Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Dormir con lentillas: lo que nunca debes hacer

2.7/5 - (14 votos)

Dejarse las lentillas para dormir una siesta parece un acto inofensivo, pero no es nada recomendable hacerlo. Quienes usan lentillas a veces se olvidan de que las llevan puestas y acaban abusando de ellas, ya sea por llevarlas más horas de las recomendadas, por meterse con ellas en el agua o por quedarse dormidos con ellas puestas. Para algunas personas, esto no es ningún problema (aparentemente), pero para la mayoría hacerlo puede generar síntomas como enrojecimiento, picor y otras molestias.

Sigue leyendo para descubrir por qué este despiste puede afectar a tus ojos.

¿Cómo afectan las lentillas a los ojos?

Para saber cómo pueden afectar las lentillas a los ojos, en primer lugar debemos saber qué es la córnea y cómo desarrolla su función.

¿Qué es la córnea?

La córnea es la capa más externa del ojo y también el tejido sobre el que se colocan las lentillas. Este tejido no tiene apenas vasos sanguíneos, ya que estos entorpecen la función visual. 

El tejido corneal se nutre del oxígeno que recibe directamente del ambiente. La córnea también se hidrata gracias a la lágrima que produce nuestro propio ojo. 

¿Por qué afectan las lentillas a la córnea?

Las lentillas se colocan sobre la córnea y, por eso, limitan el acceso de este tejido, tanto al oxígeno como a la lágrima.

Aunque cada vez se usan mejores materiales para fabricar las lentillas y, son más permeables  y  y cómodas (como en un tipo de lentillas llamadas lentillas de hidrogel de silicona), el uso de lentes de contacto limita el acceso de la córnea, tanto al oxígeno como a la lágrima. 

Como consecuencia, cuando una persona pasa mucho tiempo con las lentillas puestas o estas no son nuevas, se pueden llegar a notar molestias, principalmente relacionadas con el ojo seco, y los ojos se enrojecen. Todos estos efectos empeoran cuando estamos durmiendo, ya que de por sí el ojo recibe menos oxígeno cuando está cerrado. Este problema se puede solventar en parte gracias al uso de lágrimas artificiales, que son gotas que hidratan la superficie ocular.

¿Por qué no debemos dejarnos las lentillas puestas para dormir?

Damos por hecho que nadie en su sano juicio dejaría las lentillas puestas tanto tiempo como para que se produzcan síntomas graves. Sin embargo, echarse una siesta con las lentes de contacto puestas parece un gesto inofensivo y sin consecuencias. Pero no lo es. 

El hecho de llevar las lentes de contacto puestas mientras dormimos, ya sea una siesta o por la noche, supone un riesgo de infecciones mucho mayor que mientras estamos despiertos.  Las lentillas son una superficie excelente para la reproducción de bacterias, más aún si les proporcionamos un ambiente húmedo y calentito con los párpados cerrados.

Hombre durmiendo en un sofá

New Call-to-action

¿Cuáles pueden ser las consecuencias de dormir con lentillas?

Los principales riesgos de dormir con lentillas son los siguientes: 

  • Conjuntivitis: uno de los problemas más habituales de dormir con las lentillas puestas es la aparición de conjuntivitis. Como consecuencia de la presencia de las lentillas, la conjuntiva se infecta y se inflama. 
  • Conjuntivitis papilar: este es un tipo de conjuntivitis casi exclusiva de las personas que usan lentillas. Se caracteriza por afectar a la conjuntiva que recubre el interior del párpado y por la presencia de pápilas durante el proceso de la enfermedad. 
  • Daños corneales: como consecuencia de dormir con lentillas, estas pueden dañar la superficie de la córnea, pudiendo llegar a causar daños permanentes en la vista porque se producen úlceras corneales y otros problemas visuales. 
  • Daños en el ojo a causa de la deshidratación: durante la fase de sueño, producimos menos lágrima. Esto hace que la lentilla se pueda quedar pegada a la superficie del ojo y del párpado, provocando diferentes tipos de daños en los tejidos. 

La cirugía refractiva permite decir adiós a las lentillas

Una de las alternativas para dejar de usar lentillas es la cirugía refractiva, un procedimiento quirúrgico que permite corregir los problemas de refracción del ojo (miopía, hipermetropía y astigmatismo) a través de una operación rápida, sencilla y cómoda para el paciente.

Artículo revisado por la Dra. Yolanda Fernández, oftalmóloga de Clínica Baviera.

Fuentes 

Academia Americana de Oftalmología (AAO) – Lentes de contacto

Academia Americana de Oftalmología (AAO) – Por qué no debe dormir nunca con lentes de contacto

Teresa Delgado
24/05/2022
100% recomendable, trato, profesionalidad y eficacia al mismo nivel, top
Santiago Esponda Chaux
23/05/2022
Juan Carlos Cuenca
20/05/2022
David Tores
13/05/2022
Carolina Vicent Toril
03/05/2022
Christian Martinez Garcia
20/04/2022
Sierri León Vega
06/04/2022
Marta Acero
02/04/2022
Contenta con el momento de la operación y cómo nos han tratado, aunque sí es cierto que me dijeron que iba a quedar después de la operación totalmente perfecta y que mi visión iba a ser del 100% y NO HA SIDO así. Ayer mismo me dieron el alta y avisé a mi Doctora Belén que no veía 100% bien desde mi ojo izquierdo y me dijo que me había quedado un poco de astigmatismo en ese ojo y que no hacía falta ningún retoque. Esto ha sido bastante feo para mí, porque crees que vas a quedar perfecta al 100% y te quedas viendo mal de un ojo, la verdad que ha sido un final un tanto amargo. Tengo dos amigas que se iban a operar aquí, y ya me encargaré de avisarlas por lo menos que no se quede como yo, con ese mal sabor de boca.
Flora Rascón Rascón
24/03/2022
Jorge Gallego
23/02/2022
Le pongo 5 estrellas porque no se pueden poner mas. El trato es espectacular desde que entras por la puerta, el personal muy profesional y agradable que no escatima en tiempo y dedicacion al paciente, Un 10.

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario