayor, ya que facilita que este trabajo conjunto de los ojos se lleve a cabo de forma automática cuando fijamos la mirada en cualquier objeto determinado.

Alternancia con lapiceros o bolígrafos

Para este ejercicio vamos a necesitar dos lapiceros o dos bolígrafos, y está especialmente indicado para mejorar la agudeza visual en aquellas personas que tienen astigmatismo.

  • Se toma cada uno de los lapiceros con una mano y se extienden ambos puños con los lapiceros sobresaliendo frente a nosotros.
  • A continuación, separamos ambos puños entre sí, de forma que formen un ángulo de unos 45º aproximadamente.
  • El ejercicio consistirá en mirar repetidamente de lado a lado cada uno de los lapiceros que sobresalen del puño. Para ello, es importante relajar la mirada y dejar que sea el propio ojo el que se adecúe de forma natural a la imagen que va cambiando cada vez que miramos al otro lapicero.
  • Repetiremos este ejercicio al menos diez veces con cada lapicero.

Este ejercicio permite mejorar la agudeza visual en las distancias cortas y lejanas.

Movimientos laterales y círculos

Este ejercicio mejora la agudeza visual de nuestros ojos y también está indicado para combatir la fatiga visual causada por falta de sueño, muchas horas delante del ordenador, o simple cansancio.

  • Lo primero que vamos a hacer es mover los ojos de derecha a izquierda diez repeticiones.
  • En segundo lugar, realizaremos el mismo ejercicio, pero moviendo en este caso los ojos de arriba a abajo, también diez veces.
  • A continuación, lo que haremos será hacer círculos con la mirada a cada lado. Primero contando hasta diez en una dirección y después repitiéndolo, pero en el sentido inverso.
  • Para terminar, descansaremos unos segundos y repetiremos el ejercicio desde el principio una vez más.

Este ejercicio ayuda a que toda la musculatura de los ojos se estire y, de esta forma, que actúe de forma más rápida y precisa a la hora de fijar la mirada en cualquiera de los objetos que tenemos delante, consiguiendo que las imágenes que percibamos sean más precisas y, en consecuencia, mejorando nuestra agudeza visual.

Fuentes

Academia Americana de Oftalmología (AAO) – Todo acerca de la cartilla de agudeza visual

Academia Americana de Oftalmología (AAO) –  ¿Qué significa una visión 20/20?

Jesus Garcia Arribas
Jesus Garcia Arribas
19/12/2022
Operación de cataratas con resultado perfecto. Trato impecable. Felicidades a todo el equipo.
Javier González
Javier González
14/12/2022
jose luis jimenez diez
jose luis jimenez diez
12/12/2022
Todos encantadores y muy profesionales. Totalmente satisfecho con el trato desde el principio hasta el final. Un 10 Y 5 estrellas.
Beca MC
Beca MC
09/12/2022
Desde el primer momento, todo el personal fue muy amable y atento.
Jaime Sanz
Jaime Sanz
09/11/2022
Un trato excelente del personal de la clinica. En particular de Mar. Gracias por hacer la espera de los pacientes tan agradable
Emilio Camarero
Emilio Camarero
09/11/2022
Muy buena
Desiree Vito
Desiree Vito
21/10/2022
Muy bien todo perfecto
Mari Jose Jiménez
Mari Jose Jiménez
04/10/2022
Muy buena como siempre!!
Oscar Puerta
Oscar Puerta
30/09/2022
Desde el primer momento la atención ha sido realmente totalmente buena y la sensación inicial de profesionalidad inicial, se ha confirmado durante todo el proceso. Explicaciones claras y respuestas concisas a la multitud de dudas que uno tiene cuando va a tomar una decisión tan importante. Muy contento del trato, proceso y resultado.

Autor

  • Dr. Pablo Artamendi

    El Dr. Pablo Artamendi es oftalmólogo especialista en cirugía refractiva, cirugía de la presbicia, cataratas y córnea. Desarrolla su labor asistencial en Clínica Baviera San Sebastián e Irún.

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario